¿Qué es la arqueología?

1.- DEFINICIÓN.

La arqueología es la ciencia que tiene por objeto el estudio de las sociedades humanas a partir de sus restos materiales.  Es decir, estudia los restos materiales que dejan los humanos, por lo que los arqueólogos, NO ESTUDIAMOS DINOSAURIOS, éstos son los paleontólogos (que estudian restos del pasado). cabe señalar que se estudian CUALQUIER resto de CUALQUIER TIEMPO PASADO, no necesariamente tenemos que ir a restos del homo antecessor, sino que también se pueden estudiar restos muy recientes. Por tanto, la arqueología no es una ciencia exclusiva del mundo prehistórico y del mundo clásico (egipcios, griegos, fenicios y púnicos, iberos, romanos…), sino que hay también arqueología medieval y arqueología de las sociedades modernas.

Estos restos materiales hay que obtenerlos, luego analizarlos y por último, estudiarlos para situarlos en el lugar que les corresponde dentro del proceso de conocimiento histórico.

La arqueología se absa en que toda actividad humana deja una huella, que puede ser:

  • De acumulación o positiva (un muro, una columna…)
  • De sustracción o negativa (una fosa, una cimentación…)

2.- FASES DE LA ARQUEOLOGÍA.

La arqueología sigue una serie de pasos en su proceso.

a) Documentación previa: para empezar hay que leer. No podemos excavar en cualquier lugar al azar a ver lo que encontramos, puesto que sería un derroche de tiempo y de dinero. Cuando se excava un lugar es porque hay una serie de indicios que nos llevan hasta él.

b) Trabajo de campo: prospección, excavación, estudio de monumentos, etc. Es el momento de mancharse las manos. Es la parte más divertida y a la vez, la más cansada físicamente.


c) Trabajo de laboratorio: con  todos los objetos recogidos en el trabajo de campo nos vamos al laboratorio. Allí los limpiamos, los clasificamos, los inventariamos, los restauramos (con ayuda de restauradores profesionales) y los guardamos o llevamos al museo de turno. Hay algunos elementos específicos que analizamos con la ayuda de otros profesionales como los restos de otros animales, los huesos humanos, las semillas, etc.
d) Investigación: comenzamos a elaborar informes en los que explicamos el proceso de excavación los elementos hallados, si había estructuras (hábitats, necrópolis, etc.), las funciones que podía tener cada espacio, y demás. También se busca información sobre otros lugares similares que nos ayuden a interpretar los restos. Finalmente se elaboran una serie de conclusiones que se plasman en la memoria de excavación.


e) Publicación y divulgación: llegados a este punto es el momento de dar a conocer al mundo los resultados obtenidos.  Así, la arqueología revierte en la sociedad lo que se ha invertido en ella (pues generalmente se trabaja con dinero público). Se editan libros y revistas para investigadores que puedan utilizar los datos del yacimiento en sus trabajos. Para el gran público se crean otros libros menos teóricos y más explicativos, y se exponen las mejores piezas en los museos, donde debe haber paneles que ayuden a comprender el significado y valor de cada elemento.

3.- ¿CÓMO SE FORMA UN YACIMIENTO?

Mucha gente se pregunta cómo es posible que se mantengan restos de otras civilizaciones en lugares en los que han pasado muchas civilizaciones, una tras otra. Un yacimiento se forma por la ruina de sus propias estructuras y esto puede suceder de dos maneras:

  • Paulatinamente: es decir, poco a poco y  de forma natural  por erosión, sedimentación, etc.
  • Violentamente: por un ataque, un incendio, una erupción volcánica, etc.

Ahora ya sabéis algo más de este mundo para algunos enigmático y misterioso, que para otros es su día a día y se convierte en una rutina como cualquier otra. Sólo espero que os haya parecido lo suficientemente interesante como para que queráis saber más de él y que se hayan caído algunos mitos falsos sobre esta disciplina histórica. Finalmente os diré que los arquólogos no nos parecemos en nada ni a Indiana Jones ni a Lara Croft. Estos serían más bien cazarecompensas al margen de la ley.

Anuncios

Los iberos son noticia.

Hallazgo de un yacimiento ibero-púnico en Valencia.

Azarosamente ha llegado hasta mí esta noticia: la excavación de urgencia que se realizaba en en barrio de Murvedre en Valencia, ha sacado a la luz restos pertenecientes a la cultura ibérica y a la cultura púnica.

Empecemos poniéndonos un poco en situación.

Hasta ahora, Valencia se creía fundada por los romanos hacia el año 138 a. C, es decir, tras las guerras púnicas. Este hallazgo, que se remonta al siglo III a. C. adelanta en un siglo la fecha fundacional de la ciudad, según algunas opiniones (las más optimistas) o demuestra la ocupación anterior de la zona, según otros (los más realistas). Más adelante veremos por qué.

Para concretar un poco diremos que los iberos eran los habitantes de la zona levante y meridional de toda la Península Ibérica desde el siglo VI, que convivieron con los romanos, cuando estos llegaron hasta hacerse una sóla cultura (“hispanorromana”) y con los púnicos (más conocidos como cartagineses). Pues bien, los cartagineses llegaron por el sur de la península alrededor del siglo IV a .C. con fines militares-comerciales, aprovechando el hueco de “mercado” que dejaron los fenicios por su decadencia tras la caída de Tiro. Los cartagineses, ya se habían enfrentado en una ocasión anterior a los romanos (I Guerra Púnica) por el control del Mediterráneo (en concreto por Sicilia) pues ambos se encontraban en plena expansión comercial/ territorial. El segundo enfrentamiento entre ambos se dará con la Segunda Guerra Púnica por el territorio peninsular, siendo Sagunto el casus belli. Anibal en el año 219 a. C. asalta la muralla de Sagunto (en esos momentos núcleo de formación griega aliado a Roma y puerto capital para el comercio con la misma).

Guerrero ibero hacia el siglo II a. C.

Una última anotación es más bien anecdótica, pues los restos se han hallado en el barrio de Murvedre, nombre que recibía antiguamente la ciudad de Sagunto, debido a la derivación de “muri vetere” (muros viejos) refiriéndose a sus murallas. En fin, esto es mera casualidad, pero graciosa, al fin y al cabo.

Volviendo al hallazgo en sí, ahora que entedemos algo mejor el contexto del mismo. Se han hallado hasta el momento 60 cajas con restos de cerámica, teniendo en cuenta que la de los estratos superiores (moderna, islámica y romana) también computa; una balsa hidráulica del siglo III a. C. y dos monedas de la dinastía Bárquida (Anibal Barca).

Imágen de la excavación

 

 

Moneda púnica (anverso y reverso)

Hipótesis.

Actualmente se piensa que puede tratarse de un campamento militar de los púnicos, ya que se encuentra ubicado en la Vía Hercúlea, que posteriormente será la Vía Augusta (ahora autopista del Mediteráneo, que las cosas bien hechas duran más).

En cuanto a la hipótesis del asentamiento es descabellada por varias cuestiones (de hecho no la ha planteado ningún especialista, sino más bien algún periodista con mucha ilusión, pero poco acierto).

  • En primer lugar y como base fundamental, no se han hallado estructuras, a excepción de la balsa de agua.
  • En segundo lugar, los iberos no creaban sus poblados al raso, sino que, generalmente elegían lugares altos por ser más fáciles de proteger y para evitar enfermedades como el paludismo, como apuntan algunos investigadores.
  • En terecer lugar, 15 piezas cerámicas y dos monedas, son restos insuficientes para una ocupación, y menos, si después fuese arrasada (como sería probable por cronología, ubicación y cultura) por los romanos.

En cualquier caso, las excavaciones aún se prolongarán unos meses, y tras el estudio detallado de los restos que de ellas se extraigan se podrá llegar a nuevas y, quizá sorprendentes conclusiones. De momento, las obras se paralizaron unos días debido a las intensas lluvias, por lo que puede que ese plazo de tres o cinco meses, puede alargarse. De hecho, la directora de la excavación Marisa Serrano, ha decidido contactar con la Universida Politécnica de Valencia y otras universidades españolas para que le asesoren en este tema, pues probablemente, más acostumbrada a estratos superiores (modernos e islámicos) necesite ayuda de expertos parahacer un estudio riguroso.

La preocupación de muchos se centra ahora en qué sucerá con el material y los restos encontrados. Sabemos que el material lo depositarán de forma apropiada en el lugar que corresponda, pero los restos han sido declarado “de escaso valor cultural” por los ediles de Cultura y Patrimonio del Ayuntameinto de Valencia, aunque, en cualquier caso, habrá que ver cómo evoluciona el proyecto a la espera de resultados.