La Ilustración valenciana

Voy a tratar un tema en el que soy novata pero por motivos diversos me he tenido que poner las pilas últimamente. Me parece interesante saber que hubo un movimiento filosófico importante en lo que hoy es la Comunidad Valenciana dentro de lo que conocemos como Ilustración.

chiste-cientifico

Para ser fiel a la verdad, he de decir que la mayoría de la información que contiene este artículo procede de la página Artehistoria, un fantástica herramienta para los que nos dedicamos a este mundo. Simplemente voy a resumir y reorganizar un poco la información que nos ofrece dicha página.

Nos encontramos a finales del siglo XVII y principios del XVIII y en este contexto, surgen un grupo de científicos valencianos que darán un impulso al mundo de la Ciencia. Voya a partir de la premisa de que todos los que lean este artículo tengan ya una idea sobre la ilustración francesa y europea, base para entender lo que aquí se desarrolla.
Se dice que Juan de Cabriada es el auténtico fundador de la renovación científica española, al defender la experimentación como base de la ciencia moderna. Me permito citar una frase suya muy descriptiva del estado de la ciencia, no sólo en aquellos tiempos, sino también en la actualidad:

Que es lastimosa y aun vergonzosa cosa que, como si fuéramos indios., hayamos de ser los últimos en recibir las noticias y luces propias que ya están esparcidas por Europa“.

No es éste un autor aislado, sino que otros como José de Zaragoza, astrónomo jesuita y Crisóstomo Martínez, anatomista realizan trabajos similares. Comienzan también estos momentos una serie de tertulias en la capital valenciana, a veces de carácter literario, pero otras de temática humanista y científica. En la Biblioteca del Marqués de Villatorcas se reúnen en una tertulia las mentes del momento como Baltasar Íñigo, Juan Bautista Corachán, Tomás Vicente Tosca,  Manuel Martí y José Manuel Miñana y el bibliógrafo José Rodríguez, quien, siguiendo las pautas del sevillano Nicolás Antonio, redactará su valiosa Biblioteca Valentina.

El primero de los citados, Baltasar Iñigo, congrega a sus amigos en una nueva tertulia que se convierte en la Academia de Matemáticas. Ésta se mantendrá por los esfuerzos de Tomás Vicente Tosca, quien además, impartió clases en la Universidad como catedrático de matemáticas. Destacan dos obras suyas. El compedio Matemático utiliza lenguaje matemática e incorpora las conquistas de esta revolución científica. El Compedium Philosophicum trata sobre la filosofía natural con una fuerte impronta de Descartes y Gassendi.

Otro de los presentes en la tertulia del Marqués de Villatorcas, Manuel Martí, fue un importante editor de los Concilios de España con Vaticano, pero sobre todo un gran animador cultural que inspiró los trabajos de Jose Manuel Miñana y el principal ilustrado valenciano Gregorio Mayans y Ciscar.

Gregorio Mayans i Ciscar estudió gramática, retórica y poética y más tarde derecho en la Universidad de Valencia y en la de Salamanca. desde 1723 fue catedrático de Derecho en Valencia hasta que en 1733 Felipe V le nombra bibliotecario real en Madrid. Su obra se centró en estudios filológicos, literarios y filosóficos. De entre sus muy numerosas obras destacan: Orígenes de la lengua española, Institutiones philosophicas, Diccionario de la lengua castellana, Vida de Cervantes y un plan de reforma de la universidad  encargado por el marqués de Roda.

Gregorio Mayans i Ciscar

Gregorio Mayans i Ciscar

Tenía una controversia con el ilustrado valenciano Enrique Flórez, perteneciente a los agustinos, pues Mayans defendía el método crítico de la Historia y el agustino no se ceñía al rigor histírco cuando se trataba de leyendas piadosas o patrióticas.
Algunas de las características de Mayans fueron el fuerte sentimiento antijesuita que le marcó, su devoción por el erasmista valenciano Luis Vives, y el interés por la reedición de los clásico españoles, especialmente de nuestro Siglo de Oro.
Sin embargo, pese a la labor de los  discípulos de Mayans, el impulso ilustrado pierde vigor en Valencia en la segunda mitad de siglo, debido probablemente a  la captación de cerebros por parte del reformismo oficial -que atrae a la corte a los ingenios más brillantes, como pueden ser Jorge Juan, Francisco Pérez Bayer, Antonio Ponz, Juan Sempere y Guarinos o Antonio José Cavanilles-.
Esta descapitalización humana de la Ilustración regional se aprecia en la tardía consolidación y funcionamiento insatisfactorio de la Sociedad Económica de Amigos del País,  por medio de las tareas de sus comisiones de agricultura, industria y oficios, o de sus fundaciones, como la Biblioteca, el Gabinete de Máquinas o el Gabinete de Ciencias Naturales

Anuncios

Los iberos son noticia.

Hallazgo de un yacimiento ibero-púnico en Valencia.

Azarosamente ha llegado hasta mí esta noticia: la excavación de urgencia que se realizaba en en barrio de Murvedre en Valencia, ha sacado a la luz restos pertenecientes a la cultura ibérica y a la cultura púnica.

Empecemos poniéndonos un poco en situación.

Hasta ahora, Valencia se creía fundada por los romanos hacia el año 138 a. C, es decir, tras las guerras púnicas. Este hallazgo, que se remonta al siglo III a. C. adelanta en un siglo la fecha fundacional de la ciudad, según algunas opiniones (las más optimistas) o demuestra la ocupación anterior de la zona, según otros (los más realistas). Más adelante veremos por qué.

Para concretar un poco diremos que los iberos eran los habitantes de la zona levante y meridional de toda la Península Ibérica desde el siglo VI, que convivieron con los romanos, cuando estos llegaron hasta hacerse una sóla cultura (“hispanorromana”) y con los púnicos (más conocidos como cartagineses). Pues bien, los cartagineses llegaron por el sur de la península alrededor del siglo IV a .C. con fines militares-comerciales, aprovechando el hueco de “mercado” que dejaron los fenicios por su decadencia tras la caída de Tiro. Los cartagineses, ya se habían enfrentado en una ocasión anterior a los romanos (I Guerra Púnica) por el control del Mediterráneo (en concreto por Sicilia) pues ambos se encontraban en plena expansión comercial/ territorial. El segundo enfrentamiento entre ambos se dará con la Segunda Guerra Púnica por el territorio peninsular, siendo Sagunto el casus belli. Anibal en el año 219 a. C. asalta la muralla de Sagunto (en esos momentos núcleo de formación griega aliado a Roma y puerto capital para el comercio con la misma).

Guerrero ibero hacia el siglo II a. C.

Una última anotación es más bien anecdótica, pues los restos se han hallado en el barrio de Murvedre, nombre que recibía antiguamente la ciudad de Sagunto, debido a la derivación de “muri vetere” (muros viejos) refiriéndose a sus murallas. En fin, esto es mera casualidad, pero graciosa, al fin y al cabo.

Volviendo al hallazgo en sí, ahora que entedemos algo mejor el contexto del mismo. Se han hallado hasta el momento 60 cajas con restos de cerámica, teniendo en cuenta que la de los estratos superiores (moderna, islámica y romana) también computa; una balsa hidráulica del siglo III a. C. y dos monedas de la dinastía Bárquida (Anibal Barca).

Imágen de la excavación

 

 

Moneda púnica (anverso y reverso)

Hipótesis.

Actualmente se piensa que puede tratarse de un campamento militar de los púnicos, ya que se encuentra ubicado en la Vía Hercúlea, que posteriormente será la Vía Augusta (ahora autopista del Mediteráneo, que las cosas bien hechas duran más).

En cuanto a la hipótesis del asentamiento es descabellada por varias cuestiones (de hecho no la ha planteado ningún especialista, sino más bien algún periodista con mucha ilusión, pero poco acierto).

  • En primer lugar y como base fundamental, no se han hallado estructuras, a excepción de la balsa de agua.
  • En segundo lugar, los iberos no creaban sus poblados al raso, sino que, generalmente elegían lugares altos por ser más fáciles de proteger y para evitar enfermedades como el paludismo, como apuntan algunos investigadores.
  • En terecer lugar, 15 piezas cerámicas y dos monedas, son restos insuficientes para una ocupación, y menos, si después fuese arrasada (como sería probable por cronología, ubicación y cultura) por los romanos.

En cualquier caso, las excavaciones aún se prolongarán unos meses, y tras el estudio detallado de los restos que de ellas se extraigan se podrá llegar a nuevas y, quizá sorprendentes conclusiones. De momento, las obras se paralizaron unos días debido a las intensas lluvias, por lo que puede que ese plazo de tres o cinco meses, puede alargarse. De hecho, la directora de la excavación Marisa Serrano, ha decidido contactar con la Universida Politécnica de Valencia y otras universidades españolas para que le asesoren en este tema, pues probablemente, más acostumbrada a estratos superiores (modernos e islámicos) necesite ayuda de expertos parahacer un estudio riguroso.

La preocupación de muchos se centra ahora en qué sucerá con el material y los restos encontrados. Sabemos que el material lo depositarán de forma apropiada en el lugar que corresponda, pero los restos han sido declarado “de escaso valor cultural” por los ediles de Cultura y Patrimonio del Ayuntameinto de Valencia, aunque, en cualquier caso, habrá que ver cómo evoluciona el proyecto a la espera de resultados.