La Gran Sultana

Imagen

La Gran Sultana

Teatre Garou estrena la obra “La Gran Sultana” de Miguel de Cervantes el Viernes 13 de enero a las 22:00 horas y el sábado 14 de enero alas 21:00 horas en el CCC L’Escorxador de Elche.

El precio de las entradas es de 5 € y se pueden consegir contactando por correo con el grupo a través de la dirección teatregarou@hotmail.com

Esta actuación está dedicada a nuestro compañero y amigo José Luis Palazón Lorente (1981-2011).

 

Sobre la obra literaria de “La Gran Sultana”.

La pieza de La Gran Sultana fue escrita por Miguel Cervantes de Saavedra en 1615 en los últimos años de su vida y califica esta comedia como “nunca representada”. Y lo era, y lo siguió siendo durante muchos siglos. Esto es debido a lo arriesgado del conjunto literario ya que “La Gran Sultana” es un alarde de modernidad. Esta modernidad de la obra la vemos en tres aspectos básicos.

El primero de ellos es el canto a la tolerancia que nos ofrece el tema central de la obra – el amor entre un sultán islámico y una dama cristiana-. La tolerancia también la vemos en las relaciones del resto de personajes: los sirvientes del Sultán, son un islámico y un cristiano; se da una profunda relación entre el cadí islámico y el preso cristiano al que juzga  (Madrigal), hay dos cautivas cristianas en la corte del turco, etc. El asunto de la tolerancia entre culturas, no podemos negar que es un tema de rabiosa actualidad.

El segundo rasgo de modernidad lo encontramos en la fuerza del personaje femenino central – la sultana- que con su voluntad logra cambiar las ideas del dirigente de un país, logra salir beneficiada y beneficiar a los suyos. Cabe destacar que esto se da en el contexto de un harem en la Corte del turco con una fuerte presencia masculina. En este caso, la defensa de la igualdad en la toma de decisiones y en los papeles dentro de la sociedad es un tema totalmente contemporáneo en las sociedades occidentales, y mucho más en las sociedades islámicas donde el movimiento feminista se está empezando a desarrollar.

El tercer rasgo de modernidad lo observamos en el guiño a la homosexualidad de uno de los personajes – el cadí de Estambul y sus “coqueteos” con muchachos más jóvenes que sale a relucir en sus conversaciones con Madrigal-, y hasta el propio sultán al elegir a Lamberto (travestido de mujer como Zelanda) entre todas las mujeres de harem.

Esta modernidad de la que hablamos es la razón de que esta obra del repertorio clásico español, del aclamado “Siglo de oro”, haya sido escasamente representada y hubo de esperar a 1992, en el contexto del V Centenario del Descubrimiento de América y el encuentro de culturas, para ser representada sobre las tablas madrileñas.

Otro de los valores de esta obra es la perfecta conjunción de comedia y drama en una misma pieza. La comedia está construida a base de tres “microcosmos” dramáticos—el Sultán y Catalina de Oviedo,  el amor cautivo de Zaida (Clara) y Zelanda (Lamberto), y el chocarrero Madrigal, encarnando la figura del pícaro—. Cervantes astutamente aúna estos tres microcosmos en el espacio del harem, donde la heterogeneidad se anula.

I Certamen Nacional de Teatro Amateur de Elche

Para los amantes del buen teatro.


Llega un nuevo año y hay que comenzar a hacer planes y llenarlos de buenos propósitos. Uno de ellos, puede ser apoyar la cultura. Por ello, un magnífico plan para los sábados por la noche de enero y febrero sería acudir a las representaciones  teatrales incluidas dentro del I Certamen Nacional de Teatro Amateur de Elche, que se realizaran en la Sala Cultural la Llotja (Altabix) a las 22.00 horas.

Varios grupos ilicitanos (*) se han lanzado a la piscina para organizar este evento en época de crisis, y han logrado el apoyo de las instituciones (Institut Municipal de Cultura, Sala Cultural de la Llotja y Universidad Miguel Hernández), así como de empresas como Alife, Mario Impress y Marco Creativo.

En dicho certamen (es decir, concurso con premios) se han seleccionado grupos de teatro amateur de toda España para que vengan a mostrarnos teatro de calidad. Son cuatro los grupos participantes (Menecmos de Madrid; Las Bernardas de Valladolid; Almadraba de Alicante; y Entre Medias de Ciudad Real) y un grupo encargado de la clausura del acto Carabau (Valencia).

La primera de las actuaciones será “Balas sobre Broadway“, del grupo Menecmos el día 22 de enero. Se trata de una comedia de Woody Allen sobre un autor teatral del New York de los años veinte.

El 29 de enero el grupo Las bernardas nos traerán una noche de humor ácido con la obra “Atra bilis” una original comedia que transcurre en la noche de un velatorio.

La siguiente representación es el 5 de febrero en la que el grupo Almadraba nos deletirá con su “Desmontando a Shakespeare“, una delirante obra en torno a los principales fragmentos de este autor interpretada por tres actores.

Cierra la sección de concurso el 12 de febrero un magnífico clásico “Antígona 2010” en una versión muy visual del grupo Entre Medias interpretada por un conjunto de mujeres encerradas en una celda.

Carabau llevara a cabo el acto de clausura del certamen con la obra de clown “En pie de guerra” el día 19 de febrero. Esta última es una parodia sobre los momentos bélicos de la humanidad, ejecutada con ligereza y humor.

Espero que este artículo sirva para abriros el gusanillo y decidáis no perderos estas magníficas obras por tan sólo cinco euros. las entradas las podéis conseguir anticipadamente en la taquilla del Gran Teatro, la Escuela de Artes Virtual y una hora antes en la misma taquilla de La Llotja.

(*) Los grupos organizadores son: Tardis Teatro, Calandraca, Virtual Grupo Teatral, Taintantos, Nostre Teatre de Asprellas, Teatre Garou y la Baranda. Además se ha contado con la colaboración de la Federació de Teatre Amateur de la Comunidad Valenciana.

Don Juan Tenorio

Don Juan Tenorio es una de las obras cumbre de la literatura dramática española, que ha trascendido a la cultura popular como la figura de un ligón, un hombre que busca continuamente el amor de las mujeres sin importarle los medios que usa para ello. Muchas versiones se han hecho de esta obra, muchísimas. Pero la que ahora nos interesa es la que escribió don José Zorrilla, dramaturgo español del siglo XIX encuadrado en el movimiento romántico.

Este vallisoletano vivió entre 1817 y 1893 y fue muy prolífico en sus obras. De ellas podemos destacar las leyendas en verso de “A buen juez, mejor testigo” y el drama “El zapatero y el rey”. Fue coetáneo de otros dramaturgos como el duque de Rivas, Martínez de la Rosa o Juan Eugenio Hartzenburg.

En cuanto al que nos ocupa, Don Juan Tenorio, es un drama religioso-fantástico en dos partes. La obra se inspira en otra anterior de Tirso de Molina, llamada “El burlador de Sevilla y el convidado de piedra”, de 1630.

La obra está estructurada en dos partes:

La Primera Parte consta de cuatro actos, divididos en varias escenas, y transcurre en una sola noche:

Acto I, «Libertinaje y escándalo», con dieciséis escenas, se desarrolla principalmente en la hostería de Buttarelli.
Acto II, «Destreza», con doce escenas, se desarrolla principalmente en las calles frente a la casa de Doña Ana.
Acto III, «Profanación», con nueve escenas, se desarrolla principalmente en el convento.
Acto IV, «El Diablo a las puertas del Cielo», con once escenas, se desarrolla principalmente en la casa de Don Juan.

La Segunda Parte se divide en tres actos. Transcurre también en una sola noche, pero 5 años después de los sucesos de la primera parte:

Acto I, «La sombra de Doña Inés», con seis escenas, se desarrolla principalmente en un panteón y en el cementerio.
Acto II, «La estatua de Don Gonzalo», con cinco escenas, se desarrolla principalmente en la casa de Don Juan.
Acto III, «Misericordia de Dios, y Apoteosis del Amor», con cuatro escenas, incluyendo la última escena que sólo tiene un dialogo recitado por Don Juan en el cementerio con el que termina la obra.

El argumento es bien conocido, se trata de un joven don Luis de haberle ganado la apuesta que hicieron un año antes, por haber sido él quien más hombres ha matado y más mujeres ha conquistado. De esta manera, se embrabuconan y renuevan su apuesta, poniéndo en juego esta vez la mano de doña Inés, una novicia. Enterado el padre de ésta, don Gonzalo, hará lo posible para que este descarado no se salga con la suya, con tal mala suerte que muere en el intento en mano del propio don Juan. En la segunda parte de la obra, cinco años después, las imágenes de los muertos se le aparecen para amenazarle con el fuego eterno si no está arrepentido de todas sus fechorías.

En fin, una historia de pasiones y traiciones, muy entretenida y con la espectacularidad especial que dan siempre los difuntos en las historias de arrepentimiento. Recomendada.

PS: Os recuerdo que el 23 de abril es el día del libro y no está de más regalar a alguien un bonito ejemplar, o ¿por qué no? regalarse uno mismo.

La arquitectura clásica: más allá del templo

Más allá del templo, más allá de los ódenes clásicos (dórico, jónico y corintio), podemos hablar de la arquitectura del mundo clásico y clasificarla según los usos dados a ciertos edificios públicos, dejando de un lado la arquitectura doméstica (o sea, las viviendas).

Para empezar -y como hemos dicho, dejando de lado a los templos- podemos hablar de los edificios de diverisón, como el teatro, el anfiteatro, los estadios griego o el circo romano.

Los teatros en Grecia se construían sobre una ladera, primero en madera y luego en piedra. Poseían una grada semicircular, una orchestra circular cerrada  con el proschenion como fondo arquitectónico que hacía las veces de escenografía. El ejemplo más conocido es el Teatro de Epidauro. Los teatros en Roma evolucionaron de forma diferente. Se construía exento (sin apoyar sobre ninguna ladera) y unas arcadas sostenían las gradas (cavea), también semicirculares, que daba a una orchestra, en este caso, semicircular. En cuanto al proschenion no había diferencias. Los ejempplos más notorios son El Teatro de Marcelo (Roma) y el Teatro de Mérida, en fabuloso estado de conservación.

Teatro de Epidauro

Teatro de Mérida

El anfiteatro lo encontramos únicamente en el mundo romano, pues surgen por la unión de dos teatros, de forma que resulta un espacio oval en el que se daban luchan entre gladiadores, con animales o naumaquias. El más conocido es el Coliseo, aunque el más antiguo conservado es el de Pompeya, y hay otros en buen estado como el de Jem o el de Treveris.

Coliseo

Un tercer edificio dedicado a la diversión sería el estadio en Grecia, que sería equivalente al circo en Roma. Los estadios son espacios elípticos dedicado a competiciones atléticas, como el estadio de Epidauro o el estadio de Olimpia. Los circos también son alargados auqnue presentan una spina central, que marca el recorrido. Se utilizaban para realizar juegos troyanos y carreras de bigas o cuádrigas. El más representativo es el Circo Máximo, también en Roma.

Otros edificios, se utilizaban esencialmente para el culto al cuerpo, como las palestras griegas y las termas romanas. Las paletras eran edificios en los que griegos y romanos realizaban deporte y ejercicio. Eran edificios de planta cuadrada y porticados. Sabemos que Nerón,ordenó construir uno por influenica de Suetonio. Las termas completaban el tiempo de ocio romano, ya que eran un lugar de reunión social. Contaban con tres salas frigidarium, tepidarium y caldarium, de agua fría, templada y clanete respectivamente. Además, la calefacción circulaba por debajo del suelo gracias a un sistema de pilae. Las más conocidas podrían ser las termas de Caracalla, auqnue se conservan muchas otras en cualquier punto del Imperio Romano.

Termas de Caracalla

Arco de Septimio Severo (foro romano)

Así mismo existían otros edificios clásicos como los que tenían función conmemorativa o monumetos funerarios. Entre los primeros destacan la linterna en Grecia, poco frecuente (como la Linterna de Lisícrates, un monumeto circular en honor a un atleta) y los arcos y columnas en Roma (Columna trajana, Arco de Tito, Arco de Septimio Severo, Arco de Constantino), y de los funerarios tenemos mausoleos (Mausoleo de halicarnaso en Grecia; Mausoleo de Adriano en Roma – actual Castel Sant’Angelo-), columbarios y pirámides (Pirámide de Caio Cestio).

Por último, hay una serie de elementos arquitectónicos de época romana que debemos destacar como los acueductos (Segovia, Mérida, Nimes) y la basílica, aún sin connotación religiosa, sino comercial, pero con forma rectangular y tres naves que influirá en el mundo cristiano (Basílica de Majencio).

Como véis el mundo de la arquitectura clásica da para mucho más que para hablar de templos, que ya son archiconocidos como El Partenón de Atenas o el Erecteion en el mundo griego y el templo de Marte, el de las Vestales o el panteón de Agrippa en el mundo romano.

Confieso que no he podido evitar incluirlos aunque sea de refilón al final…ainsss