¿Qué sabes de los Reyes Católicos?

A muchos si les hicieran esta pregunta les pasaría como a cierta candidata a Miss España cuando le preguntaron por Rusia (enlace al video de este momento “histórico”). Sabemos que existen, sabemos que hablaron con Colón y sabemos que se casaron. Poco más. Para solucionar este problema de culturilla general, vamos a dar unas pinceladas (sólo unas pinceladas, lo prometo, que el tema es muy extenso) sobre su vida y obra.

A mediados del siglo XV había cinco reinos en la Península Ibérica: Castilla, Aragón, Navarra, Portugal y el Reino nazarí de Granada. No es poco mosaico. Pues veamos como los reyes católicos (en adelante RR. CC.) intentaron aunar todos los territorios, francando sólo en el caso de Portugal.

Peninsula Ibérica siglo XV

Península Ibérica siglo XV

Muchos autores afirman que significan el final de la Edad Media en cuanto a:

  • la unificación de los reinos peninsulares.
  • el fin de la Reconquista.
  • la victoria definitiva de la monarquía sobre la nobleza en Castilla.

Y, por otra parte, significan el inicio de la Edad Moderna por:

  • se ponen las bases administrativas de un Estado nuevo, que será la potencia más poderosa de Europa en el XVI y primera mitad del XVII.
  • se iniciará la aventura ultramarina con el descubrimiento de América.

Los RR. CC. zanjan definitivamente el conflicto entre la nobleza y la monarquía a favor de ésta, la nobleza pierde el poder político pero no el económico. Gracias a la derrota nobiliaria el rey concentra todo el poder y surge un estado fuerte. Es el sistema conocido como Monarquía Autoritaria.

Colón y los Reyes Católicos

Colón y los Reyes Católicos

a) Sometimiento de la nobleza, clero y burgueses levantiscos.

Con respecto a la nobleza, ésta es atraída a la Corte para controlarles ya los nobles que se resisten se les declara la guerra (Galicia y en Andalucía).
El clero conservaba también un cierto grado de independencia, fue sometido por Fernando a través de un acuerdo con el Papa: el patronato. Según esto el rey presenta una lista a Roma para los cargos eclesiásticos más importantes, y el Pontífice elige. Además el rey se convierte en maestre de todas las órdenes militares, con lo que el patrimonio de estas órdenes eclesiásticas pasará al monarca.
La burguesía fue controlada mediante la figura del corregidor, representante del rey en el gobierno urbano. En la misma línea las Cortes perderán su iniciativa legislativa, aunque en Aragón seguirán siendo importantes.

b) La creación de organismos de poder.

El Consejo Real asesora al monarca, en él entraron burgueses, en detrimento de la nobleza. Las Audiencias o chancillerías eran órgano jurídico, cuya jurisdicción jurisdicción abarcaba todo el Estado, los reyes eran los jueces supremos, lo que supuso un duro golpe para la nobleza. En Castilla había dos audiencias: la Chancillería de Valladolid juzgaba todos los delitos al norte del Sistema Central, y la Chancillería de Granada, para el resto. En Aragón había una audiencia para cada uno de los reinos, pero allí los señores conservaban gran parte de sus atribuciones judiciales. No llegaron a crear una legislación común para todos sus reinos.
Crearon un ejército permanente, financiado con los bienes procedentes de las órdenes militares. Se crean los famosos tercios que dominarán media Europa en el siglo XVI y que ahora se harían famosos en Italia con el Gran Capitán.

c) La unidad religiosa.

Para potenciar la unidad los RR. CC. vieron la conveniencia de que sólo existiera una religión y así actuaron duramente con las otras dos. En 1478 se crea la Inquisición con el objetivo de perseguir a los falsos conversos al cristianismo. En 1492 emitieron el decreto de expulsión de los judíos, una medida que tendría graves consecuencias económicas. Los judíos que salieron de España se llamaban sefardíes (de Sefarad, España en hebreo) y se asentaron en el norte de África, Grecia, Turquía… manteniendo todavía el español del siglo XV como lengua. Con los mudéjares (musulmanes que vivían en territorio cristiano tras la conquista) se pasó de una política de aceptación a una de intolerancia personificada por el cardenal Cisneros que les puso en la tesitura de convertirse al cristianismo o emigrar. Muchos emigraron al norte de África y los que se quedaron se convirtieron (moriscos), pero serían expulsados definitivamente en 1609.

d) Política territorial.

Los Reyes Católicos conquistaron el reino de Granada (1492), y años después, muerta ya Isabel, Fernando incorporó el reino de Navarra (1512). Sólo faltaba Portugal, al que los reyes trataron de incorporar, sin éxito, por medio de matrimonios concertados.
Fuera de la península Ibérica, las tropas castellanas conquistaron el reino de Nápoles (1504), y varias plazas en el norte de África. Se incorporaron las islas Canarias, y se inició, con el descubrimiento de América por parte de Cristóbal Colón, el dominio de lo que será la América española.

CONCLUSIÓN.

Con los Reyes Católicos, por tanto, no se produjo una unión de las Coronas de Castilla y Aragón. Cada una de ellas mantuvo sus leyes, instituciones y monedas, y continuaron las aduanas en las zonas limítrofes. Sin embargo, ambos reyes intervinieron, en distinta medida, en la gobernación castellana o aragonesa, y —lo que es más importante— en el futuro ambas coronas tendrán un mismo rey.
No se trataba sólo, por tanto, de la integración bajo un mismo rey de los territorios políticos de la Hispania romana; estaba surgiendo una gran potencia política mediterránea y atlántica, que en virtud de las vicisitudes sucesorias —y de la política matrimonial de los Reyes Católicos— pronto será también una potencia europea, cuando la vasta herencia de Castilla y Aragón recaiga en Carlos I (1516-1556), heredero también, por línea paterna, de los Países Bajos, Luxemburgo y el Franco Condado, así como de los dominios patrimoniales de la Casa de Austria y del título imperial.

Anuncios

Las peripecias de Cristóbal Colón

Me ha costado mucho decidirme a escribir este artícul. Una de las razones es que no es una de las épocas históricas que más me gustan, pero sobre todo, porque es un acontecimiento del que la gente, en general, sabe mucho. Además es un tema peliagudo con algunos asuntos sueltos, por ejemplo la misma nacionalidad del protagonista ha sido ampliamente debatida y algunos incluso dudan de que fuera él el primero en llegar (fenicios, romanos y vikingos son algunas de las teorías).

Sin embargo, creo que era un tema que debía estar presente en este blog y no ha faltado por ello. Espero que resulte claro porque es difícil resumir tanta información sin dejar detalles curiosos, pero sin aburria.

LA RIVALIDAD ENTRE CASTILLA Y PORTUGAL

En el siglo XV se hacen frecuentes la escaramuzas bélicas en el Norte de África por parte de los castellanos, lo que los africanos dieron a llamar “razzias” (conquistas no fijas cuyo fin es hacerse con las riquezas del lugar). De esta forma vemos en Castilla un carácter feudalista de conquista por la fuerza, muy diferente del caracter comercial de la vecina Portugal, con fines, ésta última, comerciales.

Pronto, el expansionismo hacia el Sur de Castilla le llevará a una clara rivalidad con Portugal que conducirá hacia la forma del Tratado de Alcaçovas-Toledo en el año 1479-1480, por el cual delimitarían las posibles áreas de dominio de ambos estados.

Con la muerte de Enrique IV, se unen la Corona de Castilla y Aragón, mediante el matrimonio de Isabel la Católica (hermana y sucesora de Enrique) y Fernando de Aragón. Se combinan así el espíritu emprendedor y económico de los catalanes con el empuje conquistador de los castellanos, que convergerán en el descubrimiento de América en 1492. Pero no adelantemos acontecimientos.

LAS RAÍCES DEL PROYECTO COLOMBINO

Colón fue un navegante genovés que recibió formación sobre navegación y cartografía. Sus viajes desde joven lo relacionaron con el comercio catalán y se estableció en Lisboa para participar con los portugueses en sus actuaciones en la costa de África. En Azores y Madeira contactó con el negocio del azúcar, pero no le va muy bien, y ya se plantea buscar una ruta hacia Asia sin pasar por África. En 1474 lee una de las cartas de Toscanelli, en la que afirma que la costa portuguesa está más cerca de Asia de lo que se piensan. Colón, en sus hipótesis, sigue a Ptolomeo que afirma que la Tierra es redonda, pero más pequeña de lo que realmente es (cree que hay 2 600 millas entre Canarias y Japón, cuando en realidad son 10 400 millas). Éste fue el error de Colón, pues situó Japón (conocido por sus coetáneos como Cipango) en las Antillas, siendo Canarias y Madeira las islas previas a la llegada.

Con todos estos datos, presenta en 1484 el proyecto ante Juan II (rey de Portugal), que nombró una comisión para estudiar la propuesta. Las deliberaciones dieron como resultado el rechazo  de la misma, pues ya posíean una ruta segura hacia el Este y no creían viable la idea de Colón. Colón acudió a Castilla, a Inglaterra y a Francia, donde también fue rechazado, y no confromándose con la negativa, volvió de nuevo a Castilla.

Fueron los monjes franciscanos de la Rábida quienes le presentaron al duque de Medina- Sidonia, quien se sintió interesado y le ofreció presentar el proyecto ante los reyes de Castilla y Aragón. Los Reyes Católicos le recibieron en 1486 en Alcalá de Henares y más tarde, en Madrid. Una comisión se reune y accede, no sin dudas, a la propuesta.

Con la financiación de algunos nobles andaluces y las dos carabelas de pescadores que habían incumplido los tratados con Portugal, pescando ilegalmente, la Corona reúne la base de la expedición. A las carabelas de la Pinta y la Niña, se une la nao gallega Santa María. Para llevar a cabo la empresa, era necesario un convenio con los Reyes Católicos que recogiera las suficientes garantías jurídicas.

LAS CAPITULACIONES DE SANTA FE (17 DE ABRIL DE 1492)

Proporcionan a Colón y sus herederos el título de Almirante, Virrey y Gobernador y además, podía cubrir todos los cargos administrativos y gubernamentales de estas zonas.

Le garantizan el 10 % neto de todas las riquezas y la octava parte de las ganancias de las exppediciones posteriores.

Le otorgan el poder de juzgar los litigios producidos por  las mercancías traídas de las conquistas.

Muchos investigadores creen (y yo) que estas capitulaciones son fruto de que los Reyes Católicos no espraban que estas expediciones fructificaran pues sino, no hubieran sido tan generosos con las concesiones.

Eligieron el Puerto de Palos por varias razones:

  • La existencia de marinos cualificados y una excelente flota.
  • El interés personal de Colón por compensar el esfuerzo económico de los andaluces.
  • La pertenencia de parte de la villa (que comprendía el puerto) a los Reyes, que la habían comprado.
  • El apoyo de las principales familias de marinos al pryecto, por ejemplo, Los Pinzón.

De esta manera, el 3 de agosto de 1492 zarpa del Cabo de Palos, dirección Oeste, rumbo a Canarias en busca de la ruta de las especias hacia Catay (China) y Cipango (Japón), a través de Océano sin bordear toda África y el Índico como se hacía hasta entonces. Todos sabemos, que no fue ésto lo que encontró, sino un nuevo continente, “el nuevo mundo” habitado por gentes sencillas, de culturas maravillosas, lleno de diferentes especies de flora y fauna, enormes ríos y montañas, un uevo oceáno e, incluso, con otro color de cielo.