Largo Caballero: de sindicalista a Presidente

ESte es sin duda, uno de los persoajes más destacados de la Segunda República y de la Guerra Civil Española, y por supuesto, de las personalidades más relevantes dentro del Movimiento Obrero Español. Nació en Madrid en 1869 y acabó sus días en 1946 , exiliado en Francia por la Dictadura Franquista. Creció en el seno de una familia humilde, fue ala escuela primaria y trabajó en varios oficios desde muy joven.

Es en 1980 cuando se afilia a UGT (Unión General de Trabajadores) y cuatro años más tarde se hace miembro del Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Estuvo supeditado al fundador del partido Pablo Iglesias, hasta que la muerte de éste le nombraron Secretario General de UGT. Destacó en la organización de acciones contra el gobierno de la Restauración de Alfonso XIII, como la campaña contra la Guerra de Marruecos de 1909 que le valió su deportación del Estado; y la organización de la revuelta de 1917, que fue uno de los detonantes de la caída del turno dinástico y la instauración del gobierno de Primo de Rivera. Sin embargo, colaboró al principio con el gobierno de Primo de Rivera, aceptando la Secretaría General del Trabajo, lo que le valió un enfrentamiento con el socialista Indalecio Prieto, contrario al colaboracionismo.  No obstante, acabó distanciándose del régimen y participó activamente en los sucesos que contribuyeron a derrocar la dictadura y, con ella, la monarquía de Alfonso XIII.

Una vez proclamada la República, fue nombrado  Ministro de Trabajo, donde realizó importantes reformas: jornada laboral de 40 horas semanales, los jurados mixtos, etc. Su cargo de ministro (1931-33 Bienio Reformista) le dio gran popularidad entre las masas que estaban contentas con sus medidas. Con las elecciones de 1933 y el cambio de gobierno (Bienio radical-Cedista 1933-36), su pensamiento se radicaliza, hasta el punto que le apodan “El Lenin español“. Esto se debe a que defendía una “revolución socialista” que acabara por la fuerza con el gobierno burgués. de esta manera, organizó en 1934 las graves revueltas de Asturias y Cataluña, hecho por el que fue condenado a 30 años de cárcel, aunque salió al poco tiempo.

En 1936, con el estallido de la Guerra Civil Española, Largo Caballero es designado Jefe del Gobierno, y Ministro de Guerra, de forma que intenta llevar a cabo sus planes revolucionarios. En estos momentos de máxima tensión, la izquierda empieza a desagruparse y el PCE (Partido Comunista de España) y la sección del PSOE que lideraba Indalecio Prieto desapruban los actos de Largo Caballero. Traslada la sede del gobierno a Valencia por motivos de seguridad y en 1937 dimite de sus dos cargos (jefatura del gobierno y ministerio de guerra). Juan Negrín, más moderado en sus posiciones, le sustituirá al frente del gobierno hasta el final de la Guerra Civil.

En 1939 Largo Caballero se exilia, pero es apresado por los nazis, que le envían a un campo de concretación de Orianemburgo hasta 1945, cuando es liberado por los polacos. Un año después muere en un hospital de París con 77 años de edad y con una pierna amputada por su intento de huída. Su muerte fue honrada por los exiliados españoles y por el Estado francés, y en 1978 con la llegada de la Democracia en España se trajeron sus restos con una emotiva acogida de la población.

¿Quién fue Canalejas y por qué le dan su nombre a una calle?

Como “Canalejas” puede haber muchos, vamos a especificar que hablamos de José Canalejas Méndez, político y abogado de principios del siglo XX en España. La segunda parte de esta pregunta va dirigida especialmente a los lectores alicantinos, en cuya ciudad le dedicaron una calle -aunque puede que en otros lugares de España o, incluso de América Latina, también le hayan concedido este honor dada su intensa biografía-.

Nuestro protagonista nació en Ferrol en 1854 y murió trágicamente en 1912, en Madrid. Fue en esta ciudad donde pasó la mayor parte de su vida, ya que se trasladó a la capital con tan sólo un año de edad. Allí cursó el bachillerato en el Instituto de San Isidro – el más antiguo de Madrid-; y realizó las carreras de Derecho y Filosofía por la Universidad Central de Madrid. Obtuvo la titulación de Doctor e intentó sacarse plaza como docente, pero tras su fracaso, se incorporó al mundo laboral como abogado de una compañía de ferrocarriles.

Su inicio en la vida política.

En su juventud era simpatizante del Partido Demócrata Progresista, que era de ideología republicana, pero en el periodo de la Restauración (1875-1902), con la llegada de Alfonso XII, vió más conveniente unirse al Partido Liberal de Sagasta. Desde este momento hasta el final de la Restauración fue diputado por varias provincias (Soria, Cádiz y Alicante) y ministro de varias carteras en la Regencia de María Cristina de Habsburgo (Gracia y Justicia, Hacienda, y  Agricultura, Comercio y Obras Públicas),; y con Alfonso XIII se encargó de nuevo de los ministerios de Agricultura, Comercio y Obras Públicas (1902) Gracia y Justicia (1911-12). Además fue presidente del Consejo de Ministros y Presidente del Congreso de los Diputados.

El desastre del 98.

En 1897 se alistó al ejército como soldado raso para averiguar cuál era exactamente la situación en Cuba. Dio informe a Sagasta, el cual hizo caso omiso. El final de la guerra con Cuba (por el famoso hundimiento del Maine) y sus resultados son ampliamente conocidos. Tras la pérdida de las colonias, en 1902 se plantea la formación de un nuevo partido bajo liderazgo propio: el Partido Liberal-Demócrata.

Su presidencia del gobierno.

Logró unificar varios tendencias dentro de los liberalistas y por ello fue presidente del Consejo de Ministros durante los últimos años de su vida (1910-12). Sus reformas en este periodo son las últimas del sistema de turno de partidos. Debemos tener en cuenta que se hizo con el poder justo al año siguiente de la Semana trágica de Barcelona (con huelgas por la guerra de Marruecos, unida al descontento de los obreros y las pretensiones nacionalistas. Las medidas que adoptó Canalejas fueron democratizadoras, sin embargo, no fueron suficientes. Al menos, no le dio tiempo.

Su final:

José Canalejas miraba el escaparate de la tienda de libros de San Martín, junto a la Puerta del Sol, cuando fue asesinado por el anarquista Manuel Pardinas Serrano. El público intentó capturar al asesino, que decidió suicidarse ante la desaprobación general. Al funeral de canalejas asistieron muchas personalidades. Actualmente está enterrado en el panteón de los Hombres Ilustres junto a la Basílica de Nuestra Señora de Atocha, Madrid, bajo la escultura que realizó para él Marino Benlliure. En este Panteón se encuentran también personas de relevancia como Martínez de la Rosa, Mendizábal, Sagasta, Eduardo Dato, Cánovas del Castillo, y a muchos de ellos, también les acompañan las esculturas de Benlliure.

Justo ese año, en 1912, se grabó un corto documental llamado “Asesinato y entierro de don José Canalejas“, que fue la primera aparición filmada de José Isbert, que protagonizó posteriormente películas como Bienvenido Mister Marshall, La Gran Família o El verdugo.

El Congreso de Viena (1815)

Al igual que la revolución francesa marca el inicio de la historia contemporánea, el Congreso de Viena (1815) va a marcar un antes y un después, es el periodo de la Restauración.

La Restauración es un movimiento que se da en Europa a principios del siglo XIX que pretende la reposición en el trono de un rey destronado o del representante de una dinastía derrocada. Podemos datar su inicio en 1815 con el Congreso de Viena y su fin en 1848 con el triunfo de las sublevaciones del modelo liberal-burgués.

Metternich, representante de Austria en el Congreso de Viena.

En el Congreso de Viena se reúnen, entre otras, las potencias vencedoras de Napoleón -es decir, Gran Bretaña, Rusia, Austria, Prusia- y la propia Francia.

Tienen lugar varios encuentros. Con la Primera Paz de París, colocan a  Luis XVIII en el trono francés. En el propio Congreso de Viena tratan temas de fronteras. Por la vuelta de Napoleón durante cien días tiene que celebrarse la Segunda Paz de París y finalmente, firman la Santa Alianza. Este pacto acuerda defender los principios del cristianismo, conforme a un tratado elaborado por el zar ruso Alejandro I, cuyos signatarios iniciales fueron: Austria, Prusia y Rusia. Gran Bretaña se muestra contraria a la intervención en países en revolución y  el Papado afirma que es un documento deísta no representativo de la verdadera fe, por lo que ninguna de ellas no participa. Gran Bretaña, propondrá entonces la creación de la Cuádruple Alianza (Gran Bretaña, Prusia, Rusia y Austria).

El Congreso de Viena tiene como principios teóricos: el legitimismo, la responsabilidad internacional de las potencias, el debate de conflictos mediante congresos (en lugar de la  guerra) y la intervención.

  • LEGITIMISMO: defendía la licitud de las monarquías absolutas, ya que éstas eran de origen divino, en contraposición de los ideales liberales.
  • RESPONSABILIDAD INTERNACIONAL DE LAS POTENCIAS: los estados del Congreso de Viena pensaban que las insurrecciones eran “contagiosas” entre países fronterizos, por lo que las potencias tenían responsabilidad unas frente a otras.
  • CONGRESOS: los teóricos de la Restauración defendieron los Congresos como medio de resolución efectivo en lugar de las guerras, sin embargo, este principio se contradice con el siguiente.
  • INTERVENCIÓN: los países hegemónicos, por esa responsabilidad que se habían adjuducado a sí mismos, tener el poder de intervenir con el ejército y sus tropas en países donde corriera peligro la estabillidad monárquica.

A estos principios teóricos se suma un nuevo reparto del territorio europeo, con el cual, van a perseguir dos objetivos básicos:

  • ampliar los territorios de los países vencedores de Napoleón.
  • bloquear territorialmente a Francia con la creación de varios “Estados tapón” a su alrededor.

En este power-point de Luis José Sánchez Marco se explica perfectamente todo el proceso de los cambios territoriales.

Este tema es muy extenso y conocemos muchos datos acerca de él, protagonistas, textos de la época, consecuencias, países secundarios, etc., pero de momento nos conformaremos con este primer acercamiento.