El Paleolítico Superior (40.000-10.000 b.p)

Ya hemos hablado en otras ocasiones sobre algunos aspectos de la Prehistoria para aclarar un poco este confuso periodo. En esta ocasión nos vamos a centrar en el Paleolítico Superior, es decir, el último periodo del Paleolítico y justo el anterior del Neolítico (a no ser que contemos con el Epipaleolítico, pero no vamos a entrar en detalles para no confundir a los ajenos a esta Ciencia).

Este periodo inicia con la aparición del hombre moderno (el Homo Sapiens) que se da entre el 40.000 b. p. y el 35.000 b. p. (os recuerdo que “b. p.” signnifica “before present”, es decir, antes del presente). En este periodo, el Homo Sapiens coloniza Europa de Este a Oeste , teniendo los últimos restos de Neanderthal (el que convive algunos miles de años) en Granada en el 33.000 b.p. por ello, encontramos dos oopciones en el mundo Neanderthal en el Paleolítico Superior:

  • los que no se dejan influir por los sapiens y continúan con su industria de tipo Musteriense.
  • los que se influyen por los sapiens y realizan industrias de tipo Chatelperronienses.

Regionalidad y Cronologías.

Existen diferencias entre los datos de Francia (aplicables a Europa occidental) y el próximo Oriente, debido a que ahora, a diferencia de tiempos más remotos, los cambios industriales son más rápidos y los grupos tecnológicos más pequeños. basandonos en los restos franceses podemos establecer la siguiente periodización:

Paleolítico Superior Inicial (42.000-22.000 b.p.)

  • Perigordiense: Chatelperroniense (neanderthal) y Gravetiense (sapiens)
  • Auriñaciense

Paleolítico Superior Medio (22.000-10.000 b.p.)

  • Solutrense
  • Magdaleniense

Cambios tecnológicos

Aparece el uso de diferentes soportes, con más materias primas (hueso, hasta, marfil, arcilla…) y técnicas más complejas gracias a nuevas habilidades motoras. Existe una concepción previa del objeto y todo ello origina nuevas tipologías: azagayas, arpones, piezas compuestar como el raspador-buril, collares, etc. y a veces incluso presentan un acabado artístico.

Cambios de subsistencia y de hábitat

Se da una una especialización en determinadas especias animales como recurso principal, lo que produce un decrecimiento demográfico de fauna. Aparecen elementos como silbatos y flautas que hacen pensar en una posible predomesticación.

Los hábitats son diferentes según la región. En el sur de Francia y en Cantabria habitan en cuevas y abrigos, mientras que en la zona del mar Negro aparecen cabañas excavadas al aire libre. Estas cabañas eran alargadas o circulares, estaban cubiertas de pieles y construidas con huesos de mamut.

Cambios en la muerte y el arte

En este aspecto hay cambios muy significativos. Encontramos más de cien tumbas con ajuar, algunas individuales, otras dobles o múltiples. También en este caso encontramos diferencias regionales pues en España y Francia se ubican también en cuevas y abrigos y en la estepa se ubican al aire libre.

El rasgo definitorio del hombre moderno podría ser su capacidad intelectual a través del lenguaje (del cual no tenemos restos materiales que evidencien su aparición) y del arte. Los temas del arte del Paleolítico Superior son sobre todo, animales, con renos y ciervos,  mamuts, osos y otros de segundo orden como pájaros, serpientes, peces, etc. El ser humano es representado en su vertiente femenina como una venus de grandes pechos y caderas, sin pies y con el cabello sobre el rostro. También aparecen híbridos como hombres-caballo, hombres-pájaro, etc. El repertorio temático paleolítico incluye motivos como manos o símbolos abstractos como bastoncillos (representando el sexo masculino) y círculos (representando el sexo femenino).

Encontramos dos tipos de arte:

  • rupestre: representado enlas paredes de cuevas y abrigos. Sus técnicas son la pinturas y el grabado.
  • mueble: realizado en pequeños objetos. Sus técnicas son la pintura, el grabado, el relieve, el recortado y el pulidio.
Cueva de Altamira. España. Arte Paleolítico Superior.

Cueva de Altamira. España. Arte Paleolítico Superior.

Con la llegada del Holoceno (10.000 b.p) el hombre realiza nuevas conquistas tecnológicas con el “paquete neolítico“, con cambios en tres sentidos:

  • a nivel tecnológico: aparición de la cerámica y el telar.
  • a nivel económico: desarrollo de la agricultura y la ganadería.
  • a nivel social: aparición de las primeras sociedades sedentarias que abren paso a los Estados primitivos.

Del mono al hombre.

Muchos son los problemas que se encuentra la gente a la hora de ubicar los acontecimientos de la Prehistoria en su correcta cronología. Aquí vamos a esbozar unas notas básicas para, más adelante, explicar el controvertido periodo del Paleolítico. Daremos unas pinceladas báscicas sobre los primeros investigadores para  conocer, a continuación, la evolución de la familia de los homínidos y del género homo en particular. No vamos a entrar en las características físicas de cada una de las especies de la evolución (capacidad craneana, molares y premolares, arco occipital, mandíbula, dimorfismo sexual, etc); ni en la cultura material asociada a cada especie y etapa porque llevan implícita una terminología muy compleja que puede asustar a los lectores habituales.  Espero, en cualquier caso, que este texto de algo de luz en este periodo ensombrecido por la lejanía.

Sólo apunto una nota básica para entender las cronologías. Cuando usamos m. a., nos referimos a millones de años, mientras que si usamos b. p., estamos hablando de “before present”, es decir, antes del presente (para quien no sepa inglés), tomando como fecha del presente 1950. Como son fechas de miles de años, son datos aproximativos que se han obtenido a través de técnicas de datación relativa o absoluta.

Cuadro cronológico del Paleolítico

EL PALEOLÍTICO. ETAPAS.

Para ver la evolución del hombre nos centramos en el período Paleolítico, concretamente en sus dos primeras fases Paleolítico Inferior (2’5 m. a- 125.000 b.p.)  y Paleolítico Medio (125.000 b.p. -35.000 b.p.) , ya que en el Paleolítico Superior (35.000 b.p. -10.ooob.p.) nos encontramos ya con el hombre moderno, es decir, el Homo Sapiens perfectamente evolucionado. Además el Paleolítico coincide con el Pleistoceno, etapa climática anterior al Holoceno (que es el periodo en el que nos encontramos ahora y empieza con el Neolítico).

LOS PRIMATES. LA FAMILIA DE LOS HOMÍNIDOS.

Cuadro evolutivo de los Primates

La familia de los Homínidos se divide en cuatro géneros, que se subdividen a su vez en diferentes especies.

  • El género más antiguo dentro de los homínidos es el Ardipiteco Ramidus con 4’4 m. a. de antigüedad.
  • Quizás el género más conocido sea el Australopiteco, propio del sur de África, que se divide en cuatro especies: Anamensis (4’2 – 3’9 m. a.), Afarensis (4 – 2’5 m. a.) cuyo emblema es el hallazgo de la famosa Lucy y antecesor del Africanus, Barehghazali (3’5 -3 m. a.) que fue el primero en hallarse fuera del Este o Sur de África y Africanus (3 – 2 m. a.), antecesor del género Homo.
https://i0.wp.com/www.elpais.com/recorte/20070725elpepifut_1/LCO340/Ies/Reproducccion_hominido_i_Lucy_i.jpg

Reconstrucción de Lucy, pequeña Austrolopiteco Afarensis.

  • Otro género de la familia de los Homínidos es el Parántropo, del que conocemos dos especies: Bosei (2’2 – 1’2 m. a.) y Robustus (2 – 1 m. a.).
  • El cuarto género es el género Homo, que desciende como hemos dicho del Australopiteco Africanus, que desciende a su vez del Australopitecus Afarensis.

EL GÉNERO HOMO.


Estas son las especies básicas que podemos encontrar dentro del género Homo.

  • El Homo Habilis data desde 2’3 m. a. hasta 1’6 m. a., y la especie conocida como Homo Rudolfensis, de 2′ 6 m. a. que perdura hasta 1’3 m. a. se ha pensado que podría tratarse de un Homo Habilis Temprano.
  • Más moderno es el Homo Erectus cuyos restos se remontan a hace 1’8 m. a. y se extienden hasta 0’15 m. a. Dentro del Homo Erectus distinguimos varias subespecies por su variabilidad morfológica: H. Erectus Esteafricanus o h. Ergaster 1’8 -1’5 m. a. que se propone como el colonizador de Asia, H. Erectus Atlantropus 0’7 m. a. y H. Heidelbergensis 0’6 – 0’3 m. a. De este último, H. Heilderbergensis se han encontrado en Atapuerca (Burgos) los restos más abundantes y completos de esta especie en todo el mundo.
  • Chico de Gran DolinaEl siguiente eslabón en la rama evolutiva sería el H. Antecesor, descubierto en el yacimiento de Atapuerca hace 0’78 m. a., que por sus rasgos modernos es considerado el antecesor de la especie sapiens.
  • Dentro del H.  Neanderthalensis, encontramos dos tipos: temprano (230 000 – 150 000 b. p.) y clásico (150 000 – 28 000 b. p.). 
  • Por último, el Homo Sapiens Sapiens vivió desde el 40 000 ó 35 000 b. p. hasta la actualidad. Esto significa que los hombres modernos y los neandertales convivieron unos años, hasta la desaparición del último Neandertal en Granada, y no se descarta que pudiera haber hibridación entre ambas especies.

El cambio neolítico:

La revolución más importante de la Historia de la Humanidad

Este es uno de los periodos más complejos de la (Pre-)Historia y que a buen seguro a muchos les cuesta ubicar en el espacio temporal. Empecemos por lo obvio: el Neolítico (Piedra Nueva) es la segunda gran etapa de las que dividen la Prehistoria, pues sigue al Paleolítico (Piedra Vieja). Tras esta primera división, a la Edad de Piedra le sucederán la Edad de Cobre (o Calcolítico), la de Bronce y finalmente la Edad de Hierro, coincidiendo con la Protohistoria, y dando paso, portanto a los “pueblos históricos”, es decir, aquellos que conocían la escritura.

Volviendo a la nomenclatura del periodo, establecida por primera vez por LUBBOCK en 1865, el Neolítico o “piedra nueva” hace referencia al uso de una nueva técnica, la de la piedra pulida, en contraposición a la piedra tallada del Paleolítico.

Las características principales que pueden definir el Neolítico son:

  • A nivel tecnológico: la aparición de la cerámica, el telar y el tejido.
  • En el plano económico: domesticación de plantas y animales.
  • En la dimensión social: aparición de las primeras sociedad sedentarias.

Pero veamos ya qué cambios se producen en este periodo.

El descubrimiento de la agricultura y la ganadería, no fue brusco, sino gradual y se originó en el Creciente Fértil, entre los ríos Tigris y Eúfrates (actualmente Irak, Palestina, Siria, Norte de Turquía y Norte de Irán) por ser zonas irrigadas propicias para cultivar cereales. La ganadería era de pastoreo, usada como alimento, protección o fuerza de trabajo (animales de tiro). El primer animal domesticado fue el perro, y le siguieron las ovejas, las cabras y los bueyes.

En cuanto a los avances técnicos, el pulimento de la piedra permitió crear útiles más resistentes y duros. Además introdujeron nuevos materiales como el sílex y el hueso. Aparecen en los poblados nuevos utensilios, de los que destacan los molinos de mano (ahora que cultivan el cereal deben molerlo para hacer sus papillas), el arado y la rueda. Asimismo los telares permitieron hacer tejidos para sus ropas, como confirma la aparición de pesas de telar y husos de hilado.

Seleccionaban la arcilla y le incluían desgrasantes (que no desengrasantes) como elemento de unión para ofrecer mayor resitencia y menor contracción en las piezas cerámicas. La cocían en hornos rudimentarios que podían ofrecer un ambiente oxidante (en el que la cerámica sale roja) o reductor (en el que la cerámica es gris). Como complemento también usaban la cestería para guardar alimentos.

Todos estos cambios desembocan en una transformación en las formas de vida. Es el sedentarismo lo que permite la estabilización en pequeños poblados para domesticar animales y cultivar plantas, de modo que la caza y la pesca se convierten en actividades complementarias. Por otro lado, la agricultura fomenta la expansión territorial para poseer tierras (fuente de riqueza) y el comercio, para vender los excedentes que producían.

En los poblados no encontramos tan sólo un conjunto de casa agrupadas, sino que aparecen los primeros elementos defensivos y algunos edificios públicos que se han identificado como templos. Por ejemplo, Jericó contaba entre el 10000 b. p y el 8000 b.p. con entre 2000 y 3000  habitantes en un poblado de más de 2’5 ha. De allí son las primeras murallas de piedra conservadas que cuentan con una zanja, un muro de más de 650 m. de longitud y una torre semicircular en su interior de 10 x 10 m. de altura. Esto supone una estratificación social al repartir las tareas, generalmente de modo sexual, para mejorar la organización del trabajo. Estamos ya ante una sociedad compleja, es decir, en la que hay grupos o individuos preeminentes. La nueva jeraquización social es ajena ya a la estructura interna de la familia y está por encima de todos los clanes.

Estas alteraciones en su entorno y forma de vida llevan consigo la necesidad de explicar el mundo, o lo que es lo mismo, las creencias religiosas. Si bien es cierto que hay restos que nos inducen a pensar que la creencia en el más allá es bastante anterior (desde el Musteriense con los neanderthales, para ser exactos), es ahora cuando hay una unidad en la temática religiosa que avanza conforme se extiende el Neolítico por todo el Mediterráneo. La conversión de una semilla en comida, les fascina hasta el puento de creer en unas diosas de la naturaleza, protectoras de ese ciclo vital, representadas en forma de mujeres de caderas muy anchas (por el parto= fertilidad) y pechos generosos (como alimentadoras de la vida). Son las conocidas como Venus Neolíticas.

Sin embargo, no todos estos elementos se daban siempre de forma uniforme en un mismo territorio, ni en la misma cronología. El proceso de neolitización podía pasar por diversas fases que son las que traen de cabeza a los estudiosos del tema, ya que, con cada nuevo descubrimiento, se pone todo patas arriba y la historia vuelve a dar un vuelco.

Para hacernos una idea muy general podemos decir que en el Próximo y Medio Oriente hablamos del proceso de Neolitización desde el IX milenio antes del presente, y llegará hasta la Península Ibérica en una difusión de Oeste a Este alrededor del V milenio, en lo que se conoce como Neolítico Cardial. Se trata de un Neolítico con unas formas cerámicas peculiares, del cual, hablaremos en otra ocasión.

Espero que este acercamiento a la Prehistoria no haya sido demasiado complejo y os haya ayudado a entender un poco mejor cuál ha sido la evolución social y tecnológica del ser humano. Vamos, aquello de quiénes somos y de dónde venimos. A dónde vamos, no lo sabría responder.