Alejandro Magno y el ascenso de Macedonia.

Revisando antiguos post de este blog me ha parecido muy curioso que aún no haya escrito nada sobre este personaje, que fue durante muchos años, uno de mis favoritos. Para entender su obra, y cómo fueron posibles sus logros, es imprescindible conocer algunos aspectos básicos de la situación en la Grecia del siglo IV a.C. No quiero determe demasiado en este punto, por lo que daremos unas breves pinceladas.

Durante todo el siglo IV a. C. Grecia va a arrastrar las consecuencias de la Guerra del Peloponeso, es decir:

  • crisis socioeconómica. Se destruyen campos y cultivos llevando al empobrecimiento campesino y por tanto, desciende el poder adquisitivo de la sociedad. Esto repercute en un descenso del comercio y de la artesanía, agravados por el ascenso de la piratería y por la competencia de las colonias griegas (en Europa occidental). Todo ello lleva al aumento de la mano de obra esclava.
  • crisis política: el fin de la polis. No desaparecen las ciudades, sino la polis como concepto. El primer síntoma es la sustitución del ejército de ciudadanos por el ejército de mercenarios. Se agudiza el enfrentamiento entre ricos y pobres y se sustituye la democracia ateniense por oligarquías o tiranías menores.
  • crisis del pensamiento. Se separan la filosofía y la ideología, se transforma la religiosidad basada en el panteón griego clásico al introducirse nuevos cultos. Es la época de Platón y Aristóteles.

Una vez vista la situación en la Grecia del siglo IV a. C. podemos pasar a explicar qué era Macedonia. Se ubica al norte de Grecia y para los griegos eran considerados bárbaros (es decir, extranjeros). En el siglo IV a. C. reinaba Filipo II, quien diseñó un plan para aprovechar la debilidad griega en estos momentos y conquistarla. para ello, anula la oposición interna, eliminando una parte y aliándose con la otra. Así, en el año 338 a. C. firma el tratado de Corinto por el que crea una federación panhelénica ( o sea, una unión griega) que firman todos los Estados griegos como alianza militar y que es gobernada por el consejo de Sinedrión, supuestamentamente para luchar contra los persas. Aunque supuestamente se establecía una igualdad entre los Estados, este hecho suponía la conquista de Grecia por parte de Macedonia.

Alejandro Magno (356-3323 a. C.).

Tras la muerte de Filipo II le sucede su hijo Alejandro. Su educación bajo manos de Aristóteles le influyó sobre todo en su vocación cosmopolita. Para acabar con la oposición interna en Grecia se declara protector del Oráculo de Delfos (símbolo fundamental de los griegos).Reúne sus tropas para conquistar Persia, pero al estallar una revuelta en Grecia debe volver. Ante su desaparición, en grecia se rumorea que ha muerto y algunas ciudades como Tebas, proponen la destrucción de la Liga Panhelénica. Alejandro, vuelve y sin pensarlo dos veces, destruye Tebas para acabar con la insurrección. Así podemos decir que hay dos elementos fundamentales en el primer mandato de Alejandro:

  1. la aproximación a los elementos griegos.
  2. la dureza de sus actos.

Entre los años 334 y 326 a. C. consigue casi todo su imperio. Contaba con el mejor ejército del momento y su objetivo era conquistar todo occidente. En esta época ya contaba con el Mediterráneo Oriental desde el mar Negro hasta la India y desde el mar Caspio hasta Nubia.

Fue todo un hito la conquista de Persia, más por su anterior fama que por la dificultad, ya que en el siglo IV estaba muy debilitado. Alejandro no siempre ganó por medio de la fuerza, ya que en muchas ocasiones se valió del pacto con los gobernantes locales para lograr su territorio. Alejandro no imponía nada en los nuevos territorios, por lo que la resitencia dlos pueblos a someterse era menor:

  • religión: apoyo a los cultos populares y se diviniza en vida, por influencia de los cultos orientales.
  • costumbres, sistema social y administrativo: en cada lugar se adapta a las estructiras preexistentes.
  • político: en Macedonia era rey, en Grecia era magistrado, en Egipto fue faraón…

Alejandro muere en el año 324-323 a. C dejando su imperio a sus generales (los Diádocos) y éstos a sus hijos (los Epígonos) y abriendo un nuevo periodo cultural y artístico en el mundo antiguo conocido como Helenismo.

La vinculación de la Eneida con la figura del emperador Augusto.

Eneas cargando con su padre (el pasado) y su hijo (el futuro) en la huída de la ciudad de Troya.

Eneas cargando con su padre (el pasado) y su hijo (el futuro) en la huída de la ciudad de Troya.

Es bien sabido que en ocasiones se usan libros, arte y otros soportes como medios de propaganda política. Esto no es algo nuevo, ya que en tiempos de la antigua Roma, Augusto, el primer emperador, vió conveniente aunar su figura con la del joven Eneas (fundador mítico de Roma) a través de la obra de Virgilio, La Eneida (que narra las aventuras del tal Eneas). Es un análisis demasiado profundo y complejo, de cual voy a dar unas solas pinceladas, y para ello usaré el Libro II de La Eneida.

El episodio de la aparición de Héctor a Eneas en sueños tiene lugar a mediados del libro II de la Eneida. El episodio podemos dividirlo estructuralmente en tres partes.

  • La primera de ellas (v. 267-286) contiene la descripción que Eneas hace de Héctor cuando lo ve, muy deteriorado.
  • La segunda parte (v. 287-297) relata el consejo que Héctor viene a traerle a Eneas desde le mundo de los muertos.
  • La tercera parte (v. 298-317) es una vuelta a la realidad por parte de Eneas, donde nos da una descripción del estado de la ciudad, ya inmersa en la lucha.

En la parte central, Héctor anima a Eneas a huir, le nombra portador de los cultos y penates de Troya y le dice que los llevará hasta la ciudad que fundará tras errar por el mar. Como vemos, en estos tres consejos está contenido todo el futuro de Eneas.

Este fragmento tiene la función de que el propio Héctor, anterior heredero al trono troyano, deposite en Eneas una herencia “legítima” del nombre y la estirpe troyana. Para realizarlo, ensalza la figura de Héctor, de forma que el nombramiento se dignifica,  subrayando que Héctor ya está muerto y por lo tanto no puede acceder al trono.

Sabemos que podemos identificar la figura de Eneas a la del emperador Augusto, como este mismo propició, pero nos preguntarnos si podemos asociar a Héctor con alguno de los personajes del siglo I a. C.

Las características de Héctor son las de un valeroso guerrero defensor de su patria y heredero de un trono que no llegó a ocupar de forma directa. Es el modelo del caballero honorable en contraposición a su adversario, Aquiles, que es el paradigma de una guerra sucia. Así pues, el anterior ocupante de un cargo similar al de Augusto en Roma fue Julio César, bravo guerrero que luchó junto a sus hombres de una forma honorable.

A Virgilio le interesaba recordar a César de la dinastía de los Julios, descendientes de Julo, hijo de Eneas. De esta forma, era más fácil crear lazos directos.

Las conclusiones serían:

  • Eneas no tenía ninguna relación de consanguinidad con Héctor y lo nombra heredero. Augusto no era descendiente directo de César, aunque en ocasiones lo manifieste de este modo.
  • Eneas fue nombrado por Héctor, de entre todos los troyanos para formar una nueva Roma.  César eligió a Augusto para reformar esa Roma deteriorada con la que se topó.

Este artículo no intenta sino ser un pequeño escaparate de las posibilidades y pequeños detalles que se pueden extraer de cualquier tipo de documento histórico, incluido los literarios. Sobre la política propagandística de Augusto debo recomendar el libro de Paul Zanker, Augusto y el poder de las imágenes. Y quizá en otra ocasión, os hable sobre cómo las usó en su enfrentamiento contra Marco Antonio y Cleopatra.

Mesopotamia: muy breve introducción.

Hace ya muchos años que estudié este periodo, por lo que en mí quedan son breves reminiscencias y conceptos algo lejanos, auqnue siempre interesantes. Por ello, no me he arriesgado a hacer un resumen propio del periodo y he preferido confiarlo a otros profesionales (Artehistoria), ya que era un tema que no podía faltar en este blog.

Mesopotamia está ubicada en el Creciente Fértil, entre los ríos Tigris y Eufrates, rodeada por los Montes Tagros, el Cáucaso, Anatolia, desiertos… y bañado por el mar Mediterráneo, el mar Negro, el mar Caspio y el mar Rojo. Se divide en dos zonas: la Alta Mesopotamia y la Baja Mesopotamia.

En este video se resume de forma magnífica este complejo periodo.

Os dejo, eso sí, con esta imagen de mi propia cosecha. Forma pareja con otra gemela y eran parte de una entrada colosal al palacio para protegerlo contra las fuerzas malignas:

Estatua colosal de león alado con cabeza humana. Palacio Noroeste de Assubanipal II. Nimrud. Periodo neoasirio (865 aprox.)

Estatua colosal de león alado con cabeza humana. Palacio Noroeste de Assubanipal II. Nimrud. Periodo neoasirio (865 aprox.)

Reblog this post [with Zemanta]