Entrevista a Felipe González (extracto El País)

Llevaba unos días pensando que no había escrito nada sobre la Unión Europea en mi blog cuando me encuentro con una entrevista de Felipe González publicada en el periódico español El País (9 de mayo de 2010) que trata precisamente sobre este tema y otros muy relacionados. Europa le había encargado presidir un grupo de reflexión sobre el futuro de la UE y tras 18 meses de estudio les ha presentado cine propuestas, algunas de ellas, urgentes.

Algunas de sus conclusiones son que Europa lleva cierto retraso (el dice 15ó 20 años) en el avance del proyecto común y que ahora, precisamente con la oportunidad que muestra la crisis económica, sería un buen momento para afianzar las instituciones y la política común.

Aunque os he adelantado esto, no me resisto a compartir algunos extractos de esta entrevista pues las palabras de este hombre, ex-presidente del gobierno español (1982-1996), no suelen tener desperdicio. Vamos allá:

Algunas de sus consideraciones sobre Europa:

P. ¿Estamos en una batalla entre políticos y mercados?
R. No son los mercados. Es la actuación de los agentes ligados al poder financiero. La contradicción más grande que estamos viviendo es que la operación de rescate de las entidades financieras privadas por sus propios errores se ha hecho a costa de los contribuyentes y ha desequilibrado las cuentas públicas. Los operadores en este momento denuncian el desequilibrio de las cuentas públicas provocado por la crisis financiera, más sus consecuencias, para desestabilizar los mercados. Pero simplifiquemos, a mi juicio, ya se está incubando la siguiente explosión financiera.


P. ¿De qué manera?
R. Hemos rescatado de la anterior al sistema financiero global con porcentajes altísimos de producto bruto y no se ha cambiado nada del comportamiento que nos ha llevado a esa crisis, por tanto, cual es el ejercicio del poder que reclamo, que el mercado funcione con unas reglas claras y unos controles claros, el financiero sobre todo, porque es el que ha provocado la implosión.

[…] si la economía mundial crece a un 4 % y el comercio mundial al 4,5 % y los movimientos de capital al 60 % acumulativo, algo no funciona bien. Tiene que haber un sistema de semáforo, y lo dije ya hace muchos años, que diga si crecen los movimientos de capital tres veces más que la economía real, muy bien, está financiándose el futuro y tal, muy bien. Pero a partir que crezca 4 veces mas, habrá que tener una señal amarilla y roja inmediatamente después para pararlo, no.

[…]

R. A mí me importa mucho más saber por qué en Europa el efecto de la crisis es mayor que en el lugar de su origen primigenio que es EE UU. A mi me parece que en Europa es más difícil el proceso de toma de decisiones y se ve con menos optimismo la recuperación postcrisis. Esto es lo que me preocupa. En Europa se proyecta esa crisis sobre una Europa que no ha hecho esos cambios estructurales que se comprometió hacer en el 2000 cuando detectó que perdía competitividad, que su crecimiento era demasiado pequeño, que tenía problemas demográficos graves, adaptación a la sociedad del conocimiento. Por tanto la crisis se ha producido sobre una estructura europea digamos obsoleta, distanciada de la capacidad de inserción en la economía global, esto es lo que pasa.

Y en España.

P. ¿Cómo ve que España puede salir de esta?
R. En España estábamos perdiendo competitividad durante muchos años y estábamos consumiendo lo que no ahorrábamos. Estábamos consumiendo a nivel interno en exceso de ladrillo y cemento. Digamos que ha habido dos burbujas, la burbuja que ha explosionado, que nos afecta a todos que es la financiera y una burbuja que era la nuestra, la inmobiliaria, esos dos efectos encadenados han puesto de relieve que nuestro modelo productivo tiene que adaptarse y cambiar rápidamente con elementos añadidos a los que tienen que hacer otros. Pero la competitividad alemana en la economía global también ha decaído. En la economía europea no, pero en la global también, por tanto el mensaje es para todos. Podríamos decir, lo hicieron bien los suecos, lo hicieron bien los daneses, lo hicieron bien los finlandeses, pues si, pero no por la aplicación de la estrategia de Lisboa, sino por su propia convicción previa a la estrategia de Lisboa de la necesidad de adaptación.

[…]

P. ¿Algunos economistas han propuesto un ajuste durísimo y un recorte salarial de hasta el 20 %?

R. Sin duda hay que hacer un ajuste repartido. Pero por qué del 20%, en base a qué, porque no el 20 % mas
de productividad por horas de trabajo, porqué no invierten la oración, porque lo que no podemos hacer en la economía global es competir por salarios bajos. Competir a la baja salarial no le va a dar a Europa ningún margen de ventaja si quiere mantener la cohesión social. Pero si quiere liquidar la cohesión social y hacer un modelo Singapur, indio, pero creo que esto no es el propósito. El propósito es ganar valor añadido creciendo la economía y sostener la cohesión social. ¿Vamos a competir, con qué?, con un país emergente como Brasil por salarios baratos. Esto está fuera de toda perspectiva razonable.

Tras estas valoraciones dejaré que cada uno saque sus propias conclusiones.

Anuncios

El Congreso de Viena (1815)

Al igual que la revolución francesa marca el inicio de la historia contemporánea, el Congreso de Viena (1815) va a marcar un antes y un después, es el periodo de la Restauración.

La Restauración es un movimiento que se da en Europa a principios del siglo XIX que pretende la reposición en el trono de un rey destronado o del representante de una dinastía derrocada. Podemos datar su inicio en 1815 con el Congreso de Viena y su fin en 1848 con el triunfo de las sublevaciones del modelo liberal-burgués.

Metternich, representante de Austria en el Congreso de Viena.

En el Congreso de Viena se reúnen, entre otras, las potencias vencedoras de Napoleón -es decir, Gran Bretaña, Rusia, Austria, Prusia- y la propia Francia.

Tienen lugar varios encuentros. Con la Primera Paz de París, colocan a  Luis XVIII en el trono francés. En el propio Congreso de Viena tratan temas de fronteras. Por la vuelta de Napoleón durante cien días tiene que celebrarse la Segunda Paz de París y finalmente, firman la Santa Alianza. Este pacto acuerda defender los principios del cristianismo, conforme a un tratado elaborado por el zar ruso Alejandro I, cuyos signatarios iniciales fueron: Austria, Prusia y Rusia. Gran Bretaña se muestra contraria a la intervención en países en revolución y  el Papado afirma que es un documento deísta no representativo de la verdadera fe, por lo que ninguna de ellas no participa. Gran Bretaña, propondrá entonces la creación de la Cuádruple Alianza (Gran Bretaña, Prusia, Rusia y Austria).

El Congreso de Viena tiene como principios teóricos: el legitimismo, la responsabilidad internacional de las potencias, el debate de conflictos mediante congresos (en lugar de la  guerra) y la intervención.

  • LEGITIMISMO: defendía la licitud de las monarquías absolutas, ya que éstas eran de origen divino, en contraposición de los ideales liberales.
  • RESPONSABILIDAD INTERNACIONAL DE LAS POTENCIAS: los estados del Congreso de Viena pensaban que las insurrecciones eran “contagiosas” entre países fronterizos, por lo que las potencias tenían responsabilidad unas frente a otras.
  • CONGRESOS: los teóricos de la Restauración defendieron los Congresos como medio de resolución efectivo en lugar de las guerras, sin embargo, este principio se contradice con el siguiente.
  • INTERVENCIÓN: los países hegemónicos, por esa responsabilidad que se habían adjuducado a sí mismos, tener el poder de intervenir con el ejército y sus tropas en países donde corriera peligro la estabillidad monárquica.

A estos principios teóricos se suma un nuevo reparto del territorio europeo, con el cual, van a perseguir dos objetivos básicos:

  • ampliar los territorios de los países vencedores de Napoleón.
  • bloquear territorialmente a Francia con la creación de varios “Estados tapón” a su alrededor.

En este power-point de Luis José Sánchez Marco se explica perfectamente todo el proceso de los cambios territoriales.

Este tema es muy extenso y conocemos muchos datos acerca de él, protagonistas, textos de la época, consecuencias, países secundarios, etc., pero de momento nos conformaremos con este primer acercamiento.

Las alianzas de la “Gran Guerra” o Primera Guerra Mundial

Un tema tan importante como éste aún no lo había tratado en mi blog. Realmente no sé porqué, porque es un tema que me gusta bastante, a pesar de que nunca me ha apasionado la historia bélica (contar batallitas y los tipos de aviones, tanques, el modelo de submarino usado, etc.) Lo que aquí voy a explicar es cómo surgen las alianzas previas al estallido del conflicto, lo que se ha conocido como el periodo de “La Paz Armada“.

En el periodo previo al estallido de la guerra, es decir, desde 1870 hasta 1914, el mundo estaba dividido en bloques de alianzas que el canciller alemán Bismarck se había cuidado de tramar para cubrirse las espaldas y dejar aislada a su eterna enemiga (Francia). De esta manera, hasta 1890 (momento de su caída por el acceso al trono imperial del káiser Guillermo II) traza diversos pactos, estructurados en tres sistemas, que le aseguran aliados.

Otto Von Bismarck, canciller alemán.

Otto Von Bismarck, canciller alemán.

El primer sistema es la Entente de los Tres Emperadores (1873), por la que se unían los llamados imperios centrales de la Europa decimonónica: Alemania, Austria- Hungría y Rusia.

En el segundo sistema incluye la Doble Alianza (1879), entre Alemania y Austria-Hungría, y le suma la Triple Alinza (Alemania con Austria-Hungría e Italia) en 1882, y en 1881 renueva la Entente de los Tres Emperadores.

El tercer sistema data de 1887 y comprende dos pactos. El primero de ellos es el Pacto Mediterráneo por el cual, a instancias de Bismarck se unen Austria- Hungría con Gran Bretaña, Italia y España. El segundo pacto  es el Tratado de Reaseguro por el que fortifica la unión entre Rusia y Alemania. Sin embargo, ser a la vez aliado de Austtria y de Rusia requería una gran habilidad política, pues estaban enfrentadas por las cuestiones de los Balcanes (Rusia apoyaba a Serbia que pretendía anexionarse territorios del Imperio Austro-húngaro para formar “La gran Serbia”). Por ello, cuando desaparece Bismarck del panorama político, se abandona este acuerdo ruso-alemán.

Los franceses no desaprovecharon la oportunidad y en 1894 forman la alianza franco-rusa. Parecía políticamente imposible que la república Francesa, considerada radical en su época y el imperio zarista, autocrático y reaccionario, encontraran puntos en común. Así el continente europeo quedaba dividido en dos bloques: alemán-austríaco-italiano y franco-ruso; y todos ellos compartían su recelo ante los británicos, pues no olvidemos que era la mayor potencia colonial y el mayor poder naval, y durante mucho tiempo se habían vanagloriado de su aislamiento.

La relaciones de Inglaterra con Francia y Rusia eran pésimas, especialmente por los conflictos coloniales (en Fashoda -Sudán- con Francia; y en Asia con Rusia). Todo parecía favorable a que, en caso de unión, se decantara por las potencias centrales. Sin embargo, Alemania comenzó a construir una marina de guerra y su importante desarrollo industrial sumado a su interés tardío por el expansionismo imperialista (recordemos que mientras el resto de las potencias se repartían África y Asia, Alemania estaba en pleno proceso de unificación), le hizo chocar, en primer lugar con Gran Bretaña, pero seguida de su archienemiga Francia.

En 1902 el gobierno inglés decide salir de su ailamiento político y firma un acuerdo con otra potencia en expansión, el Japón meiji, para poner freno a Rusia en Asia. Pero el viraje definitivo se da en 1904 cuando Francia y Gran Bretaña deciden olvidar los acontecimientos de Fashoda y los franceses reconocen la ocupación de Gran Bretaña en Egipto y los ingleses la de sus colegas en Marruecos. No hubo un acuerdo esplícito, sino un buen entendimiento, que es lo que se ha llamado la Entente Cordiale.

Tras esto, los franceses, inmediatamente, intentaron reconciliar a sus aliados y aprovechó la coyuntura. Los rusos tras su derrota ante los nipones (guera ruso-japonesa 1904-05), se mostraron dóciles y los inlgeses estaban cada vez más recelosos de los alemanes, así que en 1907 resolvieron sus diferencias en un convenio anglo-ruso.

Así la Triple Alianza (1882, Alemania, Austria-Hungría e Italia) se encontraba ante sí una Triple Entente (1907, Francia, Rusia, Gran Bretaña) más nueva, aunque era más imprecisa ya que Gran Bretaña se negaba a adquirir compromiso militar formal.

Así, tras una serie de crisis internacionales (Marruecos, Bosnia Herzegovina y las dos guerras balcánicas) se llega al detonante de la guerra: el atentado de Sarajevo, a partir del cual se ponen en marcha estas alianzas militares, aunque Italia, no cumplirá su parte, y tras mantenerse un año como neutral, en 1915 se unirá a los aliados para luchar en la frontera alpina contra Austria-Hungría. Pero eso, os lo contaré en otro momento.

Conflictos previos Primera Guerra Mundial

El Paleolítico Superior (40.000-10.000 b.p)

Ya hemos hablado en otras ocasiones sobre algunos aspectos de la Prehistoria para aclarar un poco este confuso periodo. En esta ocasión nos vamos a centrar en el Paleolítico Superior, es decir, el último periodo del Paleolítico y justo el anterior del Neolítico (a no ser que contemos con el Epipaleolítico, pero no vamos a entrar en detalles para no confundir a los ajenos a esta Ciencia).

Este periodo inicia con la aparición del hombre moderno (el Homo Sapiens) que se da entre el 40.000 b. p. y el 35.000 b. p. (os recuerdo que “b. p.” signnifica “before present”, es decir, antes del presente). En este periodo, el Homo Sapiens coloniza Europa de Este a Oeste , teniendo los últimos restos de Neanderthal (el que convive algunos miles de años) en Granada en el 33.000 b.p. por ello, encontramos dos oopciones en el mundo Neanderthal en el Paleolítico Superior:

  • los que no se dejan influir por los sapiens y continúan con su industria de tipo Musteriense.
  • los que se influyen por los sapiens y realizan industrias de tipo Chatelperronienses.

Regionalidad y Cronologías.

Existen diferencias entre los datos de Francia (aplicables a Europa occidental) y el próximo Oriente, debido a que ahora, a diferencia de tiempos más remotos, los cambios industriales son más rápidos y los grupos tecnológicos más pequeños. basandonos en los restos franceses podemos establecer la siguiente periodización:

Paleolítico Superior Inicial (42.000-22.000 b.p.)

  • Perigordiense: Chatelperroniense (neanderthal) y Gravetiense (sapiens)
  • Auriñaciense

Paleolítico Superior Medio (22.000-10.000 b.p.)

  • Solutrense
  • Magdaleniense

Cambios tecnológicos

Aparece el uso de diferentes soportes, con más materias primas (hueso, hasta, marfil, arcilla…) y técnicas más complejas gracias a nuevas habilidades motoras. Existe una concepción previa del objeto y todo ello origina nuevas tipologías: azagayas, arpones, piezas compuestar como el raspador-buril, collares, etc. y a veces incluso presentan un acabado artístico.

Cambios de subsistencia y de hábitat

Se da una una especialización en determinadas especias animales como recurso principal, lo que produce un decrecimiento demográfico de fauna. Aparecen elementos como silbatos y flautas que hacen pensar en una posible predomesticación.

Los hábitats son diferentes según la región. En el sur de Francia y en Cantabria habitan en cuevas y abrigos, mientras que en la zona del mar Negro aparecen cabañas excavadas al aire libre. Estas cabañas eran alargadas o circulares, estaban cubiertas de pieles y construidas con huesos de mamut.

Cambios en la muerte y el arte

En este aspecto hay cambios muy significativos. Encontramos más de cien tumbas con ajuar, algunas individuales, otras dobles o múltiples. También en este caso encontramos diferencias regionales pues en España y Francia se ubican también en cuevas y abrigos y en la estepa se ubican al aire libre.

El rasgo definitorio del hombre moderno podría ser su capacidad intelectual a través del lenguaje (del cual no tenemos restos materiales que evidencien su aparición) y del arte. Los temas del arte del Paleolítico Superior son sobre todo, animales, con renos y ciervos,  mamuts, osos y otros de segundo orden como pájaros, serpientes, peces, etc. El ser humano es representado en su vertiente femenina como una venus de grandes pechos y caderas, sin pies y con el cabello sobre el rostro. También aparecen híbridos como hombres-caballo, hombres-pájaro, etc. El repertorio temático paleolítico incluye motivos como manos o símbolos abstractos como bastoncillos (representando el sexo masculino) y círculos (representando el sexo femenino).

Encontramos dos tipos de arte:

  • rupestre: representado enlas paredes de cuevas y abrigos. Sus técnicas son la pinturas y el grabado.
  • mueble: realizado en pequeños objetos. Sus técnicas son la pintura, el grabado, el relieve, el recortado y el pulidio.
Cueva de Altamira. España. Arte Paleolítico Superior.

Cueva de Altamira. España. Arte Paleolítico Superior.

Con la llegada del Holoceno (10.000 b.p) el hombre realiza nuevas conquistas tecnológicas con el “paquete neolítico“, con cambios en tres sentidos:

  • a nivel tecnológico: aparición de la cerámica y el telar.
  • a nivel económico: desarrollo de la agricultura y la ganadería.
  • a nivel social: aparición de las primeras sociedades sedentarias que abren paso a los Estados primitivos.