Thorvaldsen: escultor neoclásico danés

Seguimos con nuestra cruzada particular para sacar a la luz a los secundones de la Historia o de la Historia del arte. Este autor, es medianamente conocido, pero quedó muy ensombrecido por la figura del italiano Antonio Cánova.

La información que encontramos de este escultor en la red es bastante escasa. Nació en Copenhague (Dinamarca) en 1770, hijo de una familia humilde. Viajó con 27 años a Italia a estudiar arte, donde conoció a Antonio Cánova y recibió gran influencia de él. Allí permaneció durante más de 40 años.  Fue un artista prolífico y con numerosos encargos en la época desde Lord Byron hasta el papa Pío VII. A partir de 1838 se piensa que volvió a Copenhague, donde comenzaron a construir el museo que lleva su nombre entre 1839 y 1848. El escultor no lo pudo ver terminado ya que falleció en 1844.

Su Obra:


La obra que le hizo famoso y le dio reconocimiento mundial fue Jasón y el vellocino de oro (1803). Fueron muchos los títulos sobre mitología clásica los que nos legó: Venus, Amor y Psique, Gamínedes (con varias versiones), Mercurio, etc.

Retrató a numerosos personajes como a los citados arriba, además de Copérnico sedente y Josef Poniatowski (Varsovia, Polonia) y Johanes Guttemberg (en Mainz, Alemania).

De temática religiosa destaca el Cristo Resucitado que hizo para la Iglesia de Nuestra Señora de Copenhague (Vor Fur Kirke) y algunos de los apóstoles.

De las características de la escultura de Thorvalsen podemos decir que, además de recoger todos los postulados neoclásicos (imitación de los modelos clásicos, luz homogénea, armonía, equilibrio: composiciones triangulares, preferencia por el cuerpo humano, uso de materiales nobles -mármol y bronce-, etc.) podemos decir que destaca por sus finos acabados, por la estilización de sus figuras y la formalidad de sus composicones.

Actualmente sus obras están repartidas por numerosos museos, siendo el principal el Museo Thordvalsen de su ciudad natal (que recoge su colección de esculturas antiguas y algunas obras, más sus restos yacentes en el patio del edificio). Le sigue el Museo del Hermitage (Moscú) con 5 esculturas y el Louvre (París) con dos esculturas.

Como dato curioso podemos decir que en el Central Park de New York hay una copia del autorretrato de Thordvalsen.

Concurso de 1401: las puertas del Baptisterio de Florencia

De todos es conocida la vitalidad artística que rebosabada en Florencia en el Renacimiento. A inicios de ese nuevo fenómeno cultural, conocido como Quattrocento, concretamente en 1401, se convoca una competición para realizar las segundas puertas del baptisterio de Florencia (las primeras las realizó Andrea Pisano). El tema era el sacrificio de Isaac y debía ser realizado en un cuarterón de bronce con los bordes lobulados. Entre los finalistas, destacaron:

  • Ghiberti
  • Brunelleschi
  • Jacopo della Quercia

Sin embargo, la decisión final quedó entre los dos primeros. Jacopo della Quercia fue el primer escultor florentino en realizar escultura para ser vista desde todos los ángulos y trató el cuerpo humano en toda su plenitud. Realizó los relieves sobre el génesis en el Portal de San Petronio (Bolonia).

Portal de San Petronio, Bolonia; Jacopo della Quercia

Lorenzo Ghiberti fue elegido ganador. En Ghiberti la disposición del paisaje y de las figuras crea una sugerencia espacial nueva que, en el caso de Brunelleschi, se convierte, como se ha notado, en una construcción espacial de nuevo signo. No obstante, una formulación coherente del nuevo sistema de representación no se producirá en el relieve hasta algo más tarde.
La obra de Ghiberti mantiene el enmarcamiento de tipo tradicional. La composición conserva elementos del gótico internacional, como la curva que describe la figura de Abraham y la forma acartonada del paisaje, junto con innovaciones clásicas como es el volumen y modelos utilizados en las demás figuras.Tras realizar estas Segundas puertas del Baptisterio de Florencia (sacrificio de Isaac); se le encargaron también las terceras (llamadas por Miguel Ángel “Puertas del paraíso” por considerarlas de gran perfección) en las que logra una sensación de perspectiva fascinante, hasta el punto de influir en el gran Donatello.

Sacrificio de Isaac, de Lorenzo Ghiberti

Sacrificio de Isaac, de Filippo Brunelleschi

Brunelleschi, tras fracasar en el Concurso de 1401 y se reorienta hacia la Arquitectura y será conocido por ser el creador de la Catedral de Florencia, Santa María dei Fiori (Santa María de las Flores) más conocida como Il Duomo (es decir, “la Catedral”, como única). Para mí, uno de los más fascinantes monumentos por su cuidado exterior.

 

 

 

Salero más famoso del mundo (Editado)

La sal surge de la unión de la Tierra y el mar, de modo que Benvenuto Cellini, magnífico escultor y orfebre, realizó para el rey francés Francisco I este singular salero. En él se representa a Anfitrite –la Tierra- y a Neptuno –dios griego del mar-. La pieza se conserva en el museo de Viena.

Edit: Aquí teneis la imagen prometida. Gracias por vuestro interés