La Gran Sultana

Imagen

La Gran Sultana

Teatre Garou estrena la obra “La Gran Sultana” de Miguel de Cervantes el Viernes 13 de enero a las 22:00 horas y el sábado 14 de enero alas 21:00 horas en el CCC L’Escorxador de Elche.

El precio de las entradas es de 5 € y se pueden consegir contactando por correo con el grupo a través de la dirección teatregarou@hotmail.com

Esta actuación está dedicada a nuestro compañero y amigo José Luis Palazón Lorente (1981-2011).

 

Sobre la obra literaria de “La Gran Sultana”.

La pieza de La Gran Sultana fue escrita por Miguel Cervantes de Saavedra en 1615 en los últimos años de su vida y califica esta comedia como “nunca representada”. Y lo era, y lo siguió siendo durante muchos siglos. Esto es debido a lo arriesgado del conjunto literario ya que “La Gran Sultana” es un alarde de modernidad. Esta modernidad de la obra la vemos en tres aspectos básicos.

El primero de ellos es el canto a la tolerancia que nos ofrece el tema central de la obra – el amor entre un sultán islámico y una dama cristiana-. La tolerancia también la vemos en las relaciones del resto de personajes: los sirvientes del Sultán, son un islámico y un cristiano; se da una profunda relación entre el cadí islámico y el preso cristiano al que juzga  (Madrigal), hay dos cautivas cristianas en la corte del turco, etc. El asunto de la tolerancia entre culturas, no podemos negar que es un tema de rabiosa actualidad.

El segundo rasgo de modernidad lo encontramos en la fuerza del personaje femenino central – la sultana- que con su voluntad logra cambiar las ideas del dirigente de un país, logra salir beneficiada y beneficiar a los suyos. Cabe destacar que esto se da en el contexto de un harem en la Corte del turco con una fuerte presencia masculina. En este caso, la defensa de la igualdad en la toma de decisiones y en los papeles dentro de la sociedad es un tema totalmente contemporáneo en las sociedades occidentales, y mucho más en las sociedades islámicas donde el movimiento feminista se está empezando a desarrollar.

El tercer rasgo de modernidad lo observamos en el guiño a la homosexualidad de uno de los personajes – el cadí de Estambul y sus “coqueteos” con muchachos más jóvenes que sale a relucir en sus conversaciones con Madrigal-, y hasta el propio sultán al elegir a Lamberto (travestido de mujer como Zelanda) entre todas las mujeres de harem.

Esta modernidad de la que hablamos es la razón de que esta obra del repertorio clásico español, del aclamado “Siglo de oro”, haya sido escasamente representada y hubo de esperar a 1992, en el contexto del V Centenario del Descubrimiento de América y el encuentro de culturas, para ser representada sobre las tablas madrileñas.

Otro de los valores de esta obra es la perfecta conjunción de comedia y drama en una misma pieza. La comedia está construida a base de tres “microcosmos” dramáticos—el Sultán y Catalina de Oviedo,  el amor cautivo de Zaida (Clara) y Zelanda (Lamberto), y el chocarrero Madrigal, encarnando la figura del pícaro—. Cervantes astutamente aúna estos tres microcosmos en el espacio del harem, donde la heterogeneidad se anula.

I Certamen Nacional de Teatro Amateur de Elche

Para los amantes del buen teatro.


Llega un nuevo año y hay que comenzar a hacer planes y llenarlos de buenos propósitos. Uno de ellos, puede ser apoyar la cultura. Por ello, un magnífico plan para los sábados por la noche de enero y febrero sería acudir a las representaciones  teatrales incluidas dentro del I Certamen Nacional de Teatro Amateur de Elche, que se realizaran en la Sala Cultural la Llotja (Altabix) a las 22.00 horas.

Varios grupos ilicitanos (*) se han lanzado a la piscina para organizar este evento en época de crisis, y han logrado el apoyo de las instituciones (Institut Municipal de Cultura, Sala Cultural de la Llotja y Universidad Miguel Hernández), así como de empresas como Alife, Mario Impress y Marco Creativo.

En dicho certamen (es decir, concurso con premios) se han seleccionado grupos de teatro amateur de toda España para que vengan a mostrarnos teatro de calidad. Son cuatro los grupos participantes (Menecmos de Madrid; Las Bernardas de Valladolid; Almadraba de Alicante; y Entre Medias de Ciudad Real) y un grupo encargado de la clausura del acto Carabau (Valencia).

La primera de las actuaciones será “Balas sobre Broadway“, del grupo Menecmos el día 22 de enero. Se trata de una comedia de Woody Allen sobre un autor teatral del New York de los años veinte.

El 29 de enero el grupo Las bernardas nos traerán una noche de humor ácido con la obra “Atra bilis” una original comedia que transcurre en la noche de un velatorio.

La siguiente representación es el 5 de febrero en la que el grupo Almadraba nos deletirá con su “Desmontando a Shakespeare“, una delirante obra en torno a los principales fragmentos de este autor interpretada por tres actores.

Cierra la sección de concurso el 12 de febrero un magnífico clásico “Antígona 2010” en una versión muy visual del grupo Entre Medias interpretada por un conjunto de mujeres encerradas en una celda.

Carabau llevara a cabo el acto de clausura del certamen con la obra de clown “En pie de guerra” el día 19 de febrero. Esta última es una parodia sobre los momentos bélicos de la humanidad, ejecutada con ligereza y humor.

Espero que este artículo sirva para abriros el gusanillo y decidáis no perderos estas magníficas obras por tan sólo cinco euros. las entradas las podéis conseguir anticipadamente en la taquilla del Gran Teatro, la Escuela de Artes Virtual y una hora antes en la misma taquilla de La Llotja.

(*) Los grupos organizadores son: Tardis Teatro, Calandraca, Virtual Grupo Teatral, Taintantos, Nostre Teatre de Asprellas, Teatre Garou y la Baranda. Además se ha contado con la colaboración de la Federació de Teatre Amateur de la Comunidad Valenciana.

Elche en el medievo: una visión actualizada

Las excavaciones desde 1997 en la ciudad de Elche nos han aportado diferentes datos que permiten reconstruir de forma parcial la urbanística del municipio en época medieval. La fundación del actual núcleo urbano está relaciona con el traslado de población desde el yacimiento de la Alcudia, que tiene demostrada su pervivencia hasta el siglo VIII d. C. No obstante, los primeros indicios de vida en el núcleo son del siglo X, con lo cual, no sabemos qué sucede con la población en ese intervalo de dos siglos.
Existen diversas teorías, desde un doblamiento disperso en alquerías a la ocupación del yacimiento conocido como El Castellar de la Morera (cerca del Pantano de Elche) con restos de población de los siglos VII- VIII y con unas murallas del siglo X – XI.
Los primeros restos en Elche, propiamente dichos, son materiales encuadrables en la segunda mitad del siglo X (época califal) y las viviendas encontradas en las excavaciones realizadas en el Palacio de Altamira de finales de esa misma centuria. Por tanto, sabemos que a principios del siglo XI la ciudad ya existe, no sólo por las pruebas arqueológicas, sino por las regencias escritas que nos deja el geógrafo Al’ Udri, al decir que el rey de la taifa de Denia, Mûyahid Al Amîrî, conquistó Elche y Orihuela en el año 1038. Un poco posterior es la cita del viajero Al Idrisi, que la define como una ciudad amurallada asentada en el llano, con un canal que la atravesaba y portaba agua salobre para los mercados (zocos) y los baños (unos visitables en el actual Convento de Las Clarisas y dos posibles en la calle Mayor nº 33 –intramuros- y otros en la calle Trinquete –extramuros- .) También contaba con una mezquita aljama (probablemente bajo la actual Santa María), un cementerio (cerca del camino de Alicante), varios hornos y testares…
Pero volviendo a la muralla, diremos que está construida de tapial. En época almorávide se construye una torre del homenaje exenta (en el Palacio de Altamira) y la puerta monumental de 8 m de luz y 3’4 m de anchura, en un cubo de tapial junto a dicha torre. Consta de una bóveda de cañón con un alfiz a soga y tizón de ladrillo. La construcción de un muro paralelo al de época califal por el Este, permite el acceso desde el río. Además se refuerza la muralla califal con cuatro contrafuertes. Tras este pasillo de 13 m, una nueva puerta al Este da ya el acceso directo a la ciudad.
En cuanto a la torre del Homenaje, sólo la base es islámica, ya que en época cristiana se recrecieron las otras dos plantas de las que consta en la actualidad. Se tuvo la oportunidad de excavar 70 m lineales de la muralla, lo que permitió descubrir el foso que discurría en paralelo a la misma por la zona norte (frente a les Cases de la Mare de Déu –esos “pedruscos” junto a la fuente del Palacio), que parece datar del siglo XII.

De época almorávide es también el monumento citado por las fuentes como “más inexpugnable” de la ciudad desde época islámica hasta que la muralla pierde su funcionalidad. Estamos hablando de la Torre de La Calahorra. Ha sufrido muchas transformaciones, por lo que actualmente, es difícil imaginar cómo fue. Originalmente era más alta, pero los terremotos del los siglos XVII y XIX destruyeron sus pisos superiores. Una nota previa: una calahorra es una torre con función defensiva, exenta y algo adelantada de la muralla, para defender los accesos o puntos relevantes. Pues bien, ésta, está rodeada por un foso al Este y otro al Oeste, y hay evidencias de lo que podría ser un lienzo de la muralla delante de la torre. Es decir, nos encontramos con un foso extramuros y otro intramuros, que además se encuentra protegido por un lienzo de muralla, por lo que algunos autores lo explican por la existencia de un puente levadizo que uniera el interior de la Calahorra con la ciudad. De hecho, en algunos textos es citado como un “fuerte” por lo que quizá su estructura sea aún más compleja de lo que aquí aventuramos.

En la zona del Ayuntamiento se descubrió un antemural también de época almorávide, que estaría unido al lienzo del siglo XI por una serie de tirantes y adosado a la torre de la zona, formando una plataforma de 4 m de anchura.
En la parte occidental, es decir, la ladera del río, se crea una línea adelantada que engloba los maltrechos restos de la fase anterior. Recordemos que, por la orografía propia del lugar, en esta zona no es necesaria la construcción de un foso y por ello, no existe.
En época almohade hay pocas transformaciones. Cabe destacar la construcción de una alberca y una gran cisterna que inutilizan la puerta monumental junto al río y la realización de dos galerías subterráneas con entrada desde un pozo, una hacia el norte y otra hacia el sur.
De época bajomedieval (mediados del siglo XIII – XIV) sólo contamos con una muralla adosada a la Torre del Homenaje. De estos momentos es también el Alcàsser de la Señoría (actual Palacio de Altamira), pues no tenemos constancia de que anteriormente estuviera cerrado por el Este y es ahora, con la conquista por parte de Jaime II cuando se cita como tal por primera vez.
A todas estas aportaciones debemos sumar, las descripciones que nos dejó Cristóbal Sanz de la ciudad en 1621. Sanz afirmaba que constaba de muralla almenada realizada en tapial, de ocho torreones y dieciséis torres pequeñas en la muralla y ocho más en la barbacana (que no se ha encontrado aún).
Por el momento quedan bastantes interrogantes que se podrán resolver con la excavación de la zona sur, para obtener más datos y de los arrabales con los que contaba la ciudad, para conocer mejor su extensión y evolución urbanística.

NOTA: la información ha sido recensionada de la publicación de LÓPEZ SEGUÍ, E. et al.: Elche Medieval: La Evolución De Su Sistema Defensivo. (II Jornadas de Arqueología Medieval, Alicante, 2004).