El dogma y los pilares básicos del Islam

Dije en 2007 en la entrada sobre la mezquita islámica:

“Dejaré pendiente para la próxima vez, tratar los pilares básicos del islam y sus dogmas, para acernarnos a conocer mejor y comprender las costumbres de esta cultura vecina que tantos progresos nos aportó.”

Creo que ya va siendo hora, ¿no? He de confesar que el mundo del Islam me comenzó a fascinar en el último curso de la carrera, gracias a una profesora de Arqueología medieval que es una de las mejores especialistas de la península. Me parece importante comprender los dogmas del islam y sus pilares porque, a trvés de ellos, conoceremos mejor la cultura islámica y evitaremos prejuzgar desde el desconocimiento. Os pido algo de paciencia y atención, porque al incluir la terminología en árabe, alguno se puede perder, pero creo que es imprescindible ponerla.

Los dogmas están recogidos en la sharia (ley islámica) que está basada en el Corán y en la Sunna.

  • El Corán: es el libro revelado por Dios, que trata de un código jurídico que incluye una guía de la vida cotidiana.
  • La Sunna: es la tradición que compila una serie de relatos cortos (hadit) atribuidos a Mahoma, en los que aconseja sbre la vida cotidiana, íntima y social.

La interpretación de la Sharia que hacen los juristas islámicos se llama fiqh, es decir, el derecho islámico.

Los dogmas consisten en la creencia de Dios, a través de la profesión de fe: “no hay más Dios que Alá y Mahoma es su profeta“, que no es más que una defensa o reafirmación contra el politeismo y contra la Trinidad Cristiana (Dios Padre, Dios Hijo y el Espíritu Santo). El Dios islámico es creador de todo bien y todo mal (es un Dios dual basado en los Yinns (o genios) de la religión preislámica, que eran genios del Bien y del Mal). Es también un Dios legislador, pues prohíbe y ordena. Los islámicos creen también en los profestas (de hecho para ellos Jesús es un profesta más entre el resto) y en los libros revelados (la Biblia y el Talmud, que es el libro de los judíos), en los ángeles y en el Juicio Final, por el que los hombres irán al infierno o al Paraíso.

El Islam se asienta en cinco pilares que todo musulmán debe cumplir:

NOTA: Los podéis encontrar en otros lugares transcritos de otra forma, pero son los mismos)
  1. Sahada: profesión de fe (explicada arriba).
  2. Salat: oración. Cinco veces al día y los viernes rezo colectivo en la mezquita.
  3. Zakat: limosna obligatoria para dársela a los pobres.
  4. Sawm: ayuno en el mes del ramadán para la purificación.
  5. Hajj: peregrinación, al menos, una vez en la vida, a La Meca.
La Meca con miles de musulmanes girando a su alrededor

La Meca con miles de musulmanes girando a su alrededor

La Yihad no es uno de los cinco pilares del Islam y hay cierta confusión con respecto a este término, en parte, por su mal uso en los medios de comunicación. Yihad significa esfuerzo, lucha, en dos sentidos. Por un lado, se refiere a la lucha espiritual del día a día de cada individuo para purificar su alma. Por otro, significa la lucha física, que no es obligatoria y actualmente es conocida como “Guerra Santa”. En este artículo se explica mucho mejor.

No olvidemos, que estos preceptos quedaron establecidos a lo largo del siglo VII, es decir, en la Alta Edad Media (video de la Alta Edad Media europea aquí). Si comparamos con lo precptos que imperaban en la religión cristiana en la misma época, veremos que son muy similares, incluso, en el término de la Guerra Santa. El problema, a mi entender, es intentar aplicar en pleno siglo XXI, ideologías de épocas tan remotas (por una y otra parte) que producen importantes anacronismos con sus respectivas sociedades.

Anuncios