El obsoleto sistema de la ONU

En la Conferencia de San Francisco se creó la ONU con el objetivo de mantener de la paz tras el fracaso de la Sociedad De Naciones. En 1948 tuvo uno de sus mayores éxitos con la creación de la “Declaración Universal e Derechos Humanos” con el propósito de que fuese cumplida y respetada por todos los países.
Sus órganos generales son la Asamblea general, el Secretario general, el Consejo de Seguridad y el Consejo económico y social.

La Asamblea general de la ONU está formada por todos los países miembros y emite recomendaciones, condenas y sanciones, cuyas resoluciones tienen carácter vinculante ( no obligatorio). Por lo tanto, muchas potencias no siguen sus instrucciones. Entre sus funciones está nombrar al secretario general y a los miembros no-permanentes del consejo de seguridad.
El Consejo de Seguridad de la ONU está formado por 15 países de los cuales 5 son miembros permanentes (vencedores de IIGM -EE UU, Inglaterra, Francia y URSS -y China se incorporó con la República Popular de MAO, 1971) con derecho a veto y otros 10 miembros no permanentes elegidos por Asamblea general. En este caso, las resoluciones deben ser cumplidas so pena de sanción económica, o intervención militar de los cascos azules.

El Consejo Económico y Social consta de 18 miembros y coordina: UNICEF, OIT, FMI, OMS, la UNESCO y otras organizaciones similares. En definitiva, es un órgano de relleno.

Por tanto, el organismo que representa nuestras democracias es restrictivo y poco representativo, ya que el órgano formado por todos los países no tiene poder a efectos reales y el órgano con posibilidad de imponer sus criterios está formado por unos pocos. De ellos, algunos son fijos y además poseen derecho a veto (es decir, que si votan en contra paralizan una decisión). Por último, su éxito con los derechos humanos es relativo, pues todavía no son reconocidos en muchos países y no se cumplen en muchos otros.

A modo de conclusiones:

Es necesario reformar la ONU para su democratización, legitimación y fortalecimiento con objetivo de evitar una superpotencia.

Actualmente se debate sobre utilidad del intervensionismo humanitario por el creciente papel de OTAN en actuaciones no aprobadas por el Consejo de Seguridad de la ONU

Podemos entender el intervensionismo para mantener la seguridad en país no afectados (lo cual no deja de ser un remake de la Doctrina Truman “les ayudamos para ayudarnos”)

La propaganda de guerra convierte los acontecimientos en una “guerra invisible” no aparecen los muertos occidentales en medios de comunicación para mantener apoyo de opinión pública, ya que en la guerra de Vietnam hubieron de retirarse por este asunto.

En definitiva, un órgano obsoleto que sirve como intrumento de poder y control de unos pocos estados sobre el reto del mundo.

Anuncios