Santa Maria del Fiore (Florencia): Il Duomo

Esta bella catedral fue durante muchos años mi favorita (ahora dudo entre varias más). Me cautivó de ella su simplicidad decorativa, pero su complejidad constructiva. Es la tercera catedral más grande del mundo (por detrás de San Pedro del Vaticano y San Pablo en Londres)- según su propia web, aunque en Wikipedia afirman que es la quinta (por detrás también de Sevilla y Milán), aunque en su época fue la más grande construida hasta el momento. Mide 153 m. de largo, 90 en el crucero, y desde el suelo hasta el final de la linterna mide otros 90 metros.

La primera piedra se puso en 1296 y se finalizó la obra en el año 1436, año de su consagración como templo católico.

Es un templo de cruz latina, dividido en tres naves por pilares fasciculados, con crucero poco pronunciado y ábside semicircular, que alberga  cuatro capillas radiales. Junto a ella, tenemos el Campanile, torre que completa el conjunto.

En cuanto al alzado, podemos decir que está dividida en dos cuerpos, el inferior más alto y con ventanas alargadas y el superior más estrecho y con decoración de óculos. Ambos cuerpos están recubiertos por mármoles de colores (blancos y verdes) que dan el colorido característico de esta catedral.

Sin embargo lo más destacado de esta es su impresionante cúpula. Tiene un diámetro de 45’5 metros, y se alza sobre un tambor octogonal en cuyos ocho paños presenta un óculo. La cúpula está construida con ladrillo anaranjado, igual que el resto de construcciones de la ciudad, y es la primera que no utiliza un refuerzo de madera.

Se utilizó para construirla un doble cascarón -emulando la forma del Panteón-, el interior de forma semiesférica y el exterior apuntado, los nervios que podemos apreciar en el exterior, le sirven de refuerzo, así como las pequeñas cúpulas que observamos en su base.

La cúpula se remata con una linterna de 16 metros de altura, que sigue los cánones de los templos circulares de la Antigua Roma (como el templo de las Vestales). Es la primera vez que una linterna se realiza de tan gran tamaño, dándole personalidad propia.

Su autor, es Phillippo Brunelleschi, que fue elegido gracias a un concurso de la Corporación de la Lana de Florencia, algo habitual en la época. Esta obra es considerada la primera obra renancentista, lo cual le da un puesto honorífico en la Historia del Arte.

Esta obra tiene por tanto, influencias romanas (linterna y cúpula) y usan los precedentes góticos (los nervios). Servirá asimismo de influencia para la posterior construcción de San Pedro de Vaticano, la reina de las catedrales.

Anuncios

La arquitectura clásica: más allá del templo

Más allá del templo, más allá de los ódenes clásicos (dórico, jónico y corintio), podemos hablar de la arquitectura del mundo clásico y clasificarla según los usos dados a ciertos edificios públicos, dejando de un lado la arquitectura doméstica (o sea, las viviendas).

Para empezar -y como hemos dicho, dejando de lado a los templos- podemos hablar de los edificios de diverisón, como el teatro, el anfiteatro, los estadios griego o el circo romano.

Los teatros en Grecia se construían sobre una ladera, primero en madera y luego en piedra. Poseían una grada semicircular, una orchestra circular cerrada  con el proschenion como fondo arquitectónico que hacía las veces de escenografía. El ejemplo más conocido es el Teatro de Epidauro. Los teatros en Roma evolucionaron de forma diferente. Se construía exento (sin apoyar sobre ninguna ladera) y unas arcadas sostenían las gradas (cavea), también semicirculares, que daba a una orchestra, en este caso, semicircular. En cuanto al proschenion no había diferencias. Los ejempplos más notorios son El Teatro de Marcelo (Roma) y el Teatro de Mérida, en fabuloso estado de conservación.

Teatro de Epidauro

Teatro de Mérida

El anfiteatro lo encontramos únicamente en el mundo romano, pues surgen por la unión de dos teatros, de forma que resulta un espacio oval en el que se daban luchan entre gladiadores, con animales o naumaquias. El más conocido es el Coliseo, aunque el más antiguo conservado es el de Pompeya, y hay otros en buen estado como el de Jem o el de Treveris.

Coliseo

Un tercer edificio dedicado a la diversión sería el estadio en Grecia, que sería equivalente al circo en Roma. Los estadios son espacios elípticos dedicado a competiciones atléticas, como el estadio de Epidauro o el estadio de Olimpia. Los circos también son alargados auqnue presentan una spina central, que marca el recorrido. Se utilizaban para realizar juegos troyanos y carreras de bigas o cuádrigas. El más representativo es el Circo Máximo, también en Roma.

Otros edificios, se utilizaban esencialmente para el culto al cuerpo, como las palestras griegas y las termas romanas. Las paletras eran edificios en los que griegos y romanos realizaban deporte y ejercicio. Eran edificios de planta cuadrada y porticados. Sabemos que Nerón,ordenó construir uno por influenica de Suetonio. Las termas completaban el tiempo de ocio romano, ya que eran un lugar de reunión social. Contaban con tres salas frigidarium, tepidarium y caldarium, de agua fría, templada y clanete respectivamente. Además, la calefacción circulaba por debajo del suelo gracias a un sistema de pilae. Las más conocidas podrían ser las termas de Caracalla, auqnue se conservan muchas otras en cualquier punto del Imperio Romano.

Termas de Caracalla

Arco de Septimio Severo (foro romano)

Así mismo existían otros edificios clásicos como los que tenían función conmemorativa o monumetos funerarios. Entre los primeros destacan la linterna en Grecia, poco frecuente (como la Linterna de Lisícrates, un monumeto circular en honor a un atleta) y los arcos y columnas en Roma (Columna trajana, Arco de Tito, Arco de Septimio Severo, Arco de Constantino), y de los funerarios tenemos mausoleos (Mausoleo de halicarnaso en Grecia; Mausoleo de Adriano en Roma – actual Castel Sant’Angelo-), columbarios y pirámides (Pirámide de Caio Cestio).

Por último, hay una serie de elementos arquitectónicos de época romana que debemos destacar como los acueductos (Segovia, Mérida, Nimes) y la basílica, aún sin connotación religiosa, sino comercial, pero con forma rectangular y tres naves que influirá en el mundo cristiano (Basílica de Majencio).

Como véis el mundo de la arquitectura clásica da para mucho más que para hablar de templos, que ya son archiconocidos como El Partenón de Atenas o el Erecteion en el mundo griego y el templo de Marte, el de las Vestales o el panteón de Agrippa en el mundo romano.

Confieso que no he podido evitar incluirlos aunque sea de refilón al final…ainsss

El arquitecto: Christopher Wren

Cuando hablamos de arquitectura barroca, inmediatamente hablamos de los grandes maestros italianos Bernnini y Borromini, pero el Barroco no sólo tuvo difusión en Italia. En Francia destacó Jules Hardouin Mansart, creador de la Iglesia de Los Inválidos, así como Lemercer y Le Vau.  En  España destacan  Juan Gómez de Mora, arquitecto del Madrid de los Austrias, y los hermanos Churriguera, que crean ese estilo rococó español tan característico. Pues en Inglaterra, el arquitecto barroco por excelencia fue Christopher Wren.

Biografía:

Nacido en 1632, era además de arquitecto, científico y matemático, y era muy respetado en el Londres de su época. Tras sus estudios en Oxford, visitó París, donde recibió la influencia de la arquitectura de la época y conoció a Bernini, el maestro italiano.

Su gran oportunidad le vino en 1666 con el incendio de Londres, ya que le nombraron supervisor del Acta de Recontrucción de la ciudad. Finalmente, su plan -que era más ambicioso- no se llevó a cabo, pero le permitió intervenir en muchos edificios de la ciudad, en concreto, en la Catedral y en más de cincuenta iglesias.

Obras:

De las obras de Christopher Wren podemos destacar, además de la Catedral de San Pablo, a la que le dedicaremos mención especial, la Biblioteca del Trinity College de Cambridge, el conjunto de Greenwich, incluyendo el Observatorio y el Hospital Real, las iglesias londinenses de Saint Mary-le-Bow, Saint Stephen-Walbrook, Saint Peter’s Cornhill, Saint Clement Danes y Saint James en Picadilly. También proyectó numerosos edificios civiles, como el Teatro Sheldonian en Oxford y los hospitales de Chelsea.

San Pablo de Londres:

La Catedral de San Pablo de Londres destaca entre todas sus obras por tamaño y belleza. Se erigió sobre las ruinas de la anterior iglesia medieval arrasada por el fuego, que fue la primera iglesia inglesa (año 604). Lo más característico de esta catedral es su gran cúpula, la de mayor tamño del mundo, sólo superada por la de San Pedro del Vaticano. Un ejercicio de saber arquitectónico digno de admiración.


Además en su cripta están enterrados algunos personajes destacados de Inglaterra, desde Churchill hasta Lawrence de Arabia, pasando por militares como Nelson y Wellington.

La planta del edificio es una planta característica barroca. Es una planta centralizada, con nave, coro y transepto que figuran como ejes que sostienen la cúpula. La cúpula es de doble cascarón y alcanza los 11 metros de altura, al igual que la que Miguel Ángel proyectó para San Pedro. Su tambor, con 32 contrafuertes y colunas adosadas crea un efecto de peristilo romano.

La catedral cuenta con cuadros de temática religiosa de Thornhill, mosaicos, frescos y esculturas.

Al exterior destaca su fachada.

Podemos resumir así, la vida y obra de uno de los artistas más importantes y prolíficos del Barroco europeo, pero a la vez, de los menos conocidos por aquellos ajenos al tema. A partir de ahora, al menos, podrán decir ” Sí, me suena de algo”.

El Museo del Prado.

El Museo del Prado es, sin duda, el mejor museo a nivel nacional y uno de los más destacados del panorama internacional. Es un gran museo, en todos los sentidos, así que si vas a visitarlo te recomiendo que emplees al menos dos horas, y que nunca pierdas el mapa del museo para saber en todo momento dónde estás y cómo llegar hasta donde quieres ir.

Juan de Villanueva

Juan de Villanueva

El arquitecto responsable de su diseño fue Juan de Villanueva, a quien Carlos III le encargó la obra como Gabinete de Ciencias Naturales (1785), pero no se destinó a tal fin, ya que su nieto, Fernando VII, lo convirtió en Museo Real de Pinturas y Esculturas. Se abrió por primera al público en 1815 y ha contiuado su actividad hasta la actualidad. Este arquitecto también es el responsable de las Casitas de arriba y de abajo en El Escorial, de la Casita del Príncipe en el Pardo, de la Academia de la Historia, las puertas monumentales del Jardín Botánico y el Observatorio Astronómico, ubicado cerca del Prado.

El Edificio.

Fue construido combinando la piedra y el mármol. Consta de tres cuerpos, siendo el central de forma basilical, y los extremos, unidos por dos tramos intermedios, organizados a través de un eje de forma circular y otro cuadrado.

La fachada que da al Paseo del Prado, la central, denominada Puerta de Velázquez, presenta un pórtico exástilo de orden dórico que arranca del suelo (sin escalinata ni podio), y destaca el remate, que en lugar de ser un frontón triangular como cabría esperar son dos piezas rectangulares con un relive de figuras humanas.

Puerta de Velazquez.

Puerta de Velazquez.

La Puerta de Goya, en un lateral, presenta una altura en dos cuerpos. El inferior, con una doble escalinata, que da acceso a la parte superior. La parte superior presenta un contraste de volúmenes por difernetes profundidades en la lñinea de fachada, con cuatro columnas de orden corintio.

Puerta de Goya.

Puerta de Goya.

La Puerta de Murrillo, en el otro extremo, también presenta dos cuerpos , en el inferior, muy sencillo, un acceso flanqueado por dos ménsulas, y el superior, con seis columnas de orden corintio que dividen los cinco ventanales: cuatro de sección rectangular y el central de mayor tamaño, rematado por un arco de medio punto.

Puerta de Bravo Murillo

Puerta de Bravo Murillo

Todo este conjunto de diferente estructura y con los tres órdenes clásicos (dórico, jónico y corintio) adquiere coherencia gracias a la gran columnata que recorre todo el edificio, haciéndolo uno de los emblemas del movimiento Neoclásico en Europa.

La colección.

La colección del Prado es una de las mejores del mundo y ha sido ampliada de forma progresiva con el paso de los años. La colección actual está formada por aproximadamente 7.600 pinturas, 1.000 esculturas, 3.000 estampas y 6.400 dibujos, además de un amplio número de objetos de artes decorativas y documentos históricos (datos extraidos de la página oficial del Museo).

Las Lanzas. Diego de Velázquez.

Las Lanzas. Diego de Velázquez.

Su primera colección, sin embargo, constaba de unas 1500 obras procedentes de los Reales Sitios, tanto de Austrias como Borbones. Algunas de sus adquisiciones fueron El descendimiento de Weyden, El jardín de las Delicias de El Bosco, El caballero de la mano en el pecho de El Greco, El tránsito de la Virgen de Mantegna, La Sagrada Familia, conocida como “La Perla”, de Rafael,  Carlos V en Mülhberg de Tiziano, El lavatorio de Tintoretto, el Autorretrato de Durero, Las Meninas de Velázquez, Las tres Gracias de Rubens o La familia de Carlos IV de Goya.

Posteriormente la colección se amplió por la adquisisón de las obras procedentes de dos museos desaparecidos (el museo de la Trinidad y el Museo de Arte Moderno), las donaciones, como la  del Barón Emile d’Erlanger en 1881 cediendo las Pinturas Negras de Goya y las compras. En las últimas compras destacan la Fábula y la Huída a Egipto de El Greco, en 1993 y 2001, La condesa de Chinchón de Goya en el 2000 y El barbero del Papa de Velázquez en el 2003.

Reblog this post [with Zemanta]