Quebec: la provincia más europea de Canadá.

Imagen

Canadá es el segundo país más grande del mundo (el primero es Rusia) y es el país en el que se ubica una de las tres ciudades con mayor calidad de vida del mundo (Vancouver) y sin embargo, es un país para muchos, desconocido.

Empecemos por algunas generalidades. está ubicado en Norte América, y es de hecho, el país más septentrional (es decir, más al norte, del mundo). Esto se debe a que la  isla Ellesmere a 82,5 ° N, se ubica a sólo 817 kilómetros del Polo Norte.

En Canadá se hablan oficialmente dos idiomas: el francés y el inglés, debido a que estas dos potencias europeas fueron las que conquistaron esta zona.

Dejando estas curiosidades generales, nos vamos a centrar en la provincia francesa de Canadá: Quebec.

Esta provincia, por su peculiaridad lingüística y cultural ha llegado ha ser reconocida una “nación” dentro de la confederación de regiones que forma Canadá. De hecho, desde los años  80 se han celebrado dos plebiscitos para consultar al pueblo su anhelo de independencia y han quedado entre un 40-45%. Esto nos da idea de que realmente hay un espíritu diferenciador de esta provincia con respecto al resto del país.

Canadá_Quebec

La capital de la provincia de Quebec es la ciudad de Quebec, aunque la ciudad más poblada es Montreal, ubicada a unas 3 horas de distancia dirección Oeste. La ciudad de Quebec está emplazada en la orilla del río San Lorenzo. Este río une la región de los Grandes Lagos con el Oceáno Atlántico, y pasa por las dos principales ciudades de la provincia: Quebec y Montreal.

Historia de Quebec.

PRIMERAS NACIONES.

Las primeras poblaciones llegan a Canadá con la expansión que hace el Homo Sapiens (el hombre moderno) entre el 30.000 y el 25.000 antes del presente. Llega desde Asia entrando por el Estrecho de Bering.

Desde la costa Oeste, por tanto, irían avanzando hasta colonizar la actual costa atlántica. Sin embargo, de estos primeros pobladores no tenemos restos arqueológicos, sino que las teorías se basan en los análisis genéticos de las poblaciones indígenas. Parece ser que grupos de inuits llegaron también alrededor del 4000 a. C.

Los siguientes restos los encontramos en la isla de Terranova, en el yacimiento L’Anse Aux Meadows, que está relacionado con la cultura vikinga del Norte de Europa  y datado en el siglo XI.

Con esta mezcla de ancestros se desarrollan las “primeras naciones” de Canadá.

EXPLORACIONES FRANCESAS.

John Cabot, explorador italiano al servicio de Inglaterra, llegó a las costas de la Península de Labrador,. Sin embargo, un compatriota, Giovanni Verrazzano, puso el territorio al servicio del rey de Francia (Francisco I).

Francia continuará su labor exploradora de manos de Jacques Cartier. Su objetivo era encontrar un ruta por el oeste hacia China para comerciar, sin embargo, se topó con nuevas tierras, en las que sólo encontrará: pieles de animales, pescado y maderas.

Jacques Cartier realiza tres viajes: en el primero (1534), llega al golfo de San Lorenzo, en el segundo (1535-36), recorre el río de San Lorenzo hasta llegar a Montreal y, en el tercero (1541-42), crea un asentamiento, dando así el primer paso de la colonización.

Durante una temporada sólo los traficantes de pieles y los pescadores se interesan por estas frías tierras. El siguiente explorador fue Samuel de Champlain que en 1603 decide embarcarse para escribir sus aventuras. El gran éxito de su libro hace que en Francia se decida cambiar de objetivo: ahora lo importante es evangelizar y explorar el territorio. Champlain exploró las tierras de los márgenes del río San Lorenzo como geografo y fundó la ciudad de Quebec en 1608.

Desde 1627 comenzó una rivalidad entre ingleses y franceses por el dominio de las tierras que hizo que cambiaran varias veces de nacionalidad.  En ese mismo año, el cardenal Richelieu funda la Compañía de los Cien Asociados cuya misión era potenciar la coloniazión de franceses en Canadá. En 1642 los franceses fundan la ciudad de Montreal.

Los territorios de Nueva Francia, pues así la llamó el rey francés Luis XIV, fueron disputados en varias ocasiones con los ingleses (Tratado de Uttrecht -1713-y Guerra de los Siete Años -1756 a 1763-). Tras este último conflicto, todas las posesiones francesas en Norteamérica, excepto las islas de San Pedro y Miguelón y los derechos de pesca en las costas de Terranova.

EL CANADÁ BRITÁNICO

Durante el periodo inglés (1764-1867) Canadá experimentó un crecimiento considerable. la población francesa se había mantenido en la zona y tras la guerra de Independencia de EEUU. muchos fieles a la Corona Británica pasaron la frontera hacia el Norte.

Otro acontecimiento del país vecino, la Guerra de Secesión, fue el motivo que impulsó a los canadienses a firmar su propia Acta de unión, para evitar que si el Norte vencía, se vengaría del apoyo que Canadá había dado al Sur. Por tanto, en 1867 se aprueba el Acta de la Norteamérica Británica, que no es más que una ley del parlamento inglés que aprueba la autonomía de gobierno de Canadá.

En 1931 con el Estatuto de Westminster Canadá y el resto de colonias británicas obtuvieron la soberanía completa. No fue hasta 1982, que Canadá firmó su primera contitución, (no ratificada por la provincia de Quebec) en la cual se forma como Monarquía parlamentaria federal.

Veamos que quiere decir esto:

  • Monarquía: su jefe de Estado es un rey (en este caso, la reina Isabel II de Inglaterra).
  • Parlamentaria: tiene una Cortes o parlamento cuya función es legislativa.
  • Federal: Está formada por un conjunto de territorios más o menos autónomos que están unidos por una ley general.

Nos quedan muchas cosas que conocer de Canadá y de esta región de Quebec, pero dejaremos estos aspectos para otra ocasión: clima, economía, paisaje, sus ciudades más destacadas, etc.

Anuncios

Las peripecias de Cristóbal Colón

Me ha costado mucho decidirme a escribir este artícul. Una de las razones es que no es una de las épocas históricas que más me gustan, pero sobre todo, porque es un acontecimiento del que la gente, en general, sabe mucho. Además es un tema peliagudo con algunos asuntos sueltos, por ejemplo la misma nacionalidad del protagonista ha sido ampliamente debatida y algunos incluso dudan de que fuera él el primero en llegar (fenicios, romanos y vikingos son algunas de las teorías).

Sin embargo, creo que era un tema que debía estar presente en este blog y no ha faltado por ello. Espero que resulte claro porque es difícil resumir tanta información sin dejar detalles curiosos, pero sin aburria.

LA RIVALIDAD ENTRE CASTILLA Y PORTUGAL

En el siglo XV se hacen frecuentes la escaramuzas bélicas en el Norte de África por parte de los castellanos, lo que los africanos dieron a llamar “razzias” (conquistas no fijas cuyo fin es hacerse con las riquezas del lugar). De esta forma vemos en Castilla un carácter feudalista de conquista por la fuerza, muy diferente del caracter comercial de la vecina Portugal, con fines, ésta última, comerciales.

Pronto, el expansionismo hacia el Sur de Castilla le llevará a una clara rivalidad con Portugal que conducirá hacia la forma del Tratado de Alcaçovas-Toledo en el año 1479-1480, por el cual delimitarían las posibles áreas de dominio de ambos estados.

Con la muerte de Enrique IV, se unen la Corona de Castilla y Aragón, mediante el matrimonio de Isabel la Católica (hermana y sucesora de Enrique) y Fernando de Aragón. Se combinan así el espíritu emprendedor y económico de los catalanes con el empuje conquistador de los castellanos, que convergerán en el descubrimiento de América en 1492. Pero no adelantemos acontecimientos.

LAS RAÍCES DEL PROYECTO COLOMBINO

Colón fue un navegante genovés que recibió formación sobre navegación y cartografía. Sus viajes desde joven lo relacionaron con el comercio catalán y se estableció en Lisboa para participar con los portugueses en sus actuaciones en la costa de África. En Azores y Madeira contactó con el negocio del azúcar, pero no le va muy bien, y ya se plantea buscar una ruta hacia Asia sin pasar por África. En 1474 lee una de las cartas de Toscanelli, en la que afirma que la costa portuguesa está más cerca de Asia de lo que se piensan. Colón, en sus hipótesis, sigue a Ptolomeo que afirma que la Tierra es redonda, pero más pequeña de lo que realmente es (cree que hay 2 600 millas entre Canarias y Japón, cuando en realidad son 10 400 millas). Éste fue el error de Colón, pues situó Japón (conocido por sus coetáneos como Cipango) en las Antillas, siendo Canarias y Madeira las islas previas a la llegada.

Con todos estos datos, presenta en 1484 el proyecto ante Juan II (rey de Portugal), que nombró una comisión para estudiar la propuesta. Las deliberaciones dieron como resultado el rechazo  de la misma, pues ya posíean una ruta segura hacia el Este y no creían viable la idea de Colón. Colón acudió a Castilla, a Inglaterra y a Francia, donde también fue rechazado, y no confromándose con la negativa, volvió de nuevo a Castilla.

Fueron los monjes franciscanos de la Rábida quienes le presentaron al duque de Medina- Sidonia, quien se sintió interesado y le ofreció presentar el proyecto ante los reyes de Castilla y Aragón. Los Reyes Católicos le recibieron en 1486 en Alcalá de Henares y más tarde, en Madrid. Una comisión se reune y accede, no sin dudas, a la propuesta.

Con la financiación de algunos nobles andaluces y las dos carabelas de pescadores que habían incumplido los tratados con Portugal, pescando ilegalmente, la Corona reúne la base de la expedición. A las carabelas de la Pinta y la Niña, se une la nao gallega Santa María. Para llevar a cabo la empresa, era necesario un convenio con los Reyes Católicos que recogiera las suficientes garantías jurídicas.

LAS CAPITULACIONES DE SANTA FE (17 DE ABRIL DE 1492)

Proporcionan a Colón y sus herederos el título de Almirante, Virrey y Gobernador y además, podía cubrir todos los cargos administrativos y gubernamentales de estas zonas.

Le garantizan el 10 % neto de todas las riquezas y la octava parte de las ganancias de las exppediciones posteriores.

Le otorgan el poder de juzgar los litigios producidos por  las mercancías traídas de las conquistas.

Muchos investigadores creen (y yo) que estas capitulaciones son fruto de que los Reyes Católicos no espraban que estas expediciones fructificaran pues sino, no hubieran sido tan generosos con las concesiones.

Eligieron el Puerto de Palos por varias razones:

  • La existencia de marinos cualificados y una excelente flota.
  • El interés personal de Colón por compensar el esfuerzo económico de los andaluces.
  • La pertenencia de parte de la villa (que comprendía el puerto) a los Reyes, que la habían comprado.
  • El apoyo de las principales familias de marinos al pryecto, por ejemplo, Los Pinzón.

De esta manera, el 3 de agosto de 1492 zarpa del Cabo de Palos, dirección Oeste, rumbo a Canarias en busca de la ruta de las especias hacia Catay (China) y Cipango (Japón), a través de Océano sin bordear toda África y el Índico como se hacía hasta entonces. Todos sabemos, que no fue ésto lo que encontró, sino un nuevo continente, “el nuevo mundo” habitado por gentes sencillas, de culturas maravillosas, lleno de diferentes especies de flora y fauna, enormes ríos y montañas, un uevo oceáno e, incluso, con otro color de cielo.