Japón: posguerra y crecimiento económico.

La derrota de Japón en la II Guerra Mundial trajo consigo la ocupación por parte de EEUU del país. Los estadounidenses prepararon la mentalidad del pueblo nipón para la democracia occidental y sustituyeron el modelo económico expansionista por un modelo de conquista de mercados, de forma que continúa el progreso productivo. El interés estadounidense por impulsar el proceso japonés aumentó con dos hechos significativos: la victoria de Mao Zedong en China en 1949 y el inicio de la Guerra de Corea en 1950, ambas en los inicios de la Guerra Fría. Dada la cercanía es remarcable que EEUU compra sus provisiones para la guerra de Corea en Japón, lo que ayudó al crecimiento económico.
En 1955 se da un verdadero boom económico japonés bajo el gobierno conservador del Partido Liberal Demócrata. Este crecimiento económico vino acompañado de un rápido y caótico desarrollo urbanístico, por la reconstrucción de las ciudades bombardeadas en la II Guerra mundial. Hacia mediados del siglo XX el 50% de la población japonesa vivía en la megalópolis que ocupa desde el norte de la isla Kyushu hasta Tokio, es decir, un 1% del territorio total de Japón. Y esta área en concreto acumula en 70% de la producción industrial.

Se ha llamado “milagro japonés” al crecimiento económico vivido por el país desde los años 1960 hasta los años 1980, siendo las tasas anuales de crecimiento del PNB (Producto Nacional Bruto) entre 1953 y 1973 de un 9’7%, muy por encima de los demás países de la OCDE. En los años sesenta se dispara el consumo de aparatos electrodomésticos y se dan cambios en los hábitos y sistemas de vida debido a la influencia de la televisión, la lectura de periódicos y revistas, el uso generalizado del automóvil, la búsqueda de lugares de vacaciones y de fines de semana, etc. También se consolidan corrientes de opinión pública contradictorias. Por un lado, la atracción por EEUU bajo la influencia del Partido Liberal demócrata por la convivencia con los funcionarios estadounidenses durante la ocupación. Por otro lado, el anhelo de un Japón socialista bajo la influencia de los Partidos Socialita y Comunista y por la libertad de prensa desde 1945.
El auge económico se vio ligado al ahorro familiar (entre el 20-30% de la renta), que proporciona a los bancos depósitos para créditos a largo plazo a empresas industriales. Otro de los factores fue la investigación y el uso de tecnología en los procesos de producción.


Muchos sectores ocuparon los primeros puestos del ranking a nivel mundial a finales de los sesenta: fueron los primeros en construcción naval, los segundos en televisores y calculadoras y los terceros del mundo en acero, automóviles, cemento y refinerías de petróleo.
Distinguimos dos periodos de crecimiento y dos periodos de recesión en estas dos décadas. Los momentos de fuerte crecimiento fueron desde 1951-1961 y de 1966-1973; mientras que fueron momentos de contracción entre 1962-65 y 1974-76.
Como vemos, la crisis del petróleo de 1973 tuvo su incidencia en la economía japonesa, pero pudo salir adelante aumentando el comercio exterior y controlando la inflación por la subida del precio del crudo.

Anuncios

¿Qué sabemos de China?

El otro día iba escuchando la radio en el coche. Estaban entrevistando a una mujer que desde los seis años empezó a estudiar chino y se interesó por esa cultura, habiendo viajado a este país en diversas ocasiones. Resultó interesante todo lo que contaba, pero me llamó especialmente la atención cuando preguntó ¿los españoles, qué saben realmente de China? Y la verdad es que pensé que la mayoría, apenas nada: que fabrica ropa y productos a muy bajo precio, que trabajan mucho, y que es un país muy grande y muy lejano en el que se celebraron los últimos juegos olímpicos.

Sin embargo, poco sabemos sobre su historia, su religión sus tradiciones o incluso sobre su geografía. Y es a esto último a lo que vamos a dedicar aquí un espacio, con la humilde intención de acercar algunos datos a nuestros lectores.

DATOS GENERALES: TERRITORIO Y POBLACIÓN.

Empecemos por lo más básico. China es un país dentro del continente de Asia. Su capital es Beijing (para nosotros Pekín), su extenso territorio de más de 9 millones de Km 2, le hace ser el quinto país más grande del mundo (por detrás de Rusia – el más grande- , la Antártida, Canadá y Estados Unidos.), o el 4º puesto si no contamos la Antártida, ya que tiene territorios reclamados por varios países.  Es el más poblado con más de mil trescientos millones de chinos (según datos de 2006). Eso nos da un densidad de población muy alta con 136’12 habitantes por Km2. La ciudad más poblada es Shanghai en la costa Este.

Es muy controvertida la política de natalidad que se llevó a cabo en el país desde la década de los 70 para controlar la natalidad. El gobierno prohibió la descencendencia más que en un hijo, (dos en las provincias rurales) por lo que los chinos optaron por primar el nacimiento de varones, por considerarse mayor su capacidad económica. Estos llevó al aborto femenino masivo, y actualmente al desfase entre jóvenes de ambos sexos.

En China, además de la raza china, encontramos 56 minorías étnicas repartidas por todo el país, que usan sus lenguas como idioma habitual, aunque el idioma oficial de la nación es el chino. Sin embargo el chino puede dividirse hasta en nueve dialectos que se dividen a su vez en varios subdialectos.

En cuanto a la religión, viven en un sincretismo religioso (mezcla y unión de aspectos de varias religiones) entre confucionismo, tahoísmo y budismo, aunque también hay poblaciones islamistas y cristianas.

ORGANIZACIÓN TERRITORIAL.

En la página de culturachina.com nos explican la organización administrativa de la propia China, que pongo aquí literalmente y luego entraremos en detalles:

Según las estipulaciones de la Constitución, las regiones administrativas se dividen como sigue:

1) El país se divide en provincias, regiones autónomas y municipios directamente subordinados al Gobierno Central.

2) Las provincias y regiones autónomas se dividen en prefecturas autónomas, distritos, distritos autónomos y municipios.

3) Los distritos y distritos autónomos se dividen en cantones, cantones de minorías étnicas y poblados. Las regiones, prefecturas y distritos autónomos son localidades autónomas de las minorías étnicas. El Estado establece regiones administrativas especiales en caso necesario. En la actualidad, hay en todo el país 4 municipios directamente subordinados al Gobierno Central: Beijing, Shanghai, Tianjin y Chongqing; 23 provincias: Hebei, Shanxi, Shaanxi, Liaoning, Jilin, Heilongjiang, Jiangsu, Zhejiang, Anhui, Fujian, Jiangxi, Shandong, Henan, Hubei, Hunan, Guangdong, Hainan, Sichuan, Guizhou, Yunnan, Gansu, Qinghai y Taiwan; y 5 regiones autónomas: Mongolia Interior, Guangxi, Tibet, Ningxia y Xinjiang. El 1 de julio de 1997 se estableció formalmente la Región Administrativa Especial de Hong Kong (RAEHK)y el 20 de diciembre de 1999 se fundó la Región Administrativa Especial de Macao (RAEM).

Es decir, en general se divide en provincias, que son 23 incluyendo Taiwán, aunque ésta tiene un régimen especial de quasi independencia. Luego hay 5 regiones autónomas, es decir, con menor dependencia del gobierno central como es el caso paradigmático de Tíbet. Y además hay cuatro municipios, que dada su extensión y su gran población, dependen directamente del Estado: Beijing (o Pekín), Shanghai, Tian jin y Chongqing.

Si esto no fuera sufienciente caos, debemos sumar dos regiones administrativas especiales, concedidas en los años 1997 y 1999, respectivamente, que son Hong Kong y Macao, que eran las dos colonias europeas, y tienen sistemas jurídicos de origen británico y portugués, respectivamente.

OROGRAFÍA E HIDROGRAFÍA.

Dada la extensión de la nación china, su diversidad topográfica es muy amplia. La superficie montañosa o amesetada es un 65% del país, y de los 19 puntos del mundo que rebasan los 8.000 m de altura, 7 están en China, siendo el más alto de ellos el famoso K2. Esto contrasta con regiones deprimidas con 154m bajo el nivel del mar (como la cuenca de Turpan) y los desiertos del Gobi y Taklamakan.

También son nuemerosos los ríos, largos y de caudal abundante, que provocan fuertes inundaciones en las épocas de crecida como: el río Amarillo (Huang), el Yantsé, Shan Jiang (o de las Perlas) o el Mekong que discurre hacia la península indochina.

Con esta variedad de paisajes también cuenta con variedad de climas destacando el clima chino (similar al clima mediterráneo) y el clima de alta montaña (en la Meseta del Tíbet), y otros como el desértico, el estepario, el continental suave (en la región de Manchuria, al norte de Beijing).

Como véis China es un gran país con grandes secretos que mostrar, que vale la pena conocer. En otra ocasión nos adentraremos a conocer su sistema de gobierno, su economía, sus principales monumentos y arte o su historia, pero para ello, habrá que esperar un poco.

El Museo del Prado.

El Museo del Prado es, sin duda, el mejor museo a nivel nacional y uno de los más destacados del panorama internacional. Es un gran museo, en todos los sentidos, así que si vas a visitarlo te recomiendo que emplees al menos dos horas, y que nunca pierdas el mapa del museo para saber en todo momento dónde estás y cómo llegar hasta donde quieres ir.

Juan de Villanueva

Juan de Villanueva

El arquitecto responsable de su diseño fue Juan de Villanueva, a quien Carlos III le encargó la obra como Gabinete de Ciencias Naturales (1785), pero no se destinó a tal fin, ya que su nieto, Fernando VII, lo convirtió en Museo Real de Pinturas y Esculturas. Se abrió por primera al público en 1815 y ha contiuado su actividad hasta la actualidad. Este arquitecto también es el responsable de las Casitas de arriba y de abajo en El Escorial, de la Casita del Príncipe en el Pardo, de la Academia de la Historia, las puertas monumentales del Jardín Botánico y el Observatorio Astronómico, ubicado cerca del Prado.

El Edificio.

Fue construido combinando la piedra y el mármol. Consta de tres cuerpos, siendo el central de forma basilical, y los extremos, unidos por dos tramos intermedios, organizados a través de un eje de forma circular y otro cuadrado.

La fachada que da al Paseo del Prado, la central, denominada Puerta de Velázquez, presenta un pórtico exástilo de orden dórico que arranca del suelo (sin escalinata ni podio), y destaca el remate, que en lugar de ser un frontón triangular como cabría esperar son dos piezas rectangulares con un relive de figuras humanas.

Puerta de Velazquez.

Puerta de Velazquez.

La Puerta de Goya, en un lateral, presenta una altura en dos cuerpos. El inferior, con una doble escalinata, que da acceso a la parte superior. La parte superior presenta un contraste de volúmenes por difernetes profundidades en la lñinea de fachada, con cuatro columnas de orden corintio.

Puerta de Goya.

Puerta de Goya.

La Puerta de Murrillo, en el otro extremo, también presenta dos cuerpos , en el inferior, muy sencillo, un acceso flanqueado por dos ménsulas, y el superior, con seis columnas de orden corintio que dividen los cinco ventanales: cuatro de sección rectangular y el central de mayor tamaño, rematado por un arco de medio punto.

Puerta de Bravo Murillo

Puerta de Bravo Murillo

Todo este conjunto de diferente estructura y con los tres órdenes clásicos (dórico, jónico y corintio) adquiere coherencia gracias a la gran columnata que recorre todo el edificio, haciéndolo uno de los emblemas del movimiento Neoclásico en Europa.

La colección.

La colección del Prado es una de las mejores del mundo y ha sido ampliada de forma progresiva con el paso de los años. La colección actual está formada por aproximadamente 7.600 pinturas, 1.000 esculturas, 3.000 estampas y 6.400 dibujos, además de un amplio número de objetos de artes decorativas y documentos históricos (datos extraidos de la página oficial del Museo).

Las Lanzas. Diego de Velázquez.

Las Lanzas. Diego de Velázquez.

Su primera colección, sin embargo, constaba de unas 1500 obras procedentes de los Reales Sitios, tanto de Austrias como Borbones. Algunas de sus adquisiciones fueron El descendimiento de Weyden, El jardín de las Delicias de El Bosco, El caballero de la mano en el pecho de El Greco, El tránsito de la Virgen de Mantegna, La Sagrada Familia, conocida como “La Perla”, de Rafael,  Carlos V en Mülhberg de Tiziano, El lavatorio de Tintoretto, el Autorretrato de Durero, Las Meninas de Velázquez, Las tres Gracias de Rubens o La familia de Carlos IV de Goya.

Posteriormente la colección se amplió por la adquisisón de las obras procedentes de dos museos desaparecidos (el museo de la Trinidad y el Museo de Arte Moderno), las donaciones, como la  del Barón Emile d’Erlanger en 1881 cediendo las Pinturas Negras de Goya y las compras. En las últimas compras destacan la Fábula y la Huída a Egipto de El Greco, en 1993 y 2001, La condesa de Chinchón de Goya en el 2000 y El barbero del Papa de Velázquez en el 2003.

Reblog this post [with Zemanta]

El dogma y los pilares básicos del Islam

Dije en 2007 en la entrada sobre la mezquita islámica:

“Dejaré pendiente para la próxima vez, tratar los pilares básicos del islam y sus dogmas, para acernarnos a conocer mejor y comprender las costumbres de esta cultura vecina que tantos progresos nos aportó.”

Creo que ya va siendo hora, ¿no? He de confesar que el mundo del Islam me comenzó a fascinar en el último curso de la carrera, gracias a una profesora de Arqueología medieval que es una de las mejores especialistas de la península. Me parece importante comprender los dogmas del islam y sus pilares porque, a trvés de ellos, conoceremos mejor la cultura islámica y evitaremos prejuzgar desde el desconocimiento. Os pido algo de paciencia y atención, porque al incluir la terminología en árabe, alguno se puede perder, pero creo que es imprescindible ponerla.

Los dogmas están recogidos en la sharia (ley islámica) que está basada en el Corán y en la Sunna.

  • El Corán: es el libro revelado por Dios, que trata de un código jurídico que incluye una guía de la vida cotidiana.
  • La Sunna: es la tradición que compila una serie de relatos cortos (hadit) atribuidos a Mahoma, en los que aconseja sbre la vida cotidiana, íntima y social.

La interpretación de la Sharia que hacen los juristas islámicos se llama fiqh, es decir, el derecho islámico.

Los dogmas consisten en la creencia de Dios, a través de la profesión de fe: “no hay más Dios que Alá y Mahoma es su profeta“, que no es más que una defensa o reafirmación contra el politeismo y contra la Trinidad Cristiana (Dios Padre, Dios Hijo y el Espíritu Santo). El Dios islámico es creador de todo bien y todo mal (es un Dios dual basado en los Yinns (o genios) de la religión preislámica, que eran genios del Bien y del Mal). Es también un Dios legislador, pues prohíbe y ordena. Los islámicos creen también en los profestas (de hecho para ellos Jesús es un profesta más entre el resto) y en los libros revelados (la Biblia y el Talmud, que es el libro de los judíos), en los ángeles y en el Juicio Final, por el que los hombres irán al infierno o al Paraíso.

El Islam se asienta en cinco pilares que todo musulmán debe cumplir:

NOTA: Los podéis encontrar en otros lugares transcritos de otra forma, pero son los mismos)
  1. Sahada: profesión de fe (explicada arriba).
  2. Salat: oración. Cinco veces al día y los viernes rezo colectivo en la mezquita.
  3. Zakat: limosna obligatoria para dársela a los pobres.
  4. Sawm: ayuno en el mes del ramadán para la purificación.
  5. Hajj: peregrinación, al menos, una vez en la vida, a La Meca.
La Meca con miles de musulmanes girando a su alrededor

La Meca con miles de musulmanes girando a su alrededor

La Yihad no es uno de los cinco pilares del Islam y hay cierta confusión con respecto a este término, en parte, por su mal uso en los medios de comunicación. Yihad significa esfuerzo, lucha, en dos sentidos. Por un lado, se refiere a la lucha espiritual del día a día de cada individuo para purificar su alma. Por otro, significa la lucha física, que no es obligatoria y actualmente es conocida como “Guerra Santa”. En este artículo se explica mucho mejor.

No olvidemos, que estos preceptos quedaron establecidos a lo largo del siglo VII, es decir, en la Alta Edad Media (video de la Alta Edad Media europea aquí). Si comparamos con lo precptos que imperaban en la religión cristiana en la misma época, veremos que son muy similares, incluso, en el término de la Guerra Santa. El problema, a mi entender, es intentar aplicar en pleno siglo XXI, ideologías de épocas tan remotas (por una y otra parte) que producen importantes anacronismos con sus respectivas sociedades.