Educación y redes sociales

Últimamente no se habla de otra cosa: redes sociales. Y creo que a estas alturas hay pocos usuarios de internet que no se manejen ya con una varias de estas redes.  Yo confieso que vivo bastante pendiente de ellas, y probado al menos cuatro. También aclaro que algunas las he abandonado, sino no tendría tiempo para la vida no-virtual. Este empeño por probar redes sociales se debe a que intentaba buscarle el beneficio para el aula. Veía muchas ventajas, pero me preocupaba el tema de la privacidad y de la minoría de edad de los alumnos/as. Finalmente he dado con una red segura, expresamente creada para el mundo de la educación, con lo cual no hace falta adpatarla. Se trata de Edmodo, una red social destinada a la educación para profesores y alumnos/as.

Entre sus características destaca la segregación de los usuarios diferenciando entre la condición de profesores (creadores y líderes de grupos) y alumnos/as (seguidores de los grupos que el profesor administra). Además el profesor puede crear varios grupos, de forma que divida a sus alumnos/as por clases o cursos, y decide lo que compartir con cada uno de ellos. Y por supuesto, es gratis y está disponible en español.

Las funciones de esta red social pueden ser muchas. En primer lugar, se pueden dejar mensajes, comentarios o aclaraciones de cualquier tipo (“recordatorio: el viernes que viene hay examen”). También se pueden subir archivos de diferente tipo (pdf, power-point, jpg, word, etc. ) que alumno/a puede encontrar reunidos en la página. Yo antes los enviaba por e-mail, pero luego siempre alguien te pedía que lo reenviaras porque se le había perdido entre una “marabunta” de mensajes desordenados. Ahora, saben donde buscarlo de forma directa. Hay otras aplicaciones útiles como subir enlaces, hacer encuestas, suscripciones, acceso móvil, etc. Otra función es que puedes introducir las calificaciones de los alumnos/as para que las puedan consultar ahí y puedes colocar eventos en un calendario compartido (en el que pones los días de fiesta, las actividades extraescolares, exámenes, entrega de trabajos, etc.). Además, tienes la opción de charlar con los alumnos/as para hacer tutorías virtuales y aclarar sus dudas en cualquier momento.

En definitiva, lo que permite Edmodo como red social es compartir todo tipo de contenidos con los alumnos/as, de forma que el aula “salga” del centro educativo y no quede encerrada entre cuatro paredes. En mi opinión es una manera muy completa de educar, que favorece una relación positiva entre profesor-alumno y mantiene al mismo tiempo la privacidad de cada uno.

He intentado explicarlo de la mejor manera posible para que sea fácilmente comprensible, pero en cualquier caso, su interfaz es tan sencilla y clara que de forma intuitiva cualquiera puede ser capaz de usarlo con el primer intento. Para quien no se atreva, dejo este tutorial de  Educared. Lo que pretendo, en definitiva, con este artículo, es animar a los profesores a valerse de esta herramienta para su actividad cotidiana, como un instrumento más que ayude al resto de elementos que use en el aula, sean medios tradicionales o nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

Anuncios

¿Quién fue Canalejas y por qué le dan su nombre a una calle?

Como “Canalejas” puede haber muchos, vamos a especificar que hablamos de José Canalejas Méndez, político y abogado de principios del siglo XX en España. La segunda parte de esta pregunta va dirigida especialmente a los lectores alicantinos, en cuya ciudad le dedicaron una calle -aunque puede que en otros lugares de España o, incluso de América Latina, también le hayan concedido este honor dada su intensa biografía-.

Nuestro protagonista nació en Ferrol en 1854 y murió trágicamente en 1912, en Madrid. Fue en esta ciudad donde pasó la mayor parte de su vida, ya que se trasladó a la capital con tan sólo un año de edad. Allí cursó el bachillerato en el Instituto de San Isidro – el más antiguo de Madrid-; y realizó las carreras de Derecho y Filosofía por la Universidad Central de Madrid. Obtuvo la titulación de Doctor e intentó sacarse plaza como docente, pero tras su fracaso, se incorporó al mundo laboral como abogado de una compañía de ferrocarriles.

Su inicio en la vida política.

En su juventud era simpatizante del Partido Demócrata Progresista, que era de ideología republicana, pero en el periodo de la Restauración (1875-1902), con la llegada de Alfonso XII, vió más conveniente unirse al Partido Liberal de Sagasta. Desde este momento hasta el final de la Restauración fue diputado por varias provincias (Soria, Cádiz y Alicante) y ministro de varias carteras en la Regencia de María Cristina de Habsburgo (Gracia y Justicia, Hacienda, y  Agricultura, Comercio y Obras Públicas),; y con Alfonso XIII se encargó de nuevo de los ministerios de Agricultura, Comercio y Obras Públicas (1902) Gracia y Justicia (1911-12). Además fue presidente del Consejo de Ministros y Presidente del Congreso de los Diputados.

El desastre del 98.

En 1897 se alistó al ejército como soldado raso para averiguar cuál era exactamente la situación en Cuba. Dio informe a Sagasta, el cual hizo caso omiso. El final de la guerra con Cuba (por el famoso hundimiento del Maine) y sus resultados son ampliamente conocidos. Tras la pérdida de las colonias, en 1902 se plantea la formación de un nuevo partido bajo liderazgo propio: el Partido Liberal-Demócrata.

Su presidencia del gobierno.

Logró unificar varios tendencias dentro de los liberalistas y por ello fue presidente del Consejo de Ministros durante los últimos años de su vida (1910-12). Sus reformas en este periodo son las últimas del sistema de turno de partidos. Debemos tener en cuenta que se hizo con el poder justo al año siguiente de la Semana trágica de Barcelona (con huelgas por la guerra de Marruecos, unida al descontento de los obreros y las pretensiones nacionalistas. Las medidas que adoptó Canalejas fueron democratizadoras, sin embargo, no fueron suficientes. Al menos, no le dio tiempo.

Su final:

José Canalejas miraba el escaparate de la tienda de libros de San Martín, junto a la Puerta del Sol, cuando fue asesinado por el anarquista Manuel Pardinas Serrano. El público intentó capturar al asesino, que decidió suicidarse ante la desaprobación general. Al funeral de canalejas asistieron muchas personalidades. Actualmente está enterrado en el panteón de los Hombres Ilustres junto a la Basílica de Nuestra Señora de Atocha, Madrid, bajo la escultura que realizó para él Marino Benlliure. En este Panteón se encuentran también personas de relevancia como Martínez de la Rosa, Mendizábal, Sagasta, Eduardo Dato, Cánovas del Castillo, y a muchos de ellos, también les acompañan las esculturas de Benlliure.

Justo ese año, en 1912, se grabó un corto documental llamado “Asesinato y entierro de don José Canalejas“, que fue la primera aparición filmada de José Isbert, que protagonizó posteriormente películas como Bienvenido Mister Marshall, La Gran Família o El verdugo.

Entrevista a Felipe González (extracto El País)

Llevaba unos días pensando que no había escrito nada sobre la Unión Europea en mi blog cuando me encuentro con una entrevista de Felipe González publicada en el periódico español El País (9 de mayo de 2010) que trata precisamente sobre este tema y otros muy relacionados. Europa le había encargado presidir un grupo de reflexión sobre el futuro de la UE y tras 18 meses de estudio les ha presentado cine propuestas, algunas de ellas, urgentes.

Algunas de sus conclusiones son que Europa lleva cierto retraso (el dice 15ó 20 años) en el avance del proyecto común y que ahora, precisamente con la oportunidad que muestra la crisis económica, sería un buen momento para afianzar las instituciones y la política común.

Aunque os he adelantado esto, no me resisto a compartir algunos extractos de esta entrevista pues las palabras de este hombre, ex-presidente del gobierno español (1982-1996), no suelen tener desperdicio. Vamos allá:

Algunas de sus consideraciones sobre Europa:

P. ¿Estamos en una batalla entre políticos y mercados?
R. No son los mercados. Es la actuación de los agentes ligados al poder financiero. La contradicción más grande que estamos viviendo es que la operación de rescate de las entidades financieras privadas por sus propios errores se ha hecho a costa de los contribuyentes y ha desequilibrado las cuentas públicas. Los operadores en este momento denuncian el desequilibrio de las cuentas públicas provocado por la crisis financiera, más sus consecuencias, para desestabilizar los mercados. Pero simplifiquemos, a mi juicio, ya se está incubando la siguiente explosión financiera.


P. ¿De qué manera?
R. Hemos rescatado de la anterior al sistema financiero global con porcentajes altísimos de producto bruto y no se ha cambiado nada del comportamiento que nos ha llevado a esa crisis, por tanto, cual es el ejercicio del poder que reclamo, que el mercado funcione con unas reglas claras y unos controles claros, el financiero sobre todo, porque es el que ha provocado la implosión.

[…] si la economía mundial crece a un 4 % y el comercio mundial al 4,5 % y los movimientos de capital al 60 % acumulativo, algo no funciona bien. Tiene que haber un sistema de semáforo, y lo dije ya hace muchos años, que diga si crecen los movimientos de capital tres veces más que la economía real, muy bien, está financiándose el futuro y tal, muy bien. Pero a partir que crezca 4 veces mas, habrá que tener una señal amarilla y roja inmediatamente después para pararlo, no.

[…]

R. A mí me importa mucho más saber por qué en Europa el efecto de la crisis es mayor que en el lugar de su origen primigenio que es EE UU. A mi me parece que en Europa es más difícil el proceso de toma de decisiones y se ve con menos optimismo la recuperación postcrisis. Esto es lo que me preocupa. En Europa se proyecta esa crisis sobre una Europa que no ha hecho esos cambios estructurales que se comprometió hacer en el 2000 cuando detectó que perdía competitividad, que su crecimiento era demasiado pequeño, que tenía problemas demográficos graves, adaptación a la sociedad del conocimiento. Por tanto la crisis se ha producido sobre una estructura europea digamos obsoleta, distanciada de la capacidad de inserción en la economía global, esto es lo que pasa.

Y en España.

P. ¿Cómo ve que España puede salir de esta?
R. En España estábamos perdiendo competitividad durante muchos años y estábamos consumiendo lo que no ahorrábamos. Estábamos consumiendo a nivel interno en exceso de ladrillo y cemento. Digamos que ha habido dos burbujas, la burbuja que ha explosionado, que nos afecta a todos que es la financiera y una burbuja que era la nuestra, la inmobiliaria, esos dos efectos encadenados han puesto de relieve que nuestro modelo productivo tiene que adaptarse y cambiar rápidamente con elementos añadidos a los que tienen que hacer otros. Pero la competitividad alemana en la economía global también ha decaído. En la economía europea no, pero en la global también, por tanto el mensaje es para todos. Podríamos decir, lo hicieron bien los suecos, lo hicieron bien los daneses, lo hicieron bien los finlandeses, pues si, pero no por la aplicación de la estrategia de Lisboa, sino por su propia convicción previa a la estrategia de Lisboa de la necesidad de adaptación.

[…]

P. ¿Algunos economistas han propuesto un ajuste durísimo y un recorte salarial de hasta el 20 %?

R. Sin duda hay que hacer un ajuste repartido. Pero por qué del 20%, en base a qué, porque no el 20 % mas
de productividad por horas de trabajo, porqué no invierten la oración, porque lo que no podemos hacer en la economía global es competir por salarios bajos. Competir a la baja salarial no le va a dar a Europa ningún margen de ventaja si quiere mantener la cohesión social. Pero si quiere liquidar la cohesión social y hacer un modelo Singapur, indio, pero creo que esto no es el propósito. El propósito es ganar valor añadido creciendo la economía y sostener la cohesión social. ¿Vamos a competir, con qué?, con un país emergente como Brasil por salarios baratos. Esto está fuera de toda perspectiva razonable.

Tras estas valoraciones dejaré que cada uno saque sus propias conclusiones.