Cambiar la mirada

Todos/as los que nos dedicamos a la enseñanza deseamos convertirnos en ese profesor que los alumnos/as no pueden olvidar. Pero no todos lo conseguimos.

Conozco a uno de esos profesores que los alumnos/as seguro que no olvidan. Su práctica docente es pecualiar, porque su mirada hacia los alumnos/as es diferente. Parte de una premisa: confía en el alumno/a. Pero no sólo en uno, sino en todos y cada uno de ellos. Y no se rinde. No les deja suspender. ¡Ojo! Eso no quiere decir que les apruebe, sino que no deja tampoco que ellos se rindan. Por ejemplo, si un alumno entrega trabajo mal hecho. Se lo devuelve con nuevas  indicaciones para que lo repita, y así una y otra vez hasta que el alumno llega al nivel esperado. Me pareció algo tan sencillo y fácil de aplicar, que por obvio, no parece tan útil como realmente es.

Otra de sus prácticas habituales es pactar todo con los alumnos: desde las normas de la clase hasta el modo de evaluación. A principio de curso los alumnos/as deciden desde cómo se van a sentar hasta qué porcentaje de la nota representarán sus trabajos, y cuando llegan a un acuerdo lo manifiestan al profesor que acepta las sugerencias. Obviamente se establecen primero unas condiciones para que esas normas y sitemas sean aceptables. Pero funciona. El alumo acepta esa responsabilidad y por ser una realidad que él mismo ha propuesto se encuentra con más predisposición a cumplirla.

Pero lo más sorprendente de este profesor es que consigue que los alumnos/as den la clase sin él, incluso cuando no está, los alumnos/as siguen su ritmo. Me explico: la clase funciona mediante debates, que los alumnos/as preparan previamente en casa. Cada día hay un moderador que prepara una introducción al tema y que hará una conclusión final con lo que se recoja en clase. Él es quien más se lo debe preparar, pero los demás también deben hacerlo. De hecho la participación suele ser un porcentaje muy importante de la nota. De esa forma, cuando el profesor falla, los alumnos, siguen sin él. Más de un profesor ha entrado de guardia a esa clase y se ha quedado perplejo ante el hecho de que los alumnos/as empezaran la clase solos. Cualquiera de nosotros querría que eso sucediera porque el nivel de motivación que se refleja en los alumnos es admirable.

Yo no soy tan valiente. Aún no dejo a mis alumos/as que den la materia solos, pero sí he empezado a cambiar mi mirada ante ellos y ha funcionado. Tengo pruebas. Tras mi cambio de actitud hacia los alumnos/as ellos, han captado el mensaje, y en dos grupos que funcionaban bastante mal (con más del 50% de aprobados) han subido las notas de forma espectacular. Hablo de ochos, nueves y dieces, en alumnos en los que no cabía más que un tres. Porque han creído en ellos. Porque han visto que una persona confía en que lo pueden hacer y le han demostrado que es cierto. Con mucho mérito para salir del “cajón de las etiquetas(el gandul, la tonta, el charlatán, el golfo, el pesado, la cortita). Hace falta valor para quitarte de encima ese San Benito y demostrar que eres igual de capaz que el resto.

… y estoy encantada, pero

me gustaría hacer un lla mamamiento a la sociedad, aunque sé que mi poder de llegar a ella es limitado. Me gustaría que dejaran de decir que los jóvenes son unos delicuentes, egoístas, maleducados, etc. Por favor, no generalicen. Hay jóvenes estupendos: que participan en bandas de música, en grupos de teatro, que colabboran con asociaciones humanitarias (Cruz Roja, Cáritas, etc), que cuidan nuestros bosques y nuestro medioambiente, que quieren y cuidan a sus abuelos, etc.

¿Por qué los medios de comunicación tan sólo sacan a los que roban bolsos y pegan a sus padres?

Les estamos dando el espejo en el que mirarse y la imagen que devuelve es espantosa. Démosles una bonita imagen, un modelo realmente bueno para que puedan imitarlo y para que cambiando la concepción que el mundo tiene de ellos, ellos puedan cambiar el mundo.


Anuncios

3 pensamientos en “Cambiar la mirada

  1. Hola Mavi.

    En primer lugar muchas gracias por tu comentario y por el enlace que me has enviado, lo seguiré de cerca porque este tipo de iniciativas me ayudan mucho en clase.

    Permíteme decirte que este post me ha emocionado, de verdad, porque me ha recordado todo aquello que me prometía cuando estudiaba en la facultad de pedagogía, y que finalmente, tal vez por desidia, o por la propia inercia del sistema, no he sido capaz de llevar a la práctica en clase.

    Hoy mismo me pongo con ello, otra vez, y comenzaré siguiendo tu premisa: cambiar mi mirada y mirar a mis alumnos de manera diferente.

    Muchas gracias Mavi, este tipo de lecturas le levantan a uno la moral y le recuerdan a qué se dedica y cuáles tienen que ser sus verdaderos objetivos.

    Javier.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s