¿Quién fue Enrique VIII?

English version.

Para empezar, diremos que Enrique VIII fue rey de Inglaterra, concretamente desde 1509 hasta 1547, año en que murió. Fue hijo de Enrique VII (1457-1509) fundador de la dinastía Tudor, al poner fin a la Guerra de las dos Rosas.  Enrique VIII, no era el primogénito, así que heredó el trono tras la muerte de su hermano Arturo.

Lo más conocido de Enrique VIII fue que estuvo casado con seis mujeres, concubinas aparte, pero además pasó a la historia por otros hechos destacables como: ejercer una monarquía absolutista en su país y romper con la Iglesia católica para fundar una nueva doctrina religiosa, el anglicanismo.

1.- Sus mujeres.

Para entender algunos aspectos de su política debemos entender primero su vida personal, pues estuvo muy ligada a la evolución de la nación.

1.- CATALINA DE ARAGÓN. Era hija de los reyes católicos, y se casó primero con Arturo, el hermano mayor de Enrique. Enrique y Catalina tuvieron una niña, María, pero ninguno de los hijos varones sobrevivió. Esto enfadó mucho a Enrique y solicitó al Papa la anulación matrimonial. Esto le sirvió de pretexto ante su objetivo de casarse con Ana Bolena. Como no consiguió la bula papal, se separó de la iglesia y obtuvo el divorcio a través del parlamento inglés.

2.- ANA BOLENA. Su papel fue determinante en la creación de la nueva doctrina, ya que ella creía en ciertas ideas protestantes. Se casó con Enrique y tuvieron como descendencia otra niña, Isabel, pero luego no pudo tener más niños. Por ello, Enrique la acusó de adulterio y otros cargos para deshacerse de ella, siendo decapitada. Así quedó libre para el tercer matrimonio.

3.- JUANA SEYMOUR. Al igual que Ana, era dama de compañía de la anterior esposa de Enrique. Ésta logró darle un descendiente varón, Eduardo VI, pero ella murió de fiebres a los seis días del parto.

4.- ANA DE CLEVES. Su cuarta esposa duró apenas seis meses. Para su separación alegó que el matrimonio no se había consumado, y la declaró “hermana del rey”, quedando durante toda su vida como amiga de la familia real.

5.- CATALINA HOWARD. Duró dos años de matrimonio, declararon la nulidad y la dacapitaron, como a su prima, Ana Bolena. Está visto que era arriesgado formar parte de la realeza en Inglaterra, sobre todo, si eras mujer.

6.- CATALINA PARR. Este hombre sufría debilidad por las “catalinas”, así que se hizo con la tercera. Parece que con ella encontró la horma de su zapato, ya que ésta se había casado ya dos veces, Enrique era su tercer esposo, y aún le quedó por conocer un cuarto. El cuarto fue Thomas Seymour, tío de Eduardo VI (hijastro de Catalina, no sé si me seguís).

2.- Sus acciones.

En el ámbito político logró aumentar el poder real (en detrimento del eclasiástico) al tiempo que fortalecer el Parlamento como institución, tanto de consulta del rey como de representación de los ciudadanos del rey. A través de complicados y contradictorios pactos con Francia (con Francisco I) y España (con Carlos I de Austria), logró cierta trascendencia a nivel europeo y este hecho se reforzó por la creación de una magnífica flota de guerra. Realizó algunas campañas en Escocia, pero no le sirvieron para unificar Gran Bretaña.

En el ámbito socio-cultural podemos decir que Enrique VIII fue un gran mecenas. De hecho, Hans Holbein el joven, pintó numerosos retratos suyos y de su corte. Estuvo atraido por la música, la lectura, el teatro y por ello, mantuvo una gran amistad con el humanista Thomas Moro, hasta que decidió decapitarle por ser más fiel al Papa que a su nueva iglesia.

En cuanto a la religión, ya hemos dicho, que fue trascendental el proceso de nulidad de su matrimonio con Catalina de Aragón, a través del cardenal Wolsey, que era su canciller (equivalente a primer ministro). El hecho de que Carlos I de España, fuese sobrino de Catalina y estuviera en contra de esa nulidad, hizo al papado declinar la petición. Así, con su poder de monarca absoluto, decidió romper las relaciones con Roma, y declarar que a partir de ese momento, no se reconocería la autoridad del Papa en Inglaterra. A partir de ese momento, la máxima autoridad, real y eclesiástica, era el rey de Inglaterra, como representante de Dios en la Tierra. A partir de aquí, fueron sumando las reformas que creyeron convenientes para hacer una religión “a la carta”. Tomaron muchas ideas de los calvinistas -que ya habían logrado su revolución en el norte de Europa-.

3.- Su legado.

Como hemos visto, Enrique VIII tuvo tres hijos (un niño y dos niñas) y todos pudieron gozar del trono de su padre, cada uno a su debido tiempo. Por supuesto, el primero en gozarlo fue Eduardo VI (1547-53) a pesar de contar con sólo 9 años. A su muerte subió al trono su esposa Juana, aunque sólo por nueve días, porque el pueblo prefería  a su hermanastra María I Tudor, tal y como había dispuesto Enrique VIII.

María I (hija de Catalina de Aragon) entre 1553-1558, intentó revocar todas las medidas religiosas de su padre pues ella , era fervientemente católica. Su muerte dio al traste con sus esfuerzos porque su hermanastra Isabel I, restableció el anglicanismo y se erigió cabeza de la Iglesia Anglicana. Por su negación a casarse y tener hijos, Isabel I fue la última de los Tudor.

La arquitectura clásica: más allá del templo

Más allá del templo, más allá de los ódenes clásicos (dórico, jónico y corintio), podemos hablar de la arquitectura del mundo clásico y clasificarla según los usos dados a ciertos edificios públicos, dejando de un lado la arquitectura doméstica (o sea, las viviendas).

Para empezar -y como hemos dicho, dejando de lado a los templos- podemos hablar de los edificios de diverisón, como el teatro, el anfiteatro, los estadios griego o el circo romano.

Los teatros en Grecia se construían sobre una ladera, primero en madera y luego en piedra. Poseían una grada semicircular, una orchestra circular cerrada  con el proschenion como fondo arquitectónico que hacía las veces de escenografía. El ejemplo más conocido es el Teatro de Epidauro. Los teatros en Roma evolucionaron de forma diferente. Se construía exento (sin apoyar sobre ninguna ladera) y unas arcadas sostenían las gradas (cavea), también semicirculares, que daba a una orchestra, en este caso, semicircular. En cuanto al proschenion no había diferencias. Los ejempplos más notorios son El Teatro de Marcelo (Roma) y el Teatro de Mérida, en fabuloso estado de conservación.

Teatro de Epidauro

Teatro de Mérida

El anfiteatro lo encontramos únicamente en el mundo romano, pues surgen por la unión de dos teatros, de forma que resulta un espacio oval en el que se daban luchan entre gladiadores, con animales o naumaquias. El más conocido es el Coliseo, aunque el más antiguo conservado es el de Pompeya, y hay otros en buen estado como el de Jem o el de Treveris.

Coliseo

Un tercer edificio dedicado a la diversión sería el estadio en Grecia, que sería equivalente al circo en Roma. Los estadios son espacios elípticos dedicado a competiciones atléticas, como el estadio de Epidauro o el estadio de Olimpia. Los circos también son alargados auqnue presentan una spina central, que marca el recorrido. Se utilizaban para realizar juegos troyanos y carreras de bigas o cuádrigas. El más representativo es el Circo Máximo, también en Roma.

Otros edificios, se utilizaban esencialmente para el culto al cuerpo, como las palestras griegas y las termas romanas. Las paletras eran edificios en los que griegos y romanos realizaban deporte y ejercicio. Eran edificios de planta cuadrada y porticados. Sabemos que Nerón,ordenó construir uno por influenica de Suetonio. Las termas completaban el tiempo de ocio romano, ya que eran un lugar de reunión social. Contaban con tres salas frigidarium, tepidarium y caldarium, de agua fría, templada y clanete respectivamente. Además, la calefacción circulaba por debajo del suelo gracias a un sistema de pilae. Las más conocidas podrían ser las termas de Caracalla, auqnue se conservan muchas otras en cualquier punto del Imperio Romano.

Termas de Caracalla

Arco de Septimio Severo (foro romano)

Así mismo existían otros edificios clásicos como los que tenían función conmemorativa o monumetos funerarios. Entre los primeros destacan la linterna en Grecia, poco frecuente (como la Linterna de Lisícrates, un monumeto circular en honor a un atleta) y los arcos y columnas en Roma (Columna trajana, Arco de Tito, Arco de Septimio Severo, Arco de Constantino), y de los funerarios tenemos mausoleos (Mausoleo de halicarnaso en Grecia; Mausoleo de Adriano en Roma – actual Castel Sant’Angelo-), columbarios y pirámides (Pirámide de Caio Cestio).

Por último, hay una serie de elementos arquitectónicos de época romana que debemos destacar como los acueductos (Segovia, Mérida, Nimes) y la basílica, aún sin connotación religiosa, sino comercial, pero con forma rectangular y tres naves que influirá en el mundo cristiano (Basílica de Majencio).

Como véis el mundo de la arquitectura clásica da para mucho más que para hablar de templos, que ya son archiconocidos como El Partenón de Atenas o el Erecteion en el mundo griego y el templo de Marte, el de las Vestales o el panteón de Agrippa en el mundo romano.

Confieso que no he podido evitar incluirlos aunque sea de refilón al final…ainsss