Mi nombre es Bond…

Ya sabemos cómo sigue la frase. Una de las más conocidas de toda la historia del cine. Hasta los niños la conocen. He de confesar que yo no he visto toda la filmografía sobre este personaje creado por Ian Flemming, de hecho, tan sólo he visto las recientes. Sin embargo, viendo la última de la saga, decidí que debía buscar la manera de ver las anteriores, aquellas en las que Sean Connery o Roger Moore entre otros, habían interpretado al personaje. Ahí vinieron mis problemas: ¿En qué año empiezan?, ¿Cuántas tendría que ver?, ¿Cuáles son?, ¿Merece la pensa verlas “todas”?, etc.
A continuación, como internauta de “pro” me puse a buscar y leí el artículo de la wikipedia (que aunque no fue el primero me pareció el más completo, sintiéndolo mucho por sus detractores…). Me pareció tan interesante, que me pareció un buen tema para retomar la categoría de Teatro y Espectáculos, algo abandonada en los últimos tiempos. Por tanto, ya he citado mi fuente, y aquí sólo me voy a dedicar a hacer una recensión de los datos aportados allí, así que los fallos y errores que pudiera haber, no me pertenecen.
Nuestro personaje salió de su padre (Fleming) en 1952, por lo que actualmente contaría con cincuenta y siete añazos muy bien llevados. Casualmente, su aparición en la primera novela, es la que hasta hoy es su penúltima película “Casino Royale”, ya que la productora (EON Producciones) no obtuvo los derechos de la misma hasta 1999. Hasta su muerte en 1964, Ian Fleming publicó veinte novelas y dos colecciones adicionales de cuentos. Continuaron su saga otros autores hasta el 2008.

Algunas de las cosas que más caracterizan a sus películas son su música, los fantásticos vehículos y artilugios o dispositivos –alardeando siempre de la tecnología más innovadora-, el escenario de la Guerra Fría – excepto en muy pocos filmes-, su “licencia para matar” y por supuesto, las “chicas Bond”. En este enlace podéis encontrar información sobre los directores que se atrevieron con esta saga y los guiones de cada uno de los filmes, entre otros datos interesantes. Yo sólo enumeraré las películas y trataré los actores que encarnaron el papel.

Las películas.

Las versiones oficiales de James Bond llevadas a la gran pantalla son:

  1. El doctor No (1962)
  2. Desde Rusia con amor (1963)
  3. Goldfinger (1964)
  4. Operación Trueno (1965)
  5. Sólo se vive dos veces (1967)
  6. Al servicio secreto de su majestad (1969)
  7. Diamantes para la Eternidad (1971)
  8. Vive y deja morir (1973)
  9. El hombre de la pistola de oro (1974)
  10. La espía que me amó (1977)
  11. Moonraker (1979)
  12. Sólo para sus ojos (1981)
  13. Octupussy (1983)
  14. Panorama para matar (1985)
  15. Alta tensión (1987)
  16. Licencia para matar (1989)
  17. GoldenEye (1995)
  18. Tomorrow Never dies (1997)
  19. El mundo nunca es suficiente (1999)
  20. Muere Otro día (2002)
  21. Casino Royale (2006)
  22. Quantum of Solage (2008)

Los actores de James Bond.

Los actores que han interpretado el papel le han impreso su carácter personal. Sean Connery quizá lo tuvo más fácil al ser el primero en interpretarlo y darnos la imagen de lo que debía ser este caballero. Lo representó en seis ocasiones (1962-67 y en 1971) con cierto aire machista, duro e impasible. Se enfrentó a los rusos y chinos comunistas en el contexto de la Guerra Fría. Su sustituto en 1969, George Lazenby, no tuvo mucho reconocimiento ante el público, aunque hay quien piensa que la suya es una de las mejores películas.
Tomó el relevo Roger Moore que se metió en el papel 7 ocasiones durante las décadas de los setenta y ochenta. Dotó al personaje de cierto aire de gracia y diversificó los escenarios (Brasil, Caribe, Estados Unidos) y a sus enemigos. Como nota curiosa podemos apuntar que fue el Bond más mayor de todos (con 46 años cuando tomó el papel).

Timothy Dalton volvió a la tensión de la Guerra Fría en un momento en el que los espectadores ya estaban algo cansados de esta temática. Se atribuye una película muy buena y otra muy mala, pero en wikipedia no especifican cuál es cada una. Si os sirve de referencia en filmaffinity ambas tienen una nota media inferior a un cinco y medio (sobre diez) y unos dos mil votos (es decir, que hay poca gente entre los cinéfilos usuarios de esta página que se ha dignado a verlas). Por ello, tras la última película de Dalton hay una pequeña temporada de sequía en la Inteligencia Británica.

Pierce Brosnan retoma el personaje con nuevos bríos en 1995 y con importante éxito de público, manteniendo el personaje hasta el 2002 con cuatro filmes. En sus escenarios la informática tiene gran protagonismo, modernizando un poco al agente 007. Es el primer Bond que sangra, que es capturado y torurado por los enemigos, haciendo al personaje más humano y cercano. Es sorprendente que le ofrecieran el papel para suceder a Roger Moore, pero sus contratos con la serie televisiva de Regminton Steele, le impidieron aceptar el papel, cediéndolo a Dalton.
El último Bond es Daniel Craig, y ha sido un Bond bastante polémico. En primer lugar por su físico, más tosco y bajo que el resto de intérpretes. En segundo lugar, porque su accidentado rodaje le sirvió de mofa a la prensa. En tercer lugar, porque volvió a los modos rudos del primer Bond, cuando muchos de sus espectadores tenían como única referencia al refinado Brosnan y creían que había cambiado por completo al personaje, cuando en realidad, retoma los rasgos de Connery.

Bueno, como ya os habréis dado cuenta, si queremos estar al día en el mundo Bond, tenemos mucho trabajo por delante. ¿Empezamos?

Premios Potnia 2009

Hola a todos/as:

Para quienes no lo hayáis leído en los comentarios de la entrada anterior, este blog ha sido premiado por Madhouse: casa de locos. A   parte del orgullo que supone este premio por poner  “la historia (y más cosas) al alcance de todos” de este blog (en palabras de Quimérico Inquilino), ahora tengo como honor conceder premios a otros blogs y sitios web. Y a eso voy.

La labor no ha sido sencilla, y finalmente he decidido que los selecionados sean tres, de vertientes relacionadas con la temática de mi blog. De esta forma y siguiendo estos criterios los premiados son:

El Mortero: blog sobre la arquitectura alicantina y de denuncia de los frecuentes atropellos que hacen en la estética urbanística. Merece este premio por su dedicación desinteresada y por la rigurosidad de sus artículos.

Doceo et disco: bitácora de un profesor de clásicas, asociado con otros a través de la plataforma Chirón. Merece este premio por realizar un trabajo magnífico de optimismo en la labor docente y mostrar el mimo con el que se realaciona, de forma recíproca, con sus alumnos/as.

Educahistoria: página con recursos educativos para la Historia, enlaces, noticias, etc.

Enhorabuena a los premiados. Si os preguntáis que hacer con vuestro premio, estos son los pasos a seguir:

  1. Elegir un máximo de 7 blogs o sitios de Internet que por su calidad, su afinidad o cualquier razón hayan conseguido establecer un vínculo que desees reforzar y premiar; y enlazarlos en el post escrito.
  2. Escribir un post mostrando el premio, citar el nombre del blog o web que te lo regala y notificar a tus elegidos con un comentario.
  3. Exhibir el Premio en tu blog. (opcional)

Al resto os comunico que en breve será el SEGUNDO ANIVERSARIO DE LA POTNIA y en él haremos de nuevo una valoración sobre el segundo año de la Potnia, que os anticipo que ha sido aún mejor que el primero. Sin embargo, necesito vuestra ayuda para decidir cuál será el primer post de mi tercer año y por eso necesito que elijáis por mí.

Cómo se gobierna: diferencias entre sistemas políticos.

A raíz de una película que ví recientemente (La Ola), en la que un profesor daba un seminario sobre la autocracia, pensé que sería interesante esbozar aquí las diferencias, de forma sumaria, entre unos sistemas políticos y otros.

En primer lugar, hay dos grandes bloques: la autocracia y la democracia. Con unas nociones básicas de griego ya tenemos la primera pista. La autocracia es el poder de uno mismo, mientras que la democracia es el poder del pueblo. Pero veamos los matices.

Montesquieu

Montesquieu

La autocracia es la concentración del poder en unas solas manos, con la consecuente falta de poder y control por parte de los destinatarios de ese poder. La democracia se basa en la separación de poderes (defendida por Montesquieu) y la existencia de una constitución limita y garantiza esos poderes. Ahora sí que vemos la diferencia clara. Pero la cosa no queda aquí y se complica un poco más con diferentes sistemas políticos dentro de estas dos grandes formas generales.

Dentro de la autocracia hay dos formas de gobierno básicas: la autoritaria y la totalitaria. A simple vista parecen iguales, pero hay una sutil diferencia.

Una autocracia autoritaria es aquella en la que el poder se concentra en unas solas manos y ejerce todo el control político, económico y social. Ejemplo de este tipo de gobierno es el reinado absoluto de Luis XVI, o los despotismos ilustrados del siglo XVIII, o la dictadura de Primo de Rivera o incluso los Neopresidencialismos iberoamericanos.

Por otro lado, una autocracia totalitaria es auqella en la el poder se concentra en unas solas manos y jerce todo el control político, económico, social y, además, ideológico. Es el caso del nazismo, fascismo y comunismo, que ascienden en el periodo de entreguerras.

Por su lado la democracia puede presentar básicamente tres tipos de sistemas: el presidencialista, el semipresidencialista y el parlamentarista.

El sistema presidencialista es aquel en el que hay una separación total entre poder ejecutivo y legislativo y es un sitema republicano. El presidente es el jefe de estado y jefe de gobierno, además de ser elegido directamente por los ciudadanos. En este sistema el presidente no puede disolver el parlamento y el parlamento no puede derrocar al presidente ni tiene voto de censura. El gobierno de Estados Unidos funciona con este sistema.

Muy similar es el sistema semipresidencialista, que también es republicano. Aquí el presidente de la República es legido directamente y el Primer Ministro es elegido por el Parlamento. El primero enfoca sus funciones generalmente a la política exterior, mientras que el segundo se encarga de la política interior. Este sistema es el que funciona en Francia.

El parlamentarismo, por su parte, es un sistema que admite un monarquía o una república. En él hay colaboración entre los poderes ejecutivo y legislativo. El jefe de Estado tiene una función meramente representativa, y el gobierno necesita la confianza del parlamento, aunque tiene iniciativa legislativa. El Parlamento controla al gobierno mediante ruegos, preguntas, mociones de censura y cuestiones de confianza. Este es el sitema que nos rige en España desde la Constitución de 1978.

Espero que este pequeño galimatías os haya servido para aclararos un poco el asunto y entender, por ejemplo, de qué hablan cuando tratan las cuestiones electorales de otros países en las noticias de la televisión o la prensa. ¿Y tú, has elegido el tuyo? Os dejo esta reflexión:

Chiste gráfico de El Listo

Chiste gráfico de El Listo