La polis Griega

Volvemos de nuevo al maravilloso mudo de la Historia, para adentrarnos además en sus períodos más remotos. La polis griega es un tema que ha ocupado a los estudiosos del mundo antiguo y ha derramado “chorros de tinta”. Algún ejemlar de la amplia bibliografía que se ha escrito sobre la polis, seguro que lo podéis encontrar en cualquier biblioteca pública, incluso con ediciones fantásticas para niños y adolescentes. Para centrarnos en este aspecto concreto de la Historia de la Grecia Clásica, en primer lugar definiremos el concepto y a continuación veremos el proceso que lleva a su creación.

1. ¿Qué es la polis?

La respuesta inmediata de alguien con algo de cultura general sería “la ciudad en la Grecia Clásica”, y no iría desencaminado. Sin embargo, nosotros vamos a profundizar un poco más en el tema. Podemos definirla como:

“Comunidad jurídicamente autónoma y soberana de carácter agrario dotada de un lugar central que actúa como núcleo político, social, administrativo y religioso.”

Ahí queda eso. Pero esta definición encierrra mucho información en su contenido. Como dijo Jack el Destripador – perdón chiste malo o muy malo, incluso-, “Vayamos por partes“:

Comunidad: conjunto de personas

Jurídicamente autónoma y soberana: hace referencia a la “ciudad-Estado”

De carácter agrario: no mercantil, no confundamos la ciudad con el desarrollo económico, pues tienen caminos diferentes, y de hecho, éste se desarrollará de forma importante en Atenas (no en toda Grecia) bastante después de que surgiera la primera polis

Dotada de un lugar central: es decir, la polis es algo físico, no un ente abstracto.

…que actúa como núcleo político: pues allí se reúnen para ejercer los poderes que les otorga ser jurídicamente autónomos y soberanos. De hecho, el propio término deriba de polis.

… social: también conocido como “vecineo“.

…administrativo: pues los órganos residen allí.

…religioso: los templos son el referente de toda polis, teniendo además una serie de dioses oficiales que la custodian y definen. La religión es, y más en estas fechas, un elemento de aglutinación y control.

Imagen del Partenón de Atenas

2.- ¿Cuándo se da la creación de las primeras polis?

Una polis se crea por un proceso de synoikismo, o en castellano, sinecismo. El synokismo es el proceso de unión de oikos. Una definición rápida de oikos sería “hogar”, pero más concretamente podríamos decir que es “la unidad familiar vinculada a la tierra”, entendida ésta última como fuente de riqueza. De hecho, esta palabra derivará en la actual “economía”.

Pues bien, de esta forma, la polis se formaría por un proceso de unión de hogares. Pero para que se produzca el efecto que buscamos, han de coincidir una serie de requisitos:

  • Interés de los “aristoi” (clase social alta) de consolidar su poder de forma política.
  • Ordenación del territorio con un asty (centro), con los edificios públicos, y un xora (periferia), adscrita a ese núcleo.
  • Ordenamiento jurídico, que se basaría en primer lugar en la tradición, y posteriormente se registraría de forma escrita.
  • Voluntad general de los individuos de integración en la comunidad política.

Conclusiones

La primera polis griega de la que tenemos noticias es Smirna, en la segunda mitad del siglo IX a. C. o durante el siglo VIII a. C. A algunos quizá les soprenda ver que esta ciudad, la primera polis griega, está ubicada en Asia Menor (la actual Turquía), sin embargo no hay razón para sorprenderse.

Me explico. Esa zona en la antigüedad, era conocida como Jonia. Allí emigraron muchos griegos en los momentos en los que la península helena quedaba saturada por exceso de población y escasez de recursos. A través de ellos llegarán siempre todas las novedades a la Grecia Continental, pues es en Oriente (Anatolia, franja siro-palestia, Egipto…) donde se producen las primeras transformaciones por su alto grado evolutivo desde el Neolítico.

Anuncios

La evolución del pensamiento geográfico hasta la actualidad

Hasta la actualidad el pensamiento geográfico ha ido adquiriendo diferentes matices, que han logrado enriquecerlo hasta llegar a ser la Ciencia que todos conocemos. Pero esto no ha sido siempre así. Como todo, sus orígenes se pueden remontar hasta la Antigüedad.

Desde los poemas homéricos encontramos ya descripciones geográficas, que aúnan la cosmología y la astronomía a sus escritos. En tal línea continúan Anaximandro y Heródoto, que es considerado el primer geográfo, además de tener el honor de ser, asimismo, el padre de la Historia. Será Ptolomeo quien incluya el primer mapa y, en éste se basaran los estudiosos romanos. Estrabón, fue el primero en afrimar que la tierra era un astro esférico y basándose en esta hipótesis realizó sus descripciones. Plinio, el Viejo y Julio César recopilan entre sus obras los estudios de los griegos que les precedieron.

Al llegar la Edad Media, la Geografía se adpata a los intereses de los estudiosos. por ejemplo, en el mundo cristiano, será Jerusalén el centro del mundo y en el mundo islámico, La Meca ocupará el mismo lugar. Lo más relevante de los estudiosos cristianos fueron obras basadas en la descripción y la labor recopilatoria de los textos clásicos, sobre todo de Ptolomeo. Destaca El Libro de las Maravillas de Marco Polo.

El Islam contó por su parte con el cartógrafo y geógrafo Al Idrisi (ya mencionado en este blog) y el viajero y explorador Ibn Batuta.

La Edad Moderna fue un momento de cambios y de auge para la Geografía, ya que los intereses comerciales de la época derivaban en un interés directo por el conocimiento geográfico. Fue Mercator el primero en realizar una proyección cilíndrica basado en los meridianos y los paralelos y Cassini encabezó la Escuela Francesa.

Mapa de Mercator

Ya en la primera mitad del siglo XIX encontramos a los que podemos considerar los precursores. Humboldt y Ritter, potenciaron el aspecto regional y usaron métodos de otras disciplinas como la Botánica, la Mineralogía, las Matemáticas, o la Historia Natural. Creían en una armonía del universo, la naturaleza y el medio con el ser humano.

Podemos hablar de una fase científica a apartir de la segunda mitad del siglo XIX. Los factores que impulsaron el desarrollo de esta ciencia fueron la revolución Industrial (por la necesidad de materias primas y nuevos mercados), el nacionalismo por la necesidad de marcar nuevas fronteras y el Imperialismo y Colonialismo por motivos similares.

Es en esta época cuando aparecen las primeras Sociedades geográficas. También en estos momentos se divide la Geografía en Física y Humana. Las corrientes que predominan en estos momentos son el Darwinismo, del que drivarán el Determinismo (es decir, la creencia de que el ser humano está condicionado por el medio en que habita) y el Posibilismo (contraria a la anterior al pensar que el ser humano es capaz de adaptar los diferentes medios a sus necesidades); y por otro lado el Positivismo.

En el primer tercio del siglo XX se da la fase clásica de la moderna ciencia geográfica. Vidal de la Blache, crea la Geografía Regional, superando la división de la Geografía Física y Humana. Se trata de una propuesta despolitizada ya que opina que la región geográfica es única y ajena a otras interpretaciones. Contará con Moritone y Villaux como seguidores.

Ratzel, contemporáneo al naterior, creará una Geografía Antropocéntrica al aunar el Positivismo con el Evolucionismo.

Desde el segundo tercio del siglo XX hasta los años setenta, destaca el fenómeno de la Geografía Cuantitativa. Se basa en el Positivismo, pero rechaza la Geografía Regional. Aparece gracias a la Informática y busca crear modelos generales, huyendo de las monografías. Será criticada posteriormente por alejarse del ser humano. Como reacción, en los años setenta y ochenta surgirán la Geografía Humanista y Posmoderna y la Geografía Radical. Las primeras tratan de fomentar la libertad y la diversidad del ser humano, pero sin la involucración social con la que se caracteriza la Geografía radical. Ésta, incluye como aspecto social el compromiso de conservación del medio ambiente. Critica tanto a la Geografía Cuantitativa como a la Humanista y Posmoderna. Afirma que el espacio geográfico es un espacio social y culpa al capitalismo de la devastación medioambiental.

La Geografía Actual es una geografía social, física y humana. La Globalización, lejor de aunar, ha incrementado las diferencias entre regiones y, por tanto, la perspectiva de futuro de la Geografía es disminuir la desigualdad social.

Elche en el medievo: una visión actualizada

Las excavaciones desde 1997 en la ciudad de Elche nos han aportado diferentes datos que permiten reconstruir de forma parcial la urbanística del municipio en época medieval. La fundación del actual núcleo urbano está relaciona con el traslado de población desde el yacimiento de la Alcudia, que tiene demostrada su pervivencia hasta el siglo VIII d. C. No obstante, los primeros indicios de vida en el núcleo son del siglo X, con lo cual, no sabemos qué sucede con la población en ese intervalo de dos siglos.
Existen diversas teorías, desde un doblamiento disperso en alquerías a la ocupación del yacimiento conocido como El Castellar de la Morera (cerca del Pantano de Elche) con restos de población de los siglos VII- VIII y con unas murallas del siglo X – XI.
Los primeros restos en Elche, propiamente dichos, son materiales encuadrables en la segunda mitad del siglo X (época califal) y las viviendas encontradas en las excavaciones realizadas en el Palacio de Altamira de finales de esa misma centuria. Por tanto, sabemos que a principios del siglo XI la ciudad ya existe, no sólo por las pruebas arqueológicas, sino por las regencias escritas que nos deja el geógrafo Al’ Udri, al decir que el rey de la taifa de Denia, Mûyahid Al Amîrî, conquistó Elche y Orihuela en el año 1038. Un poco posterior es la cita del viajero Al Idrisi, que la define como una ciudad amurallada asentada en el llano, con un canal que la atravesaba y portaba agua salobre para los mercados (zocos) y los baños (unos visitables en el actual Convento de Las Clarisas y dos posibles en la calle Mayor nº 33 –intramuros- y otros en la calle Trinquete –extramuros- .) También contaba con una mezquita aljama (probablemente bajo la actual Santa María), un cementerio (cerca del camino de Alicante), varios hornos y testares…
Pero volviendo a la muralla, diremos que está construida de tapial. En época almorávide se construye una torre del homenaje exenta (en el Palacio de Altamira) y la puerta monumental de 8 m de luz y 3’4 m de anchura, en un cubo de tapial junto a dicha torre. Consta de una bóveda de cañón con un alfiz a soga y tizón de ladrillo. La construcción de un muro paralelo al de época califal por el Este, permite el acceso desde el río. Además se refuerza la muralla califal con cuatro contrafuertes. Tras este pasillo de 13 m, una nueva puerta al Este da ya el acceso directo a la ciudad.
En cuanto a la torre del Homenaje, sólo la base es islámica, ya que en época cristiana se recrecieron las otras dos plantas de las que consta en la actualidad. Se tuvo la oportunidad de excavar 70 m lineales de la muralla, lo que permitió descubrir el foso que discurría en paralelo a la misma por la zona norte (frente a les Cases de la Mare de Déu –esos “pedruscos” junto a la fuente del Palacio), que parece datar del siglo XII.

De época almorávide es también el monumento citado por las fuentes como “más inexpugnable” de la ciudad desde época islámica hasta que la muralla pierde su funcionalidad. Estamos hablando de la Torre de La Calahorra. Ha sufrido muchas transformaciones, por lo que actualmente, es difícil imaginar cómo fue. Originalmente era más alta, pero los terremotos del los siglos XVII y XIX destruyeron sus pisos superiores. Una nota previa: una calahorra es una torre con función defensiva, exenta y algo adelantada de la muralla, para defender los accesos o puntos relevantes. Pues bien, ésta, está rodeada por un foso al Este y otro al Oeste, y hay evidencias de lo que podría ser un lienzo de la muralla delante de la torre. Es decir, nos encontramos con un foso extramuros y otro intramuros, que además se encuentra protegido por un lienzo de muralla, por lo que algunos autores lo explican por la existencia de un puente levadizo que uniera el interior de la Calahorra con la ciudad. De hecho, en algunos textos es citado como un “fuerte” por lo que quizá su estructura sea aún más compleja de lo que aquí aventuramos.

En la zona del Ayuntamiento se descubrió un antemural también de época almorávide, que estaría unido al lienzo del siglo XI por una serie de tirantes y adosado a la torre de la zona, formando una plataforma de 4 m de anchura.
En la parte occidental, es decir, la ladera del río, se crea una línea adelantada que engloba los maltrechos restos de la fase anterior. Recordemos que, por la orografía propia del lugar, en esta zona no es necesaria la construcción de un foso y por ello, no existe.
En época almohade hay pocas transformaciones. Cabe destacar la construcción de una alberca y una gran cisterna que inutilizan la puerta monumental junto al río y la realización de dos galerías subterráneas con entrada desde un pozo, una hacia el norte y otra hacia el sur.
De época bajomedieval (mediados del siglo XIII – XIV) sólo contamos con una muralla adosada a la Torre del Homenaje. De estos momentos es también el Alcàsser de la Señoría (actual Palacio de Altamira), pues no tenemos constancia de que anteriormente estuviera cerrado por el Este y es ahora, con la conquista por parte de Jaime II cuando se cita como tal por primera vez.
A todas estas aportaciones debemos sumar, las descripciones que nos dejó Cristóbal Sanz de la ciudad en 1621. Sanz afirmaba que constaba de muralla almenada realizada en tapial, de ocho torreones y dieciséis torres pequeñas en la muralla y ocho más en la barbacana (que no se ha encontrado aún).
Por el momento quedan bastantes interrogantes que se podrán resolver con la excavación de la zona sur, para obtener más datos y de los arrabales con los que contaba la ciudad, para conocer mejor su extensión y evolución urbanística.

NOTA: la información ha sido recensionada de la publicación de LÓPEZ SEGUÍ, E. et al.: Elche Medieval: La Evolución De Su Sistema Defensivo. (II Jornadas de Arqueología Medieval, Alicante, 2004).