El Día del Libro

Desde 1974 se estableció que el 23 de abril de todos los años sería el Día del Libro. Mucha gente aprovechará la ocasión para postear sobre Shakspeare y Cervantes, su autor favorito, el último libro que ha leído… Yo confieso haberme planteado todas esas opciones. Además del origen de la fiesta, su celebración en diferentes lugares de España o… el mundo. Sin embargo, finalmente, creo que he optado por algo diferente (a la par que sencillo). Pasen y vean.

El libro ha existido desde el mundo antiguo, pero sufrió una auténtica revolución con la llegada de la imprenta de tipos móviles. Dicen que fue Johanes Guttemberg el primero en hacerlo. al imprimir, ¿cómo no?, una biblia- que por cierto significa “libro” en griego. A partir de este momento, el clero y los intelectuales pudieron dejar de preocuparse y ocuparse en la conservación de los antiquísimos manuscritos que custodiaban y se pudo difundir toda la literatura existente con mucha más eficacia. De hecho, anteriormente, hubo libos a los que nadie podía acceder por su frágil estado. Los beneficios que produjo esta revolución los veremos en otra ocasión, ya que lo que hoy me interesa es plantear un debate que existe en nuestra sociedad desde hace algún tiempo a causa de otra revolución:

¿Va a acabar la costumbre lectora (si aún exise) de las personas a causa de la llegada de Internet? ¿O podemos entender que la llegada de este mounstro mediático va a sustituir los hábitos de lectura anteriores o incluso fomentarlos? ¿O puede incluso que ambas forma de leer puedan convivir entre los miembros de nuestra sociedad?

Señores:

Hoy dejo el debate abierto (yo tengo una opinión bastante clara) para que ustedes sean los que expresen sus opiniones, defendidas con argumenos y desde el respeto, en los comentarios.

Adelante.



Anuncios

7 pensamientos en “El Día del Libro

  1. mmm… a ver…

    yo no creo que desaparezca nunca el libro, por un lado porque leer un rato en una pantalla (a dia de hoy) es bastante cansado, ya que acaban por dolerte los ojos.

    Lo que si que es cierto es que se reducira su uso. ya existe la tecnica suficiente para hacer pantallas tactiles y “enrollables” como si fueran un folio (es decir haciendo un canutillo), lo que unido a la posibilidad de internet hace que uno se puede descargar cualquier cosa. Ya hay estudios para que en un futuro llegues con tu pantalla “enrolable” a un quiosco y pagando algo te descargues el periodico del dia. Esto a lo “bruto” podria convertir un periodico en un libro.

    No creo que en un futuro cercano acabe el libro tal y como lo conocemos hoy. Eso si quizas en un futuro lejano todos tengamos nuestra “pantallita enrollable” con mil libros en su interior y el libro de papel quede reservado para los nostalgicos (empezare a guardar libros para que mis descendientes puedan venderlos omo reliquias…. jajaja), claro esta que para eso tienen que hacer pantallas que no molesten a los ojos, en las que puedas hacer anotaciones, subrayar… Vamos que ni idea, pero… uno no puede oponerse a los adelantos, tienes que intentar ir de una mano con ellos (y que la otra mano se quede tal y como esta ahora)

    Saludos!

  2. Pardiez, la caja de pandora. Como Ramoncín visite tu blog te vas a enterar de lo que es un caspa-comment.

    Mi opinión como lector asiduo en papel y en formato digital (ainsss, mis noches pegado al monitor leyendo “El Señor de las Tinibelas” …) es esta:

    El ebook se está difundiendo rápidamente y, como en la misma línea que Juan, opino que es el predecesor de un formato futuro. Está muy bien eso de leer en PDF pero creo que hay una vuelta de tuerca que darle. El libro en papel acabaría despareciendo si no fuera por varios factores que tiene a su favor y, me atrevería a decir que, de forma casi azarosa:

    – Su tacto. Esto parece estúpido pero si pensamos detenidamente nos daremos cuenta de que existen millones de hábitos atribuidos al libro por sus cualidades físicas. El gesto de leer un libro en mímica, repanchingarte en la hamaca en veranito para leer, molestar con el flexo al cónyuge que intenta dormir por las noches (jeje), el pasar de las páginas, chuparte el pulgar (esto es asqueroso y yo no lo hago pero hay que reconocérselo), etc etc. ¡Joder si hasta tienen un olor para ellos solitos!

    – Hay más que chinos. Hay tal cantidad de libros actualmente sin tan siquiera clasificar, (esto es simplemente: libro, nombre, autor, ubicación, género, páginas) que sería imposible ponerse a digitalizar página por página. Aunque hay intentos similares de mega-bases de datos no llegan ni al 5% de la producción literaria. Otra cosa es que las re-ediciones, que como sabéis se hacen en digital y luego se imprimen, salgan en formato ebook, pero ¿qué hacemos con todo el conocimiento impreso del pasado?

    En cualquier caso convivirán y, en gran parte, gracias a una habilidad que hace al hombre un ser muy majete: la escritura. Ok, puede que actualmente se procese más texto digital que en papel (y las generaciones futuras ni os cuento) pero no hay que olvidar que el cerebro del ser humano está configurado (y a fuego lento) en base a esta habilidad. Y el lenguaje escrito necesita algo donde escribirlo. Y sí, escribir se escribe en el ordenador también pero el sistema de traducción de símbolos en tu mente a los símbolos en el papel es, de momento, insustiuible.

    Digo de momento porque supongo que en unos cientos de miles de años cambiaría la cosa, pero como no nos queda tanto… 🙂

  3. No creo que desaparezcan los libros tal y como los conocemos hasta ahora, ni siquiera que decaiga su venta por una sencilla razón….; ya existe internet desde hace bastantes años y no se ha dado ningún sintoma que muestre la debacle del libro. Si esta fuese a existir ya creo que se hubiese empezado a notar.

  4. No sé si desaparecerán los libros. A mí me molesta mucho leer en pantalla (aunque admito que últimamente lo hago más que en papel XD). No obstante, si eso significa que los árboles van a tenr una tregua me apunto a la tecnología. No quiero ni pensar cuantos árboles hacen falta para hacer un libro 😦

  5. Ahora que ya habéis opinado todos, o casi todos, ya me puedo permitir el lujo de ddejar aquí mi opinión. Creo que cada una de ls formas de leer yiene su propio encanto y, ciertamente el hecho de coger un libro implica una serie de hábitos que lo siguen, que son, en sí mismos, encantadores. De hecho, si a esto lo acompañamos con un buen té, se convierte en un momento de paz inigualable.

    Por otro lado, los libros digitalizados o e-books, contienen varias ventajas:
    1) La ecológica, es decir, menos papel igual a más árboles = más vida.
    2) La económica, es decir, si todo lo que leo me lo tuviera que comprar no llegaría a fin de mes (aunque uso y abuso de las bibliotecas públicas, benditas sean).
    3) La organizativa, es decir, ya no me caben ni más libros, ni más estanterías en las que colocarlos.
    4) El vistazo simple, es decir, que muchos libros (sobre todo el teatro, con un vistazo simple me basta para saber si quiero leerlos o no, y si puedo tomar esa decisión desde casa, pues, mejor que mejor.

    Que conste que esta enumeración de ventajas la hago porque pienso que es la opción que ehora mismo, está más necesitada de una defensa para que no desaparezaca, porque el libro, hoy por hoy, sigue siendo fuerte y yo, me alegro de ello.

    Gracias a todos por hacer este debate tan interesasnte y por respetar los turnos de palabra ( ja,ja, ja)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s