La mezquita islámica: esa gran desconocida

Mi intención con este post no es otra que “desoccidentalizar” la historia de la arquitectura que conocemos. Obviamente, los españoles sí estudiamos la arquitectura islámica en nuestros estudios obligatorios, pero ésta, generalmente, queda relegada a aquellos monumentos construidos por los seguidores de Alá en la península. Pero vayamos ya a lo que nos interesa en este artículo:

las mezquitas.

Dentro de una mezquita encontramos diferentes elementos. El principal, es el muro de la quibla que indica la dirección hacia la que los musulmanes deben dirigir su oración, La Meca. Para diferenciarla del resto de las paredes del templo se abre en ella un pequeño ábside o nicho llamado mihrab, similar al altar cristiano pero sin su contenido simbólico.
El resto de la sala de oración (haram) es un espacio techado indiferenciado, dividido en ocasiones por arquerías sobre columnas, paralelas o transversales al muro de la quibla. Esta disposición, heredada de las basílicas paleocristianas y transformada por el culto musulmán en la tipología conocida como mezquita hipóstila, evita las articulaciones espaciales jerarquizadas, características de sus antecesoras cristianas. Otra de las novedades de estas salas hipóstilas es su capacidad para crecer indefinidamente, como en el caso de la mezquita de Córdoba.

LA MEZQUITA

 

1.- Mihrab: nicho en dirección a la Meca.
2.- Qibla: muro del fondo.
3.- Maqsura: espacio acotado para el príncipe.
4.- Mimbar: púlpito de oración y sermón.
5.- Haram: sala de oración.
6.- Iwan: sala de recepción.
7.- Sahn: patio.
8.- Sabil: fuente de abluciones.
9.- Alminar: torre para llamar a la oración.

El patio o sahn, está rodeado de soportales que proporcionaban sombra a los fieles. A menudo cuenta con igual o mayor superficie que la zona cubierta. En algunos casos —como en las mezquitas de Córdoba o Sevilla— el sahn imitaba la configuración interior por medio de filas de naranjos alineados y a la misma distancia que las columnas de la sala adyacente. Además, en el patio solían aparecer dos elementos característicos:

  • la fuente para las abluciones (sabil)
  • la torre para llamar a la oración (el alminar o minarete)

Con el aumento de la congregación religiosa, debido a la gran extensión de la religión islámica a principios de la Edad Media, se instituye la llamada de un muecín, a viva voz, desde la cubierta más alta del edificio.

Debemos destacar dos casos de especial relevancia por su alminar. La mezquita de Samarra, de época abbasí es la única que cuenta con un minerete helicoidal exento; por su parte, la mezquita de El Cairo, construida por los fatimíes, presenta un alminar helicoidal en su interior.

Minarete helicoidal exento de Samarra

Minarete helicoidal en el interior de la mezquita de El Cairo

Otos elementos destacables son:

  • El mimbar o púlpito: Se utilizó por primera vez en la mezquita de Medina. Al principio se empleaba como estrado, pero pronto se convirtió en un verdadero púlpito para la predicación del imán.
  • La maqsura: Un espacio acotado por arquerías situado delante del mihrab y decorado con mayor riqueza. Su función era proteger a los gobernantes, especialmente después de que varios de los primeros califas fueran asesinados por la espalda durante la oración.

El iwan es un modelo formado por un patio central al que comunican los diversos iwanes o salas abovedadas que se abren a través de grandes arcos. Esta disposición tiene su origen en la arquitectura del Irán Sasánida y en las mezquitas Abasíes de Irak.

Uno de sus elementos arquitectónicos más característicos es el que veremos a continuación. Podemos decir que las cúpulas empleadas en esta arquitectura proceden de la arquitectura Sasánida y las tradiciones paleocristianas. Se da una progresiva sustitución de la cúpula sobre pechinas de influencia bizantina por la cúpula sobre trompas de influencia sasánida. Veamos diferentes ejemplos:
La primera mezquita construida se conoce con el nombre de cúpula de la Roca ubicada en Jerusalén, ya a finales del siglo VII.

El mausoleo de Bujoro del siglo X posee una cúpula sobre trompas, derivadas del Irán Sasánida en lugar de las tradicionales pechinas propias de la arquitectura bizantina. Bajo los otomanos las mezquitas se construyen siguiendo la tradición bizantina. De este modo, la mezquita de Selimiya (Solimán) del siglo XVI en Edirne (Turquía), posee una colosal cúpula precedida por un patio porticado, donde se multiplican las pequeñas cúpulas y semicúpulas.
La composición es similar a la de la basílica de Santa Sofía, que luego fue convertida en mezquita. Esta forma —que también se empleó en la mezquita de Solimán— influyó en el diseño de otras mezquitas de Oriente Próximo y la India.

Cupula de la Roca en Jerusalén
Mezquita de Solimán en Edirne

De los otros elementos constructivos destacan los arcos. Hay diferentes tipos:

  • Arco de herradura:
    • su origen se remonta al Imperio romano
    • Los visigodos de la península Ibérica lo emplean
    • Omeyas lo adaptaron para las construcciones musulmanas
  • Arco apuntado:
    • de origen sirio-romano
    • también recogido por la dinastía Omeya,
    • se difundió por el califato de Bagdad.
    • Desde allí se transmitió hacia África, y los pueblos bereberes lo exportaron hacia sus territorios españoles, donde se conservó entre los mudéjares que, a su vez, extendieron su empleo por Latinoamérica.

 

Estas son las partes principales de una mezquita. Dejaré pendiente para la próxima vez, tratar los pilares básicos del islam y sus dogmas, para acernarnos a conocer mejor y comprender las costumbres de esta cultura vecina que tantos progresos nos aportó.

Anuncios

Dos de Mayo de 1808: Un día de Cólera

El título del último libro de Arturo Pérez Reverte no podía ser más revelador: Un día de Cólera. Así fue y así lo cuenta a lo largo de 394 páginas. El tema está claro; el alzamiento del pueblo español (no los militares) contra los excesos de la ocupación francesa en Madrid. El momento es más que oportuno, ya que se cumple este año el segundo centenario de tal acontecimiento. El enfoque es bastante historicista, hasta el punto en que se dice que en la obra aparecen más de quinientos personajes reales con nombres y apellidos. Doy fe. No los he contado, pero si no son quinientos serán seiscientos …o mil.

Este es a la par, el mayor atractivo y el mayor inconveniente que presenta el libro. Por un lado, porque el aporte de datos es tan inmenso que consta al lector más despistado que este escritor se ha documentado bien. Vamos, que se ha leído todo lo leible en bibliotecas, archivos y demás. Por otro lado, la relación, aveces extensa de los muertos o heridos con cómo, dónde y cuándo incluidos, hay veces que hay que leerlos, como diría un antiguo profesor mío, “en diagonal” para acabar antes. Yo lo he hecho en ocasiones, lo reconozco. De hecho, es probable que este libro no hubiera sido posible que fuera escrito por otra persona. Pérez Reverte, tiene ese don mágico de convertir en ameno el dato histórico más tedioso. Gracias a su hábil pluma el lector puede disfrutar de un libro con tantos personajes, ambientes y que transcurre en sólo un día. Sin embargo, las aventuras de Daoiz y Velarde el parque de Monteleón y las azañas del patriota Molina para ayudar a su rey, así como los momentos de frustración del francés Murat y sus secuaces mantienen cierto hilo conductor que engancha.

El mayor inconveniente es que, una vez desaparecen estos personjes, tenemos lo que, a mi modo de ver, es un “epílogo” demasiado largo (cerca de dos capítulos con un total de más de 100 páginas). En esa parte de la obra, el lector tiene más ganas de acabarlo, por completar la faena y por ver si describe de una vez los fusilamientos del 3 de mayo en el Monte Pío, que real interés y gancho con la historia.

Es decir, creo que le han sobrado datos, y que no era necesario que nos contara todas y cada una de las historias que se conocen de ese día. Pero a veces, los investigadores pecamos de eso, y cuando conocemos un dato, necesitamos compartirlo con el mundo.

En cualquier caso, es un libro recomendable, especialmente para aquellos que disfruten con las tácticas militares, tengan un sentimiento hacia nuestros vecinos similar a los madrileños de la época o gusten de la literatura de buena pluma, con un vocabulario exquisito y preciso y un impresionante tranajo de “pre-escritura”. Ahora sólo falta ver cuál es el próximo centenario de acontecimiento militar en el que la editorial Alfaguara haya pensado en este escritor, sin duda, su mejor baza.

Concurso de 1401: las puertas del Baptisterio de Florencia

De todos es conocida la vitalidad artística que rebosabada en Florencia en el Renacimiento. A inicios de ese nuevo fenómeno cultural, conocido como Quattrocento, concretamente en 1401, se convoca una competición para realizar las segundas puertas del baptisterio de Florencia (las primeras las realizó Andrea Pisano). El tema era el sacrificio de Isaac y debía ser realizado en un cuarterón de bronce con los bordes lobulados. Entre los finalistas, destacaron:

  • Ghiberti
  • Brunelleschi
  • Jacopo della Quercia

Sin embargo, la decisión final quedó entre los dos primeros. Jacopo della Quercia fue el primer escultor florentino en realizar escultura para ser vista desde todos los ángulos y trató el cuerpo humano en toda su plenitud. Realizó los relieves sobre el génesis en el Portal de San Petronio (Bolonia).

Portal de San Petronio, Bolonia; Jacopo della Quercia

Lorenzo Ghiberti fue elegido ganador. En Ghiberti la disposición del paisaje y de las figuras crea una sugerencia espacial nueva que, en el caso de Brunelleschi, se convierte, como se ha notado, en una construcción espacial de nuevo signo. No obstante, una formulación coherente del nuevo sistema de representación no se producirá en el relieve hasta algo más tarde.
La obra de Ghiberti mantiene el enmarcamiento de tipo tradicional. La composición conserva elementos del gótico internacional, como la curva que describe la figura de Abraham y la forma acartonada del paisaje, junto con innovaciones clásicas como es el volumen y modelos utilizados en las demás figuras.Tras realizar estas Segundas puertas del Baptisterio de Florencia (sacrificio de Isaac); se le encargaron también las terceras (llamadas por Miguel Ángel “Puertas del paraíso” por considerarlas de gran perfección) en las que logra una sensación de perspectiva fascinante, hasta el punto de influir en el gran Donatello.

Sacrificio de Isaac, de Lorenzo Ghiberti

Sacrificio de Isaac, de Filippo Brunelleschi

Brunelleschi, tras fracasar en el Concurso de 1401 y se reorienta hacia la Arquitectura y será conocido por ser el creador de la Catedral de Florencia, Santa María dei Fiori (Santa María de las Flores) más conocida como Il Duomo (es decir, “la Catedral”, como única). Para mí, uno de los más fascinantes monumentos por su cuidado exterior.

 

 

 

El sistema electoral estadounidense:

Una aproximación para profanos en el tema

Es actualidad. Todos los medios de comunicación están pendientes de ello. Este año hay elecciones en el país que gobierna al mundo. También en España, pero eso es otro tema…

El sistema electoral ha sido muy debatido dada su peculiaridad. Para algunos, es el modelo más democrático que se conoce, para otros es un gran circo con escasa representatividad de los ciudadanos y con muchas pérdidas de votos por el camino. Yo me encuentro en tre los que opinan lo segundo, por lo que -aviso de antemano- puede que este no sea el más objetivo de mis artículos.

Partimos de la base, de que el sistema político estadounidense es un sistema republicano, presidencialista (es decir, con más peso de éste que del parlamento), bicameral (con la Cámara de Representantes -en base a la población- y el Senado – de 100 miembros, dos por Estado-.) y bipartidista (donde sólo el partido demócrata y el republicano pueden participar).

George W. Washington. Primer Presidente de los Estados Unidos

Creo que con estos datos ya podemos abordar la cuestión con cierta claridad. Se trata de un proceso electoral, largo, o incluso muy largo, pues dura cerca de un año. Tiene por tanto, varias fases.

1.- ELECCIONES PRIMARIAS:

Cada partido elige a sus candidatos. Para ello, los ciudadanos que se inscriben como votantes de uno u otro, eligen a sus preferidos. Los candidatos del mismo partido se enfrentan en debates y ganan por número de votos en cada uno de los Estados. Es decir, cada candidato asume todo un Estado, si obtiene la mayoría en el mismo.

La ventaja es que los ciudadanos eligen qué representante quieren para su partido (si esto sucediera en España, Bono ya sería presidente desde hace años) y por tanto, es más democrático. El inconveniente es que tienes que inscribirte, y por tanto, se pierde en parrticipación real (si eso sucediera en ESpaña el porcentaje de votantes sería muy inferior al actual).

2.- LA CONVENCIÓN NACIONAL

En este acontecimiento cada partido se reune en una ciudad, escogida de forma premeditada, y congrega allí a sus delegados de partido por cada estado. Es unaa gran fiesta en la que desde el principio ya se sabe quién será el candidato del partido a las nacionales, pero sirve para que éste se asegure el apoyo de sus rivales dentro del partido. Es importante también porque los candidatos eligen a su mano derecha, que será vicepresidente en caso de salir ganador.

3.- LA CAMPAÑA

En este período se intenta captar el voto de los partidarios de los otros candidatos y el de aquellos indecisos que no participaron en su momento. Supone una gran inversión de fondos para campañas televisivas y otros tipos de propaganda electoral. El ganador en cada uno de los Estados es, de nuevo, el que computa para sí todos los puntos de mismo. De nuevo, hay pérdidas de votos por el camino.

4.- LAS ELECCIONES

Cada estado tiene un número de miembros del Colegio Electoral que vota por el presidente en nombre de los votantes. El número de miembros refleja la representación del estado en el Congreso. El ganador en cada circunscripción electoral contabiliza a su favor todos los votos emitidos en ese estado, mientras que el resto de los candidatos no obtiene ninguno.