Otros Renacimientos: Pieter Brueghel, el Viejo

¿Alguien calificaría esta obra de Renacentista?

Pues así debe considerarse, ya que pertenece al pintor Pieter Brueghel, prcedente de los Países Bajos en el siglo XVI. Efectivamente, esto no es Leonardo ni Miguel Ángel, pero a éstos ya sé que los conocéis de sobra. Me parecía interesante ampliar un poco los puntos de vista sobre ese arte tan reducido que estudiamos todos en el instituto. Pues bien, este es un cuadro renacentista porque se cnetra en las preocupaciones del hombre (antropocentrismo) y no es un cuadro de difusión de ideas religiossas, que sería lo más propio de la Edad media. El cuadro del que hablamos se llama El Triunfo de la muerte y está pintado con temple y óleo sobre tabla. Además se puede visitar en el Museo del Prado.

Se trata de una composición en cruz de San Andrés lo que da gran dinamismo a la obra. En primer plano tenemos un montón de cadáveres hacinados y junto a ellos la mesa redonda con manteles blancos de un banquete inacabado. Parece como si la muerte llegara en las ocasiones más inoportunas. Tras ellos aguarda un gran ejército de esqueletos, que usan como escudos las tapas de los ataudes. El otro eje inferior lo forma un carruaje conducido por dos esqueletos, un montado en el carro y otro sobre el caballo. Entre ambos ejes queda un vació en el que destaca un ataud abierto con una persona momificada y otra de blanco con medio cuerpo aplastado por éste.

Al fondo abundan los fuegos humeantes, las peñas secas y los árboles muerto. No hay nada vivo en este paraje. Se aprecian algunas escenas aisladas como un esqueleto ejecutando a un hombre de rodillas, arriba a la derecha.

En cuanto al cromatismo podemos decir que hay un claro predominioo de ocres, marrones y algún gris azulado. Ninguno de los colores evocan a los azules de Leonardo o los rojos vivos de Tizziano. Todo es muerte.

Este artista tiene más obras, y en ellas predomina un sentido sarcástico excelente así como una natural inclinación hacia temas populares y cercanos, lejos de los grandes temas mitológicos o religiosos que priman en estos momentos.

JUEGO DE NIÑOS

LA COSECHA o LA SIESTA

EL SACRIFICIO DE LOS INOCENTES

 

 

El preciosismo del detalle es otra de las características de este pintor del siglo XVI que ha pasado a la posteridad en un segundo plano. No fue así para algunas generaciones posteriores pues su estilo personal influyó a muchos pintores barrocos de los Países Bajos como Jordaens, Teniers y Vermeer de Delft (a los cuales veremos entre otros, quizá, en un próximo post sobre ” los otros barrocos”).

Anuncios

Espionaje industrial a través de un caso particular:

La fábrica de Curtidos de San Diego (Sevilla)

Me parece interesante aportar una pequeña investigación que realicé durante la carrera. Se trataba de extraer conclusiones a partir de un conjunto de documenos (si no recuerdo mal eran más de cien páginas) originales de la época todos ellos realcionados con el establecimiento de una fábrica de curtidos en la capital hispalense. Por supuesto, la primera tarea a realizar era transcribir esos textos, que estaban manuscritos. A continuación procedí a ordenarlos cronológicamente y según los diversos autores de los mismos. Luego fue necesaria una ordenación de los acontecimientos que en ellos se relataban para extraer conclusiones sobre los mismos. La redacción final incluía una descripción de las instalaciones, de las relaciones entre los personajes, sus vínculos laborales, su contribución con el fisco…

Comenzaremos por hablar del contexto en que se da esta hazaña industrial.

El panorama de la producción de curtidos en el reino de Sevilla en la segunda mitad del siglo XVIII sufría un período de crisis y un retraso técnico importante.
Bernardo de Arochena realiza un viaje a Londres en el que descubre que la capacidad técnica y las tecnologías de los artesanos ingleses son superiores a las españolas, y por lo tanto la industria española no podía competir con la industria de los curtidos londinenses.

Los ingleses compraban los cueros de España a precios muy bajos, los manufacturan y embarcaban hacia España u otros países, extrayendo una gran rentabilidad. Bernardo de Arochena concluye que sería ventajoso producirlos en España, para ahorrar los gastos del transporte.

Arochena busca dos socios ingleses: Nathan Wetherell y otro, quizá su hermano, que le proporcionarán los hombres con experiencia para los puestos de todas las ramas de la producción. El Estado pactó con Arochena favores en las aduanas de los puertos de destino y beneficios económicos, ya que el asunto era de interés nacional. Los ingleses a cambio debían poner una fábrica, en la colocaban aprendices españoles. Arochena compartía beneficios y pérdidas de este negocio.
En este contexto se funda en Sevilla la fábrica de curtidos de San Diego. Los comienzos fueron duros, pues el proyecto implicaba una gran movilización de hombres, materiales y capitales. Bernardo de Arochena trató de introducir en España géneros que fueron descubiertos y provocaron su encarcelamiento, por lo que Wetherell quedó como único dueño de la fábrica en 1878. Tenía a su mando a dieciséis trabajadores fijos todo el año, además de los talabarteros y los zapateros. A pesar de las deudas, el funcionamiento de la fábrica tuvo un alto número de pedidos por su extraordinaria calidad, ya que en 1790 obtuvo el título de proveedor de la Casa Real. También produjo gran cantidad de productos para el ejército de diversa índole, con amplia gama de colores y acabados perfectos.

Por lo tanto, podríamos concluir que si bien la fábrica tuvo un importante actividad económica, no cumplió las expectativas creadas por Arochena de desbancar a las fábricas de curtidos inglesas en el mercado europeo; ni siquiera, de producir un despegue significativo de la industria española en general.

Aquí os enlazo con una noticia acerca del descubrimiento de una fábrica de curtido medieval.

A continuación una página para los que estéis muy muy muy interesados en el tema del espionaje industrial en el siglo de las luces. Lo digo principalmente poruqe hay en total cerca de 400 páginas, aunque yo os recomiendo las cincuenta del primer arículo. Sin embargo, deberéis registraos para acceder.

Finalmente, una referencia cinematográfica sobre este tipo de prácticas, a pesar de que creo que no se ciñe estrictamente al tema, más que en el título: El camino de los ingleses.